0
Publicado el 7 Mayo, 2016 por ANSA en Así va el Mundo
 
 

Holandeses son los más dormilones del planeta, según estudio

Los japoneses los que menos horas destinan al descanso reparador y los españoles los más noctámbulos
Compartir

sueñoROMA, 7 MAY – Un estudio de la Universidad estadounidense de Michigan reveló que en los Países Bajos es donde más se descansa y que, en contraste, los ciudadanos de la nación del Sol Naciente son los que menos horas destinan al descanso reparador.

 

Cuáles son los países más “dormilones” y cuáles son los elementos que determinan la hora de ponerse el pijama o de despertarse por la mañana temprano? Estas son algunas de las preguntas que encuentran respuesta en un estudio publicado en la revista Science Advances.

 

La investigación, hecha a partir de un estudio de la Universidad de Michigan cuyo tema central es “cómo se duerme en el mundo”, destaca que el pueblo que más duerme en el planeta es el de Holanda (con un promedio de 8 horas y 12 minutos) y los que en cambio descansan menos son los habitantes de Singapur y Japón (7 horas y 24 minutos los primeros, seis minutos más los japoneses).

 

Los expertos destacan la importancia de la cantidad de horas dedicadas al sueño, visto que cada media hora más con la almohada tiene un impacto muy grande en las funciones cognitivas y la salud a largo plazo.

 

La investigación de Michigan estuvo encabezada por un equipo liderado por Daniel Forger, quien declaró a ANSA que los “noctámbulos” por excelencia son los españoles (se van a dormir como promedio a las 23.45 y se despiertan a las 7.36), mientras que en el otro extremo los australianos se duermen, y se levantan, temprano (a las 22.42 y a las 6.47).

 

Los investigadores destacan también otros datos sobre cómo se duerme en los diferentes países.

 

Por ejemplo, las mujeres entre 30 y 60 años duermen como promedio más de los hombres de la misma edad, visto que se acuestan un poco antes y se despiertan un poco más tarde.

 

Los que duermen menos son los hombres adultos de mediana edad: menos de las 7-8 horas diarias que aconsejan los médicos para ésta franja de edad.

 

El estudio presenta otro dato interesante: quien se acuesta antes es en general quien ha logrado pasar gran parte de su día al aire libre, a la luz del sol.

 

El horario para ir a dormir depende, por otra parte, de los compromisos, laborales o familiares, y no del ritmo del propio organismo.

 

En cambio, la hora de levantarse está muy influenciada precisamente por los ritmos fisiológicos que cada uno tiene en la relación sueño/despierto.

 

El estudio confirma que una deuda muy alta de sueño crónico puede “apagar” nuestras capacidades cognitivas, sin que uno por otra parte -y es un dato clave- logre darse cuenta del fenómeno. (ANSA).

Compartir

ANSA

 
ANSA