0
Publicado el 28 Julio, 2021 por Walfrido López Gonzàlez en Mi veterinario
 
 

Cómo salvar al crío de la jutía conga que escapó

Al crío tendrá que propiciarle calor artificial con paños planchados a baja temperatura, al menos por dos o tres semanas, y su alimentación será solo leche de alto valor biológico (preferible de cabra)
Compartir

Respuesta a  ANA LÓPEZ, CERRO, LA HABANA:

Jutía Conga

Foto en Twitter

Su jutía conga (Capromys melanurus) parió y usted no refrenó su curiosidad: abrió la jaula y… se escapó, dejando un hijo precioso con cuatro días de nacido, tras lo cual decidió preguntarme, con la esperanza de que Con mi veterinario le ayudara a enfrentar los dos problemas vitales: cómo mantenerlo, cómo alimentarlo.

Vayamos por partes: este roedor, nada agresivo, de joven acepta gustoso la domesticación y llega a convertirse en una simpática mascota.

Es autóctono de Cuba y formaba parte de la alimentación de nuestros aborígenes antes de la llegada del Gran Navegante.

En la vida silvestre habita en manglares, montes, bosques y cayos de todo el archipiélago, al punto que algunos la califican como el verdadero mamífero nacional.

Su piel es reservorio de insectos y su condición de mamífero-roedor le hace susceptible a la rabia.

Las infestaciones por lombrices intestinales son comunes, al punto que es difícil capturar uno de estos animales desprovisto de estos gusanos.

Ahora, adentrémonos en el meollo del asunto.

Pienso en los errores de Ana: comprarla adulta, preñada y enjaulada, condicionales bajo las cuales difícil tendría la oportunidad de domesticarla, de convertirla en ese animal afectivo que usted deseaba tener; por cierto, cada vez más crecido es el número de jutías amansadas en hogares de todo el país.

Al crío tendrá que propiciarle calor artificial con paños planchados a baja temperatura, al menos por dos o tres semanas.

Se trata de un mamífero y su alimentación será solo leche de alto valor biológico (preferible de cabra) en tomas de pocas gotas tibias cada una hora, tarea difícil pero posible de vencer por personas dispuestas a dar lo mejor de sí en pro de salvar un animalito dejado a la buena de Dios.

¡Nos vemos!

Doctor WALFRIDO LÓPEZ GONZÁLEZ

 

Compartir

Walfrido López Gonzàlez