0
Publicado el 27 Junio, 2018 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Animales de Cuba, un texto para no perdérselo

Animales de Cuba, libro del DR. WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Animales de Cuba, libro del DR. WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Por WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

En respuesta a ALEXIS Y MARÍA, COTORRO, LA HABANA:

Escribir artículos, libros y folletos es la reciprocidad de Con mi veterinario con las muestras de cariño que a diario recibo de mis tolerantes lectores, los mismos que han seguido mi columna en BOHEMIA por casi treinta años  y hacen desaparecer mis libros apenas colocados en los anaqueles de las librerías. A propósito: acabo de terminar el proyecto más ambicioso de mi vida. Se titula Animales de Cuba y lo son todos los presentes en el texto: 32 especies muy conocidas, poco populares y casi desconocidas en 325 paginas, 16 capítulos y muchas fotos a todo color. Inicia con las especies pecuarias de gran importancia económica: caballos, vacunos, cerdos, búfalos. ¡Ah, las aves! gallinas de granja y otras de menor impacto: pavo, patos, codorniz, faisán, pavo real y el recién introducido avestruz.

Dos extensos capítulos para perros y gatos, las mascotas hogareñas preferidas, que van más allá de la descripción de las razas y costumbres para adentrarse en parte de nuestra historia y costumbres porque si a un cubano le dicen que “¡Eres un toro, un caballo!”, se enorgullece, pero si le dicen cocodrilo o jutia, de seguro se enfada.

El texto avanza con criaturas que merecen ser protegidas de los estómagos golosos: delfín, manatí, manjuarí. Agréguese los animales raros de nuestro país: almiquí, rana toro y la  mangosta. Continúan en este orden los nobles roedores: curiel, cuy serrano, conejos, jutía y no podían faltar algunos pájaros muy apreciados: tocororo, canarios, periquitos de Australia, sinsontes, agapornis, cotorras y cateyes. De gran interés son los reptiles terrestres: cocodrilo, iguana y el majá de Santa María junto a los del río y el mar: jicotea, caguama y carey.

Sello con broche de oro cuando doy rienda suelta a mi pasión sempiterna por el rodeo, un deporte con  gran atracción de asistencia a sus competencias solo superado por el béisbol. En el rodeo se enaltecen valor, fuerza, destreza y tradición. Y me irrito cuando escucho rodeo campesino. ¡No, mil veces no! También es de pueblerinos, citadinos y de todos los cubanos

Animales de Cuba estará en manos de mis lectores más temprano que tarde, al menos, su versión digital. ¡Nos vemos!

 


Walfrido López Gonzàlez