3
Publicado el 7 Agosto, 2019 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Más sobre las abejas

En la medida que se intensificó la apicultura, aparecieron enfermedades extrañas, nunca antes vistas. Aquí tenemos dos muy agresivas: la loque americana y la varroasis.

Respuesta a GEISA ARRAZCAETA, SURGIDERO DE BATABANÓ, MAYABEQUE (II):

Por DR. WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

La doctora Mayda Verde, especialista en enfermedades de las abejas, en plena faena protegida con radelo y traje profesional.
La doctora Mayda Verde, especialista en enfermedades de las abejas, en plena faena protegida con radelo y traje profesional.

Las abejas –tema que abordamos ya anteriormente– son muy importantes para el equilibrio de los ecosistemas y la polinización de los cultivos, por demás, la apicultura es fuente universal de empleo y riqueza.

El 20 de mayo ha sido proclamado como Día Mundial de las Abejas. En nuestro país hay 2 251 apicultores propietarios de 140 000 colmenas modernas, todos registrados y atendidos por 232 veterinarios oficiales a lo largo y ancho el país.

Es tarea del médico veterinario examinar la colmena con rigurosidad, una labor que bien pudiera ganar un premio Nobel, aunque un Nobel para un veterinario ¡ni en sueños!

En la medida que se intensificó la apicultura, aparecieron enfermedades extrañas, nunca antes vistas. Aquí tenemos dos muy agresivas: la loque americana y la varroasis.

En 1982 enfrentamos un brote severo de loque americana en Holguín, donde la mayoría de las colmenas eran rústicas. Lo erradicamos en poco tiempo, vencimos ante esta adversidad.

Varroa es un ácaro parasitario que afecta a las crías y abejas adultas y es en proporciones como un perro que muerde sobre la vaca. Imagínese cuatro canes mordiendo una res.

También hay polillas, hongos, las llamadas celdas negras reales que aparecen en los criaderos de abejas reinas y la Nosema apis, un parásito unicelular que poco progresa por nuestro clima y la desinfección sistemática de los apiarios, pero… no se puede descuidar.

Tenemos la amenaza de la llamada abeja africana o africanizada, que ya está en la Florida y en México. Muchos ignoran el peligro que representan porque es muy defensiva de su colmena contra el hombre, los animales domésticos y las aves a los que pica con saña desmedida, pudiendo ocasionar la muerte.

Por último, una curiosidad: la miel de abejas es el único alimento que no se descompone. ¡Nos vemos!

Ver también en Bohemia: Las abejas (I)

Es un insecto social
que vive en enjambre formado por reinas que mantienen la reproducción,
obreras que liban las flores y zánganos que no trabajan y solo se ocupan
de cubrir a la reina. Por cierto, después de la cópula… esta se lo
come. Así pagan caro su vagancia


Walfrido López Gonzàlez