0
Publicado el 12 Enero, 2016 por Prensa Latina en Así va el Mundo
 
 

Expectativas sobre discurso de Obama hoy

Tendrá lugar en momentos en que el mandatario mantiene diferencias significativas con sus propios correligionarios demócratas
Compartir
Barack Obama

Pie (Foto: radiorebelde.cu)

Obama pronunciará hoy su último discurso sobre el estado de la Unión, a un año de terminar su mandato, próximo al inicio de la campaña electoral, con tareas aún pendientes en la agenda, y en momentos en que el mandatario mantiene diferencias significativas con sus propios correligionarios demócratas.

En pocos foros como el de este martes tales discrepancias resultan más evidentes, pues lo habitual es que las reacciones a las prioridades legislativas del gobernante se manifiestan desde líneas partidistas y sean los republicanos quienes más lo critiquen, opinó el diario The Hill.

Sin embargo, según lo reporta Prensa Latina desde Washington, ese rotativo afirma que enfrentamientos recientes entre los liberales y la Casa Blanca sobre temas de alto perfil tan diversos como el comercio, las sanciones contra Irán y las deportaciones, otorgan una dinámica diferente del discurso de este año, en el que Obama defenderá estas políticas.

The Hill cita a un exasistente legislativo demócrata, cuyo nombre no menciona, para quien la prominencia de estos asuntos controversiales, combinada con la manifiesta posición de la propia base que apoya al gobernante, pone a este en una posición más difícil que en discursos de años anteriores.

El experto asegura que aunque siempre hubo tensiones entre la Casa Blanca y los del partido azul, ahora son más pronunciadas que nunca.

Para los líderes demócratas esta coyuntura de contradicciones no resulta ideal porque quieren presentarse ante los electores como la agrupación política que comparte los valores a favor de los trabajadores y las familias estadounidenses, frente al obstruccionismo de los republicanos, añade The Hill.

La administración Obama provocó la ira de sus aliados este mes al deportar a más de un centenar de personas a sus países de origen, la mayoría centroamericanos, muchos de ellos mujeres y niños que arribaron de forma irregular a Estados Unidos en 2014 a través de la frontera con México.

Este martes, pocas horas antes de la intervención del gobernante, los demócratas presentarán una carta pública, firmada por casi un centenar de legisladores, de condena a estas deportaciones masivas, consideradas por el representante Luis Gutiérrez como algo vergonzoso y una falta de respeto.

Obama pronunciará su discurso a las 21:00 horas (local) ante ambas cámaras del Congreso, y la habitual declaración de respuesta de los republicanos, que tiene lugar desde otra locación, estará a cargo de Nikki Haley, gobernadora del estado de Carolina del Sur.

Según el diario USA Today la asignación de esta tarea a Haley por el liderazgo del partido rojo, alimenta las especulaciones de que ella pudiera integrar la fórmula republicana como candidata a la vicepresidencia en las elecciones de noviembre próximo.

Un momento complejo

La tradicional alocución presidencial en uno de los hemiciclos del Congreso, donde se ofrece un balance de la gestión del año recién concluido y marca los rumbos, tanto de la agenda doméstica como la proyección internacional, para los siguientes 12 meses, ocurre en un momento complejo para la administración demócrata.

Será la segunda ocasión en que el mandatario hable ante un Congreso de mayoría republicana en ambas cámaras, elemento que mantiene atascados puntos vitales del plan de gobierno de Obama como el cierre de la cárcel en la bahía de Guantánamo y la reforma de las leyes de inmigración.

Los del partido rojo se mantienen reacios a autorizar la reubicación en territorio continental de los prisioneros en el enclave militar en el sureste de Cuba, y darle la posibilidad al líder del Ejecutivo de cumplir con una de sus múltiples promesas electorales que siguen sin encontrar asideros.

De igual forma, los conservadores se oponen a avanzar en la adopción de reformas clave que permitan la legalización de los cerca de 11 millones de residentes indocumentados en esta nación norteña.

En días recientes, Obama dictó un plan para fortalecer el control de armas y reducir la marejada de crímenes y asesinatos colectivos que estremece a la sociedad estadounidense, elemento que promete ser otro punto de fricción con la mayoría en el Capitolio.

Precisamente, un puesto vacío en el palco de invitados de la primera dama, representará durante la alocución de esta noche a las víctimas de tiroteos en Estados Unidos, como un gesto simbólico para aquellos que “ya no tienen voz y necesitan que se hable por ellas”.

Según reportes de prensa retomados por Prensa Latina, un refugiado sirio, un inmigrante mexicano y un activista por el matrimonio igualitario también están invitados al discurso de Obama, en representación de programas impulsados por este, así como el novio de una de las 14 víctimas mortales del ataque ocurrido en diciembre pasado en San Bernardino, California.

Aunque la Casa Blanca adelantó que Obama no apoyará públicamente a ningún candidato de su partido antes de las primarias demócratas, es de esperar que delineará prioridades que ayuden a cualquiera de los aspirantes que pugnan por el aval demócrata para luchar por la Oficina Oval.

Entre los logros evidentes de la gestión del gabinete demócrata en el último año, seguramente hará mención al histórico acuerdo nuclear alcanzado en julio con Irán y los otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU.

¿Cuba?

Asimismo, Obama podrá exhibir el reinicio del restablecimiento de relaciones bilaterales con Cuba como otro de los principales legados de su administración.

Como hizo el año pasado, quizás el jefe de la Casa Blanca exhorte al Congreso a levantar definitivamente el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto en 1962 contra la mayor de las Antillas, elemento que según las autoridades resulta esencial para avanzar de manera inequívoca en el proceso de normalización

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina