0
Publicado el 14 Noviembre, 2019 por Redacción Digital en Mi veterinario
 
 

La aerolínea vio su publicación

El pasajero del gato gordo fue castigado por el engaño

Pasajero del gato gordo

(Foto del perfil de Mikhail Galin en Instagram)

La aerolínea rusa Aeroflot sancionó a un cliente que la semana pasada se viralizó en las redes sociales al compartir su historia sobre cómo había logrado engañar a la compañía para llevar a bordo su gato, cuyo peso excedía el límite permitido.

AeroflotComo medida punitiva, Aeroflot le anuló a Mijaíl Galin todas sus millas acumuladas y lo expulsó de su programa de fidelidad, informó este martes la agencia de noticias Moskvá, citando al servicio de prensa de la aerolínea. La compañía afirma que ha llevado a cabo una investigación oficial, que demostró que el hombre “cometió una serie de violaciones graves de las reglas de transporte de equipaje”.

Desde el servicio de prensa de la aerolínea precisaron que, de acuerdo con sus normas, los animales que pesan más de ocho kilogramos deben ser transportados en la bodega del avión, mientras que las mascotas permitidas a bordo tienen que permanecer en el trasportín durante todo el vuelo. Por su parte, Galin “violó intencionalmente” ambos reglamentos y, además, se jactó sobre eso en su cuenta de Instagram.

“Según su mensaje en las redes sociales, para pasar el registro reemplazó a un gato que pesaba más de 8 kilogramos con otro animal similar, pero que pesaba 7 kilogramos. Esta información se confirma mediante la grabación de las cámaras de vigilancia”, indicó Aeroflot, señalando que por motivos de seguridad la compañía “se adhiere a una estricta disciplina en todas las etapas del vuelo”.

La polémica en torno al gato Víctor, de 10 kilos, se inició después que su dueño contara en línea cómo consiguió llevarlo a bordo pese a las prohibiciones de la aerolínea. Según Galin, intentó hacerles entender a los encargados que su mascota no sobreviviría a las ocho horas del vuelo Moscú-Vladivostok (Rusia) en la bodega de equipaje, pero estos se mantuvieron en su decisión.

En un nuevo post subido este lunes, el hombre declaró que no tiene reclamos contra la compañía y admitió que durante las turbulencias y a la hora de una posible evacuación de pasajeros, en caso de emergencia, incluso dos kilos extra de equipaje pueden ser “críticos”. Al mismo tiempo, Galin aseguró que debido a la mala salud de su mascota “no tenía ningún derecho moral” de hacerla viajar en la bodega.


Redacción Digital

 
Redacción Digital