0
Publicado el 3 Septiembre, 2018 por Prensa Latina en Mi veterinario
 
 

Subsistencia de 300 millones de familias amenazada por plaga animal

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la peste de los pequeños rumiantes (PPR) es una plaga altamente infecciosa, que podría dañar hasta al 80 por ciento de esos animales en el mundo
La peste de los pequeños rumiantes (PPR) o peste de ovejas y cabras es una enfermedad animal muy contagiosa/ Foto: visionagropecuariard.wordpress.com

La peste de los pequeños rumiantes (PPR) o peste de ovejas y cabras es una enfermedad animal muy contagiosa/ Foto: visionagropecuariard.wordpress.com

Roma, 3 ago (PL) Una enfermedad poco conocida, que afecta a ovejas y cabras, amenaza los medios de subsistencia de unos 300 millones de familias en el planeta, indican hoy evaluaciones de la FAO.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la peste de los pequeños rumiantes (PPR) es una plaga altamente infecciosa, que podría dañar hasta al 80 por ciento de esos animales en el mundo.

La propagación del contagio pone en riesgo los ingresos económicos y la nutrición de millones de personas, quienes podrían verse obligadas a migrar, indicó la FAO mediante su página web.

De acuerdo con la fuente, hay aproximadamente dos mil millones de pequeños rumiantes susceptibles de contraer la enfermedad, cuya erradicación “es un factor clave para acabar con la pobreza y el hambre a escala mundial”.

La PPR, menciona la FAO, se ha extendido a un ritmo alarmante en los últimos 15 años: más de 70 países declararon casos del padecimiento, identificado por primera vez en Costa de Marfil en la década de 1940.

Territorios de África, Oriente Medio, Asia y más países podrían estar en peligro si no se controla la enfermedad, lo que ocasionaría mayores pérdidas y dificultades para las poblaciones más vulnerables, señala el estudio.

Conforme a los cálculos de la FAO, la PPR causa pérdidas económicas de hasta dos mil millones de dólares por año, pero es factible la prevención y el control de las infecciones mediante el uso de vacunas

Conforme a los cálculos de la FAO, la PPR causa pérdidas económicas de hasta dos mil millones de dólares por año, pero es factible la prevención y el control de las infecciones mediante el uso de vacunas.

El ganado ovino y caprino, recordó la institución, constituye una parte esencial de las dietas diarias de la población rural y es clave para superar la malnutrición.

A juicio de la agencia, hacen falta inversiones urgentes para combatir la propagación de la PPR y salvar los medios de subsistencia de las poblaciones que dependen de ovejas y cabras para su supervivencia.

La FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) trabajan de conjunto para movilizar la ayuda de la comunidad internacional, en beneficio sobre todo de las zonas afectadas en África, Oriente Medio y Asia.

Al decir de Naciones Unidas, la asociación entre la FAO y la OIE demostró ser exitosa en la erradicación de la peste bovina, una patología similar que ataca al ganado.

De prosperar iniciativas semejantes, sería posible acabar con la peste de ovejas y cabras para 2030, estimó el diagnóstico.


Prensa Latina

 
Prensa Latina