0
Publicado el 28 Octubre, 2021 por María Victoria Valdés Rodda en Así va el Mundo
 
 

Leyendo al mundo

Compartir

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Alfabetizacion-brigadistas-

 (Foto: AUTOR NO IDENTIFICADO)

La primera gran acción colectiva que realizó la Revolución cubana fue la campaña de alfabetización porque el dominio de las palabras lleva al saber. No en balde Fidel y los otros altos dirigentes privilegiaron esta misión por encima de otras a primera vista quizá más importante en una naciente patria nueva.

Para tener un cabal discernimiento del conjunto de los asuntos que nos aquejan dentro del país y fuera de las fronteras isleñas nada mejor que un libro analítico o un periodismo con sustancia. Y si además se trata de potenciarnos como seres sensibles a la belleza, la literatura viene y nos saca del marasmo de las pequeñas tragedias cotidianas y nos transporta al fondo de lo inexplorado en cada uno de nosotros, avivando esa dimensión que nos puede llegar a convertir en mejores personas y por derivación transformar al mundo.

Esto -creo yo- es válido para cada una de las gentes que no quieren ser solo pasivos espectadores sino parte de algo tan grande y hermoso como la humanidad. Ahora bien, existen profesiones donde la lectura es asignatura obligada si se lleva a cabo con todo rigor. Lo mismo para aquel que haga periodismo “nacional”, así como para quienes, -como esta reportera-, se dedican al periodismo “internacional”.

Ya me habitué a que cuando la familia pregunta “. ¿qué haces?” y yo respondo: “leo”, me suelten un “ah, pensaba que estabas trabajando”. Por regla general, dedico unas entre cuatro y cinco horas a la lectura más diversa, y todas ellas me dan material para disparar luego un “buen” comentario. O sea, leer es también trabajar. Feliz entonces me sentí cuando advertí en el periódico GRANMA, de este 18 de octubre, palabras del comandante José Ramón Machado Ventura: “Trabajar, trabajar y trabajar, ese fue el consejo de Fidel”.

Internet y las redes sociales pueden ser muy intrusivas, sin embargo, al mismo tiempo son fuente de información encomiable, porque ya las noticias no suelen darse por teletipos, sino por la llamada red de redes. Y un análisis lleva a otro; se expande el cerebro; se agiliza la mente y se perciben visiones geoestratégicas, que en última instancia siempre tocan a esta bendita Isla.

Vulneración de derechos

Los Estados Unidos tienen afanes de dominación en nuestro hemisferio, que no han sido descartados a pesar de la ascensión de procesos democráticos a sus ojos convenientes salvo casos puntuales. Bolivia, Venezuela, al igual que Nicaragua y Cuba son acosados en busca de un cambio político. Nada nuevo bajo el sol: esperan beneficios económicos perdidos que por igual les sirvan de palanca a otro (viejo) reacomodo mundial, contrapeso al ascenso imparable de China y Rusia.

Esta circunstancia asombra porque los EE.UU. le han legado a la humanidad sabiduría y cultura, y muy bien podrían echar mano de esos tradicionales valores para una mejor convivencia planetaria. No obstante, esos palmarios avances apuestan al contrario por las confrontaciones, ya que, al decir en buen cubano, allí, a lo cortico, no mandan en realidad los presidentes: y se lanzan contra el mundo amparados desde un poder a la sombra, conducidos por los ultra ricos, las transnacionales o las Organizaciones no gubernamentales (ONGs), -de supuesto carácter humanitario-. Sin desdorar la responsabilidad del estado y gobierno estadounidense.

Libertad para Alex Saab

(Foto: VTV en cubadebate.cu)

De este modo lo hemos visto recientemente en un hecho sin precedentes en los anales de la diplomacia como es el secuestro en Cabo Verde del funcionario de la Venezuela bolivariana, Alex Saab. Como denunció a la prensa el mandatario venezolano Nicolás Maduro esto “constituye un delito internacional porque fue extraído de manera ilegal y antes fue sometido a torturas y a tratos crueles”.

En esas horas de lecturas diarias me “tropecé” con un cable de la venezolana TeleSur, el cual afirma categóricamente que el Departamento de Estado confirmó la extradición del diplomático venezolano a territorio estadounidense, lo que constata “una violación directa al derecho internacional y a todas las convenciones que regulan la actividad diplomática en el mundo”.

Asimismo, leí que este 25 de octubre, Grupos sociales realizaron sendas manifestaciones en las ciudades estadounidenses de Miami y Nueva York para exigir la liberación del diplomático venezolano.

Mientras, José Manuel Pinto Monteiro, integrante del equipo de la defensa, manifestó que Saab fue secuestrado por Estados Unidos y llevado a territorio de ese país, en un procedimiento completamente ilegal y vergonzoso para Cabo Verde y que viola cualquier tratado de derecho internacional. ¿Por qué Saab?: Formaba parte de la delegación gubernamental bolivariana en conversaciones con la oposición en suelo mexicano, como una vía para solucionar sus álgidos conflictos de cara a un entendimiento en beneficio del pueblo ya sea chavista o no, pero pueblo al fin.

¡Qué cesen los bloqueos!

Entre las noticias leídas me remonté a la magna Roma y a esa mini ciudad que es el Vaticano, donde un valiente Papa pidió el sábado 16 de octubre de 2021 “el cese de las agresiones, bloqueos y sanciones por parte de países poderosos contra cualquier nación en cualquier lugar de la Tierra”. La agencia PRENSA LATINA y CUBADEBATE reprodujeron con rigor de tan magnifico suceso de parte de un pontífice cuyo nombre pasará a la posteridad no solo por ser el primer latinoamericano en el cargo, sino sobre todo por sus ideas justas y avanzadas, acorde con un pensador del Siglo XXI.

El Papa Francisco en un mensaje grabado en video a los participantes en la segunda sesión del IV Encuentro Mundial de los Movimientos Populares, les dijo: no al neocolonialismo, y añadió que los conflictos deben resolverse en instancias multilaterales como las Naciones Unidas, refieren las fuentes consultadas.

Clarividente al expresar: “Ya hemos visto cómo terminan las intervenciones, invasiones y ocupaciones unilaterales, aunque se hagan bajo los más nobles motivos o ropajes, apuntó al referirse a las “resistencias a los cambios que necesitamos y anhelamos”.

Entonces, si el prolongado cerco fascista contra Leningrado sigue conmocionando al alma del mundo y lo hará para siempre, de igual modo la opinión pública internacional se rebela contra los bloqueos a Cuba, Venezuela, Nicaragua, así como el cese de políticas similares en otras latitudes.

¿No se aprecia por tanto qué cada uno de los eslabones de lo que somos parte como familia humana están relacionados?

Un mal que Cuba socialista no vive
Empleo. Mujeres asiáticas trabajan

La erradicación de la pobreza extrema pasa por conseguir empleo: meta importante en la construcción del socialismo (Foto en La Vanguardia)

En “Noticias de las Naciones Unidas, Mirada global a Historias humanas”, una reflexión me estremeció de pies a cabezas: António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, ONU, indicó que por “primera vez en dos décadas, la pobreza extrema está aumentando”. Su afirmación apareció a su vez en un mensaje publicado con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, todos los 17 de octubre, en este 2021 dijo más: Se trata de “una acusación moral de nuestro tiempo”, donde la pandemia de COVID-19 ha causado estragos en las economías y sociedades de todo el mundo, dejando caer en la pobreza el año pasado a unos 120 millones más de personas.

“La asimetría en la recuperación está profundizando aún más las desigualdades entre el Norte y el Sur. La solidaridad brilla por su ausencia, justo cuando más la necesitamos”, afirmó categórico. El titular de la ONU indicó que la desigualdad en las vacunas ha permitido que las variantes del COVID muten y se propaguen de manera descontrolada, condenando al mundo a millones de muertes más y prolongando una desaceleración económica que podría costar billones de dólares ”. Debemos poner fin a este ultraje, hacer frente al endeudamiento excesivo y garantizar la inversión para la recuperación en los países que más lo necesitan”, explicó Guterres.

El último informe de la prestigiosa entidad humanitaria Save the Children, difundido por la italiana ANSA y la publicación cubana CUBADEBATE, transmitió una realidad escalofriante: un niño de cada tres en el mundo está desnutrido y cada 15 segundos uno de ellos muere por la falta de alimento, una situación cada vez más apremiante a causa de la pobreza, conflictos, cambios climáticos y pandemia, que la convirtieron en la más grave emergencia alimentaria del siglo XXI.

¿Y tiene que haber una colecta de fondos para resarcir esa monstruosidad? Pues sí, Save the Children lo hace cada año, también en este octubre 2021. Por suerte, como reza un lema de divulgación social de la Mayor de las Antillas: “Ninguno es cubano”.

Así tenemos que en el mundo 40 millones de personas no tienen la certeza de poder acceder cada día al alimento necesario. La situación está en rápido empeoramiento en 16 países de África, cuatro de América Central y tres de Asia.

Venciendo carrera de obstáculos
No má bloqueo

(Foto en Minrex.cu)

¿Qué ha hecho esta Cuba bloqueada?: sus propios paliativos, entre los que se cuentan probadas vacunas, recibidas ya con beneplácito en varios países. ¿Qué pasa en cambio con las demás opciones mundiales?: sus patentes no son liberadas por aquellos que detentan el real poder mundial. ¿Y no es esto egoísmo del grande? Parecerá simplificación de esta reportera, pudiéndose aducirse: para esas conclusiones no hace falta leer tanto.

Efectivamente hay cosas muy simples y muy evidentes. Pero mientras más se lea, más se trabaje, mayores concatenaciones demostraran que unos a otros nos necesitamos. Y también se verá que no todo es funesto porque en ese amplio espectro de calamidades con los que se sufre: un volcán por allí, un ataque extremista por allá, un presidente cuestionado por los Pandora Papers, puede rastrearse y leerse algo tan conmovedor como los que les transmito a continuación.

Vean que sí: El colega Esteban Magnani me ilustró las pupilas cuando desentrañó un misterio, en su artículo titulado “Cómo hizo China para terminar con la indigencia”: su texto, publicado en el diario argentino PÁGINA 12 explica, y cito textualmente: “China desarrolló el Programa de Reducción Focalizada de la Pobreza de China (RFP) que se resume como “Un ingreso, dos seguridades y tres garantías”. Primero se estableció que el ingreso mínimo para considerar a alguien por encima de la pobreza estaba en los 2,30 dólares diarios, por encima de los 1,90 propuestos por el Banco Mundial.

Las dos seguridades a alcanzar serían el alimento y la vestimenta. Las tres garantías: servicios médicos básicos, vivienda (con agua y electricidad) y educación gratuita y obligatoria. Cada uno de estos objetivos requirió estándares determinados de medición. Por ejemplo, el acceso al agua potable debía ubicarse a no más de veinte minutos ida y vuelta y debía ser segura.

Una vez definida la pobreza y qué se necesitaba para abandonarla, era necesario saber cuántos pobres había y con qué características. En 2014, 800 mil miembros del partido (la centenaria organización comunista) salieron al campo e identificaron personas en pobreza extrema en 128 mil aldeas. Luego dos millones de personas verificaron los datos y depuraron los listados gracias a un sistema de registro de datos informatizado. El número final de indigentes con los que se debía trabajar era de 98,99 millones.

“Casi diez millones de personas migraron hacia nuevas comunidades urbanas que contaban con guarderías, escuelas, hospitales, centros comunitarios, de atención a la tercera edad y centros culturales. La inmensa mayoría consiguió trabajo y decidió quedarse en tanto que algunos, sobre todo los más ancianos, prefirieron volver a su lugar de origen. Asistentes sociales visitaban a la gente para ayudarla en tareas como aprender a utilizar el ascensor o cruzar las calles. Cerca de mil centros de salud se vincularon con hospitales de primera línea y miles de trabajadores de ese sector viajaron para capacitarse”. “Cerca de un millón de profesores se aceraron a diecisiete millones de maestros rurales para darles capacitación”. Asimismo  se ofrecieron empleos gratificantes.

Estas buenas nuevas me supieron a gloria y con ella termino a modo de aliento, de acicate a todos los que desde nuestros saberes y profesiones empujamos de algún modo el carro a favor de un mayor bienestar social. El trovador desgranó sus versos un día: “sé que en el mundo hay dolor, pero no es dolor el mundo”. Lea y no solo ganará conocimientos, también fe y esperanza.

Compartir

María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda