4
Publicado el 24 Mayo, 2021 por Pastor Batista en Mi veterinario
 
 

Lo que ha destapado Félix

Por Pastor Batista Valdés  Fotos: Autor y tomada de Internet

Esbelto, elegante, tranquilo y fuerte recorrió Félix los más de 400 kilómetros.

Esbelto, elegante, tranquilo y fuerte recorrió Félix los más de 400 kilómetros. (Pastor)

El reciente viaje, desde Ciego de Ávila hasta La Habana (más de 400 kilómetros) de Félix, la única jirafa macho existente en Cuba, ha tenido, y mantiene, marcada repercusión en medios que se han hecho eco del curioso e inusual acontecimiento.

Tal y como informó rápidamente BOHEMIA, esa operación se realizó con el impostergable propósito de asegurar, mediante Félix, la reproducción de su especie, una vez que entre en contacto con cinco espigadas jirafas hembras que aguardan por “sus servicios” allá, en el Parque Zoológico Nacional.

Después de unas 15 horas de cuidadosa y tensa travesía, sobre una jaula bien acondicionada, impidiéndole a cada milímetro de altura la posibilidad de un percance al pasar bajo puentes y redes eléctricas, el curioso animal llegó felizmente a las praderas del parque capitalino, donde convivirá con más de 300 ejemplares de 16 especies, según comunicó, por fin más aliviado, Alberto Martín Mora, director de bienestar animal allí.

A remo de inmediatez, redes sociales y sitios digitales se habían encargado, en ese lapso de tiempo, de poner en órbita espacial un hecho que incrementaría el asombro de conductores a lo largo de la carretera central y de la autopista nacional, así como de quienes vieron pasar y saludaban desde sus hogares a la hermosa jirafa.

Sin poder ocultar la nostalgia de quien se separa de un ser entrañablemente querido, Ariel González Moleiro, director del zoo avileño, declaró para Cubasí que luego de realizarse “el traslado de mayor envergadura de especies exóticas ocurrido en la historia de los zoológicos en Cuba”, Félix había permanecido en una nave, bajo estricta atención de veterinarios, zoologistas y otros conocedores, hasta rebasar con éxito las primeras horas de un período de adaptación que debe fluir mucho mejor desde la tarde del pasado viernes, cuando vio puertas abiertas a la interacción con sus congéneres.

Por cierto, para alegría de todos y en especial “de ellas” (las cinco jirafas hembras), de acuerdo con lo dicho por el propio Moleiro ya se ha visto al virginal cuadrúpedo “zorreando” sospechosamente cerca de las dos hembras que están en celo. ¡Muy bien Felito!

Como Daniela, cientos de niños esperarán el retorno de Félix a Ciego de Ávila, o descendientes suyos.

Como Daniela, cientos de niños esperarán el retorno de Félix a Ciego de Ávila, o descendientes suyos. (Pastor)

Expresiones y citas acerca de su viaje, llegada y primeras horas, hay para llenar toda una pradera, desde las que reconocen la profesionalidad de quienes realizaron la transportación o el alcance ecológico y científico de lo que se proyecta, hasta las que vuelven a remarcar ese humor que preñado de respeto hace parir sonrisas y carcajadas a lo cubano.

Pienso en la avalancha de comentarios en Cubadebate, a mano de lectores como Manuel o Tysan para felicitar “a quienes hicieron posible este traslado y preservar la integridad de Félix”.

Hablo de quien se identifica como Aslich: “los avileños quedamos con mucho dolor, era la fuente más atractiva que tenía nuestro zoológico para los niños. Muchos lo lloraron, es muy querido nuestro Félix, esperemos su regreso, me dio mucha alegría saber que llegó bien, pensé mucho en esta lluvia y cómo logrará él adaptarse ahora a otra casa.”

Bajo el nombre de Rox alguien añadió: “Soy de aquí, de la Habana, tuve la oportunidad de ir al zoo de ciego y desde que vi a Félix me enamoré de él (tengo fotos acariciándolo). Muy buena noticia que ahora forme parte de nuestro zoo habanero”.

Comprensiva, una cibernauta llamada Estelita acotó: “Ánimo a nuestro amigos de Ciego de Ávila. Les enviaremos una hembra y quizás, con la fertilidad de Félix, hasta una parejita. La bienvenida para él, aquí también lo vamos a querer y a cuidar. Contamos con su larga jornada de trabajo…”

“Entonces se llama Félix. Pues tuve el honor de que permaneciera por más o menos dos minutos frente a mi casa, tenían que tomar precaución al pasar y no enredarse con los cables de la electricidad. Muy bello Félix, muy impresionante para mí verlo, pues nunca había visto esta especie de animal. Bello Félix” –escribió María.

Desde continente europeo una mujer que firma como Kenia se inclina sobre el teclado para expresar: ¡Qué bueno, muy bien el trabajo, felicidades a todos por ese gran corazón, qué lindo. Saludos de una cubana desde Italia”.

Y hasta sugerencias han brotado al estilo de esta: “No sé si lo previeron, pero estas cosas merecen un reportaje de domingo para que todos sepamos cómo los cubanos nos encargamos de la felicidad y del bienestar animal… a pesar de las dificultades millonarias que tenemos. Bien por todos ¡Qué linda es mi Cuba!” (Anier)

Félix también ha develado remembranzas: “Esto me recordó a mi difunto amigo Jesús. En su casa, en Ciego, criaron un León que después estaba en el zoológico” (Rafael Rodríguez, en periódico Invasor).

Intencional o implícito, el humor no puede faltar, tratándose de un caso como este.

Nuestro propio sitio lo ha podido comprobar por medio de la gracia con que el pasado 20 de mayo una lectora identificada como Yari nos escribió: “Tan lindo Félix, un día le causó admiración mi felpa, y la empezó a halar, casi me deja sin pelos”.

Otros, como Vladi, con más picante en la tecla, han refrescado el espacio de Cubadebate así: “Se salvó Félix, todas esas girafitas hembras para él solito, esperándolo aquí en la Habana jjjjjjj”.

 

“Llegué bien, confíen en mí” –parece decir Félix desde su nuevo ambiente en el Zoológico Nacional.

“Llegué bien, confíen en mí” –parece decir Félix desde su nuevo ambiente en el Zoológico Nacional. (Internet)

Pero no es todo, vean: “Niña, no te preocupes por Félix que viene a coger cajita, es un dichoso: cinco pa´él solo, qué envidia” (Eduardo)

Servantino, por su parte enfoca el asunto de este modo: “¡La Habana es La Habana hasta para las jirafas!!! Bueno Félix, un descansito, un bañito, mañana un buen desayuno y a cumplir con tu misión. Descansa un poco la cervical que ese viaje por la autopista acaba hasta con el rey de la selva. No te sientas presionado, pero necesitamos jirafitas para toda Cuba. ¡Hay que acabar con las importaciones!”

Montado en una similar cuerda, un hombre que se define como El Avileño, añade: “Oyeee, suerte del “jirafo” Félix. Mi pregunta es: ¿alguna de las jirafitas del zoo nacional le hizo el traslado de dirección para La Habana? ¿Están seguros de que después de cumplir su copulativa tarea quiera regresar a Ciego?… Es broma, felicidades a quienes organizaron la iniciativa, porque como no salgan más ” jirafitos machos” al pobre Félix le espera una tarea nada fácil”.

Para concluir, a algunos hasta se les ha reactivado la capacidad de componer. Escojo el caso del cibernauta Yoenis Pantoja Zaldívar quien ha escrito: “Iba Félix optimista/ con el cuello a todo largo/  pasando por el amargo/ trayecto de la autopista/ se hizo el malabarista/ bandeando cables y puentes/ y con gestos muy sonrientes/ iba él solo celebrando/ pues lo estaban esperando/ las jirafitas calientes”.

Siguiendo la rima de Yoenis hasta yo me inspiro y le respondo: “En efecto, iba optimista/ el gran Félix pa´la Habana/ sabiendo que la mañana/ lo convertiría en artista/ en amo, en equilibrista/ en semental y en reactivo/ misil sin preservativo/ apto para, al disparar/ dar en el blanco y preñar/ cinco jirafas en vivo”.

Con mucho más espacio ahora que en el cálido lugar donde vivió once años, desde que con cuatro fue llevado a Ciego de Ávila, Félix camina de un lado a otro, observa, olfatea, se alimenta, calcula y, fiel a los consejos de Taladrid, saca sus propias conclusiones. No sé si sabrá con exactitud lo que le espera. De explicárselo –y hasta exigírselo- se encargarán cinco ardientes damas de largo cuello.

Lo que ha destapado su travesía e instalación en el zoo nacional es mucho. Alegrémonos. Triste es que no se adoptara una decisión así. Triste, que hubiera tenido dificultades en el trayecto. Triste, que el hecho pasase inadvertido o que a la gente les diera igual.

Adelante campeón. La especie en Cuba es toda tuya.  A punta de nariz tienes un 5 de junio (Día mundial del medio ambiente), en la mano un Decreto-Ley de bienestar animal, alrededor tuyo muchas personas que te aman y en tus entrañas la viril posibilidad de que pronto jirafitas y jirafitos ronroneen a tus pies de padre, abuelo y tronco de futuras generaciones.

 


Pastor Batista

 
Pastor Batista