0
Publicado el 13 Junio, 2021 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Tres veterinarios y hombres de excelencia

Doctores Gregory Valdés, Ibrahim Calero y Juan Ramón Cueto, tres veterinarios que siguen un derrotero de civilidad y grandeza profesional
Compartir

Repuesta al DR. JUAN SOTO, VEDADO, LA HABANA:

Placa del consejo científico veterinario.Cierto, ya sobrepasada la pueril tercera edad y tras leer el artículo de la periodista Yosdany Morejón Ortega sobre la pandemia, no debo viajar a Sancti Spiritus para abrazar a los doctores Gregory Valdés, Ibrahim Calero y Juan Ramón Cueto, tres veterinarios que siguen un derrotero de civilidad y grandeza profesional.

Gregory presentó en la India la experiencia cubana de los alimentos prebióticos, ha colaborado con universidades foráneas y sus investigaciones han sido publicadas en varios países, en fin, un currículo profesional que le convirtió en jefe del incipiente Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad espirituana.

Otro albéitar, el doctor Ibrahim Calero, es profesor de Cirugía. En 2019 lideró el equipo que extrajo con éxito una bala alojada en la mandíbula de Milly, una leona, aun prescindiendo de una radiografía. Cumplió misión en África donde desarrolló un programa de lucha contra la rabia… y nunca tuvo contacto con grandes felinos. ¡Cosas de veterinarios! Hombre juicioso, considera que lo más difícil en la profesión es llegar a un diagnóstico, un pensar de sabio.

El tercer hombre de la montaña es Juan Ramón Cueto, el veterinario del Parque Zoológico de Sancti Spíritus. Se cuenta estuvo a punto de perder la vida cuando asistió en urgencias a una de las hienas, sin emplear dardos tranquilizantes para adormecerla, un actuar peligroso, sin embargo me cuesta trabajo minimizar su tanta valentía y pericia médica. Desde allí dirige un proyecto comunitario que ofrece medicamentos y tratamientos gratuitos a cualquier persona que se acerque con su mascota u otro animal enfermo. También acude hasta lugares apartados en un intento por repartir felicidad y consuelo en un tiempo tan convulso, en que la covid-19 lo ha cambiado todo en nuestras vidas.

Sin duda, hombres de excelencia.

¡Nos Vemos!

 

Compartir

Walfrido López Gonzàlez