2
Publicado el 13 Enero, 2020 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Desaparición de razas

Razas de todas las especies desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos, digo, el último medio siglo en busca de una mayor productividad, de mayor cantidad de carne y huevos, leche, de una rentabilidad mayor

Gallinas

Por WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

INGENIERO JOSÉ I. SANTANA, HABANA DEL ESTE, LA HABANA: En ocasión anterior le manifesté mi criterio en contra de su propósito de la cría industrial del cerdo criollo y expliqué por qué la desaparición de razas resulta favorable a la cabaña ganadera. Este asunto atañe a todos los países. Hace algunos años recibí un correo acerca del tema: “La amenaza de desaparición sobre dos razas de vacas, una de cabras autóctonas y una de oveja, se cierne sobre Cataluña y solo el valor ecológico y cultural, la calidad de la carne o leche y la atracción turística pueden salvarla”. Y añadía: “Grupos ecologistas han dado el grito de alarma porque consideran el hecho como un fenómeno negativo a la naturaleza”. A la pregunta: ¿Quiénes desecharon la crianza de estas razas? solo hay una respuesta: los criadores que encontraron ventajas en otras estirpes más productivas y rentables. A lo largo de mi vida he visto la cabra criolla disminuir ante razas más productivas (Saanen, Nubia, Alpina, Boer): el carnero criollo mejorado por el Pelibuey. Qué decir de aquellas gallinas giro, jabadas y jamaiquinas de cuello desnudo reemplazadas poco a poco en el patio campesino por Leghorn, Rhode Island Red, Cornish, Plymouth Rock Barrada y otras. Nadie les indicó qué hacer. El ingenio e inteligencia del campesino cubano son virtudes innatas crecidas en esa aventura diaria que es, ¡la vida! En fin, razas de todas las especies desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos, digo, el último medio siglo en busca de una mayor productividad, de mayor cantidad de carne y huevos, leche, de una rentabilidad mayor. Nada que lamentar. ¡Nos vemos!


Walfrido López Gonzàlez