0
Publicado el 16 Octubre, 2019 por Redacción Digital en Mi veterinario
 
 

Lo que no debes hacer

Para primerizos paseadores de mascotas

Como dueños de mascotas primerizos, muchas veces cometemos errores al pasear al perro, principalmente por desinformación

 

Es posible que hace tiempo que mantengas una rutina de paseo con tu mascota y hay cosas que realizas –o realizan– que no son buenas para el animal. Los más frecuentes son:

  1. No permitir que olfatee

El sentido del olfato es muy importante para los canes, ya que gracias a él pueden orientarse, encontrar alimento, identificar a una persona o incluso prevenir un peligro o amenaza. Cuando nuestro perro huele basura, desechos de otros animales o cualquier cosa que hay en la calle, automáticamente tiramos de la correa para alejarle.

Debes permitir que olfatee su entorno y que tome contacto con los ‘aromas’ de otros perros vecinos; aunque no lo creas este hábito no solo le ayuda a comprender el ambiente sino también a relajarse.

  1. No recoger las heces

¿No tienes tiempo?,¿te da asco?. Recoger las heces de nuestra mascota no es de agrado de nadie, pero debemos hacerlo para mantener la limpieza de las calles y los parques. Además, se evita el contagio de enfermedades, el mal olor o que algún descuidado lo pise y ensucie sus zapatos nuevos.

  1. Tirarle de la correa

Aunque tu mascota esté tironeando fuerte de su correa, no podrás lograr mucho si ejerces la fuerza contraria para acercarlo a tu lado. ¡Los perros pueden ser muy obstinados! Además, algunas razas grandes tienen la capacidad de tirar a las personas de tan fuertes que son.

Debes conocer que tirar de la correa del can no es bueno para su salud ya que, por ejemplo, provoca estrés, problemas de garganta y presión intraocular. ¿Qué hacer? Enséñale a caminar siempre a tu lado, colócale un arnés especial o usa una correa extensible.

  1. Soltarle en el parque

Uno de los errores al pasear al perro si tenemos un parque cerca es que apenas llegamos al espacio verde, le quitamos la correa para que ‘corra libremente’. Puede ser ideal cuando el animal no hace ejercicio, pero también puede convertirse en un problema para las mascotas que le rodean. Este hábito puede ser estresante para los demás animales, peligroso para los niños pequeños y hasta perjudicial para tu propia mascota. Si no está tranquilo, no lo sueltes: espera a que se calme un poco antes de liberarlo de la correa.

  1. No ejercitar con él

¿Por qué no aprovechas para hacer ejercicio con tu mascota? Puedes comenzar caminando por algunas calles, luego trotar y, si te animas, subirte a la bicicleta y llevar a tu perro al lado siguiéndote el ritmo.

  1. Evitar la socialización

Un perro que no socializa tiene más probabilidades de sufrir ansiedad, miedo o estrés; por lo tanto, es fundamental que tome contacto con otros animales desde temprana edad. El parque es un lugar ideal para ello, pero con ciertas ‘condiciones’.

Como primera medida, no debes obligar a tu mascota a que se relacione con otros animales; ellos solos deben acercarse poco a poco, olfatearse y sentirse a gusto. Quizás la primera vez no se presten atención, pero en las siguientes ocasiones que se vean se reconocerán y hasta jugarán juntos.

Recuerda que los perros de razas grandes no deberían juntarse con los pequeños, ya que sin quererlo pueden lastimarse durante los juegos.

  1. No estar pendiente del perro

Uno de los típicos errores al pasear al perro es no observar sus movimientos y acciones. Quedarse hablando con otras personas que llevan a sus mascotas al parque o mirando la pantalla del móvil son distracciones que no permiten actuar a tiempo si hay una pelea o un problema.

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital