0
Publicado el 1 Febrero, 2019 por ANSA en Mi veterinario
 
 

¿Cómo salvar de la soledad y la obesidad a perros y gatos? Drones, cámaras, robots… ayudan

Los dispositivos para animales domésticos dotados de Inteligencia Artificial pueden estimularlos hasta por diez horas consecutivas y conectarse con el smartphone de su dueño por Bluetooth
Furor de juguetes tecnológicos para mascotas (foto: Ansa Latina)

Furor de juguetes tecnológicos para mascotas (foto: Ansa Latina)

LAS VEGAS, 1 FEB – La robótica y la Inteligencia Artificial puede salvar a los animales domésticos de la soledad y de la frecuente obesidad típica de la vida en departamentos, con ingeniosos inventos de alta que los ayudan a mejorar su calidad de vida.

Se trata de un problema global que afecta a las mascotas en las principales metrópolis del mundo, ya que, por ejemplo, se estima que el 60% de los gatos y el 56% de los perros que viven en apartamentos en Estados Unidos son obesos.

Por eso los primeros robots entrenadores para mascotas tuvieron un gran éxito desde su lanzamiento en plataformas como Amazon o sitios especializados en comida y accesorios para animales, con una oferta en constante aumento.

En Italia conviven unos 14,5 millones de perros y gatos con las familias, según datos oficiales de 2017, con su permanente necesidad de movimiento, afecto, cuidados y compañía.

Los dueños de mascotas suelen vivir llenos de contactos telefónicos para cuidarlas en su ausencia, por eso el interrogante es si los futuros robots podrán suplir al ejército de parientes, amigos, vecinos de edificio y pensiones para perros y gatos, que nos socorren con nuestros mejores amigos.

En la mayor feria tecnológica del planeta, la Consumers Electronic Show (CES) de Las Vegas, Estados Unidos, de este año se presentaron variadas propuestas, algunas con premios a la innovación.

Como el caso del tazón digitalizado con reconocimiento facial, diseñado por la firma italiana Volta, con sede en Gerenzano: la escudilla reconoce al animal que la emplea con una cámara de gran angular que registra el hocico y puede activar la apertura de una celdilla que le renueva de modo automático una ración adecuada de alimento balanceado fresco.

También fue premiado en el CES el primer robot de compañía para perros. Se llama Varram y desarrolla juegos y actividades reduciendo la ansiedad ante la sensación de abandono que experimentan muchos canes solos en casa, cuando sus dueños no están.

Varram cuenta con sensores láser que permiten controlar si el perro está cerca y, si es el caso, se pone en acción para hacerlo jugar y moverse dándole algunos bocadillos como recompensa.

Los dispositivos para animales domésticos dotados de Inteligencia Artificial pueden estimularlos hasta por diez horas consecutivas y conectarse con el smartphone de su dueño por Bluetooth, para controlar a su gato o perro interviniendo por vía digital, si lo creen necesario.

También la aplicada a la seguridad dio sus frutos con los collares con luces y microchips para seguir al perro con videocámaras colocadas en casa y ver qué hacen nuestros amigos de cuatro patas mientras trabajamos, casi como una respuesta en la realidad al muy divertido film de animación ‘Pets’.

También se presentaron apps para celulares que notifican a los propietarios que es momento de activar el dispensador automático de comida o agua de uso remoto.

Entre los juguetes para perros tienen mucha aceptación los lanzadores automáticos de pelotitas que los educan también para traerlas de vuelta. Los tutoriales de estos aparatos tienen gran cantidad de visualizaciones en Youtube.

En cambio para los gatos los juegos de luces láser tienen ocupados a los mininos un buen rato siguiendo en pisos y paredes los puntos luminosos rojos que se mueven, tales como el juego FroliCatBolt.

Tampoco faltan los drones para mascotas: uno diseñado para gatos vuela arrastrando hilos y pequeños juguetes y está dotado de una cámara que permite ver las reacciones de los felinos que persiguen al aparato.

Los drones para mascotas poseen una anticolisión y mantiene un nivel de vuelo constante.(ANSA).


ANSA

 
ANSA