0
Publicado el 19 Diciembre, 2015 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Denso esmog Beijing en segunda alerta roja

Es la segunda alerta máximo por contaminación, en dos semanas, en China.

Foto: Los gobiernos locales decretaron el cierre de fábricas y la circulación alterna para los vehículos particulares, a fin de limitar la expansión del esmog. (Foto: correrodelorinoco.gob.ve)

Un denso esmog cubre hoy esta capital cuando entra en vigor la segunda alerta roja emitida por las autoridades chinas en menos de un mes por fuerte contaminación ambiental.

Los residentes de esta urbe asumen con resignación esta seria polución atmosférica que desde 2013 no padecían luego que la Administración adoptara un programa de respuesta de emergencia para ese tipo de situación extrema.
Según un reporte de Prensa Latina, este viernes, las autoridades decretaron la segunda alerta roja por contaminación en apenas dos semanas y advirtieron que la visibilidad en Beijing y algunas regiones vecinas se reduciría a menos de un kilómetro.

La nueva alerta máxima entró en vigor en la madrugada del sábado y continuará hasta el martes.

Los gobiernos locales decretaron el cierre de fábricas y la puesta en marcha de una circulación alterna para los vehículos particulares a fin de limitar la expansión del esmog.

También ordenaron suspender las clases hasta principios de la próxima semana.

La densidad de PM 2,5, partículas en suspensión de menos de 2,5 micrómetros de diámetro que se emplean para medir la calidad de aire, llegaba esta mañana a casi los 200 microgramos por metro cúbico, aunque expertos vaticinaron que podría sobrepasar los 500 microgramos.

El nivel máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud es 25 microgramos por metro cúbico dado que la densidad de partículas finas en exceso es muy peligrosa para la salud y puede causar muertes prematuras y acelerar enfermedades respiratorias.

El Centro Nacional Meteorológico reveló que zonas del norte del país registrarán el peor episodio de esmog en lo que va de año estos días, incluso más perjudicial que la polución del aire registrada entre el 6 y el 9 de diciembre.


Prensa Latina

 
Prensa Latina