0
Publicado el 6 Mayo, 2016 por Prensa Latina en Así va el Mundo
 
 

Siria: relativa tranquilidad en zonas bajo control gubernamental

La situación sigue complicada al sur de Alepo por los intentos de ofensiva de los grupos yihadistas, y en las ciudades de Arat y Deir ez Zor
Compartir
Vida cotidiana en Damasco

Vida cotidiana en Damasco (antonioytrini.wordpress.com)

Latakia, Siria, 6 may.- Un clima de relativa tranquilidad impera hoy en los territorios controlados por las fuerzas gubernamentales sirias, en contraste con la persistentes jornadas de cruentos combates en Alepo y otras localidades del norte del país árabe.

A pesar de la declarada tregua en Guta y en el norte de la provincia de Latakia, uno de los focos de mayor confrontación entre las tropas regulares y grupos yihadistas y de la llamada oposición moderada, se registran reiteradas violaciones del alto el fuego.

Un régimen de silencio en Alepo, la capital del norte sirio, fue conciliado hasta este viernes por las autoridades de Damasco y grupos de la oposición armada, supuestamente no vinculada con el terrorista Estado Islámico y el Frente Al Nusra..

Informativos reportaron este viernes ataques coheteriles sobre cinco zonas residenciales de Alepo con cuantiosos daños materiales, pero sin víctimas entre la población civil.

La situación sigue complicada al sur de Alepo por los intentos de ofensiva de los grupos yihadistas, y en las ciudades de Arat y Deir ez Zor.

Consultado por Prensa Latina sobre el complicado proceso de pacificación y de reconciliación en Siria, el representante del ejército gubernamental coronel Husseim Mohala se refirió ante todo al mosaico étnico y confesional de la nación árabe y a los estragos emocionales en la gente de más de un lustro de guerra.

La gente está cansada de la guerra y quiere vivir en paz, afirmó Mohala, quien participa en las negociaciones para un alto el fuego con organizaciones armadas que manifestaron la intención de sumarse al armisticio que entró en vigor el 27 de febrero.

Estimó que las dificultades para movilizar al pueblo en una lucha nacional contra los terroristas, que mantienen ocupados gran parte del territorio sirio, radica, a su juicio, en la diversidad de percepciones de las comunidades cristianas, musulmanas y alawitas.

Los cristianos no quieren tomar partido en la guerra, aunque no son contrarios al presidente Bashar Al Assad, mientras chiitas y sunitas -en distintas medidas- apoyan al Estado Islámico o al Frente Al Nusra, ambas organizaciones declaradas terroristas por Rusia y el Consejo de Seguridad de la ONU, abundó el militar sirio.

Dijo que la gente por lo general tiene mucho miedo para enfrentar a los armados y extremistas, y en otros casos no quieren luchar por convicciones religiosas.

Al evaluar la evidente frágil tregua amenazada por los grupos terroristas y las facciones opositoras más radicales, el portavoz del ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, sugirió en comentarios a Prensa Latina que el proceso de reconciliación en Siria debe analizarse con realismo y con todos los aspectos que influyen en la situación de este país.

Recordó Konashenkov que más de 90 poblados y más de medio centenar de agrupaciones armadas firmaron un pacto de tregua y negocian con el ejército gubernamental, lo cual representa más de siete mil armados. lam/oda

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina