0
Publicado el 12 Octubre, 2018 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Lo que aprendí de un perro enfermo

Anestesié el perrote y al explorar la boca encontré un absceso en la última muela, ya casi desprendida. Extraje la pieza, evacué pus, presioné con torunda la cavidad e inyecté antibióticos por varios días. El ganglio tornó a su tamaño normal, desapareció a la vista. El hombre quedó muy contento y por mi parte le quedaré eternamente agradecido...
Veterinario perro enfermo/ (Ilustración de Roberto Figueredo)

(Ilustración de Roberto Figueredo)

Por el Dr. WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

Respuesta a ASUNCIÓN ARÓSTEGUI, MARIANANO, LA HABANA:

Usted me pide una anécdota profesional y… tengo tantas. Siendo veterinario bisoño y andando sobre un tráiler por tierras de Gracias de Dios, intrincado paraje al sur de Vertientes, Camagüey, un campesino me visita acompañado de un formidable perro ganadero. Tras la presentación respetuosa propia del cubano, me dijo: “Veterinario, mi perro tiene una seca en el cuello y eso me quiere decir que las cosas andan mal cerquita de ahí. A ver si usted puede dar con lo que tiene”.

Anestesié el perrote y al explorar la boca encontré un absceso en la última muela, ya casi desprendida. Extraje la pieza, evacué pus, presioné con torunda la cavidad e inyecté antibióticos por varios días. El ganglio tornó a su tamaño normal, desapareció a la vista.

Toda exploración clínica debe comenzar examinando los ganglios linfáticos

El hombre quedó muy contento y por mi parte le quedaré eternamente agradecido, porque afiancé algo de gran valor en el ejercicio profesional: Toda exploración clínica debe comenzar examinando los ganglios linfáticos, esas masas de tejido especializado interpuestas en el curso de los vasos linfáticos. De ahí su nombre de ganglios linfáticos, sin embargo, solo se visualizan a modo de hilera cuando la infección es vergonzosa, cuando se hace palpable toda la cadena ganglionar.

Si los ganglios mandibulares o cervicales están aumentados, algo anda mal en la boca, nariz, ojos, faringe, laringe u oídos. En las infecciones respiratorias, se alteran los ganglios mediastinos. En el tren posterior, los ganglios reflejan infecciones del aparato genital, urinario, glándula mamaria, muslo, pierna, incluso los dedos. Ojo: diferenciar el testículo detenido en el canal inguinal de un ganglio alterado. Algo muy, muy frecuente.

el ganglio es la primera barrera defensiva contra microorganismos y toxinas que por uno u otro motivo no son eliminadas a través de la orina, heces fecales o saliva

La explicación de esta reacción inflamatoria radica en su propia razón de ser: el ganglio es la primera barrera defensiva contra microorganismos y toxinas que por uno u otro motivo no son eliminadas a través de la orina, heces fecales o saliva. Una herida infectada, un absceso y los podromos –primeras fases de una infección– están acompañados de linfoadenitis, término médico para nombrar la inflamación de estas masas linfáticas. Para ese entonces, la visita al veterinario es obligada. Él será quien encontrará la causa que generó su aumento de tamaño.

Lo ideal es un antibiograma del germen en laboratorios, un tiempo que puede resultar precioso. En una buena parte de los casos, el empleo de antibióticos de amplio espectro es una buena medida en la espera del resultado del antibiograma. Pronto cumpliré las bodas de oro con mis dos pasiones: mi esposa y mi quehacer veterinario. ¡Nos vemos!


Walfrido López Gonzàlez