0
Publicado el 18 Enero, 2016 por Lázaro Barredo Medina en Mundo
 
 

Golpe parlamentario al descaro

Maduro fue respetuoso de las grandes diferencias, pero firme en los postula-dos revolucionarios

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

La Asamblea Nacional es hoy sede de la confrontación y el enfrentamiento.

La Asamblea Nacional es hoy sede de la confrontación y el enfrentamiento. (Foto: Telesur)

La confrontación entre dos visiones opuestas de sis-tema político están en pleno desarrollo en Venezuela bajo el presagio de un conflicto de amplias proporcio-nes, cuando la oposición en el poder parlamentario considera que ha llegado la hora de aniquilar a la Re-volución bolivariana y prepara descaradamente su golpe mediante una acción insurreccional contra los poderes públicos, la Constitución y el Estado, ampara-da en la sombrilla de la derecha internacional que en-cabeza Estados Unidos para justificar una posible in-tervención en el hermano país.

La derecha ha declarado abiertamente como estra-tegia su intención de agudizar todo aquello que gene-re crisis política e institucional y conduzca a la ingo-bernabilidad. Una evidencia de que buscan un conflic-to de poderes y no pretenden atender las soluciones a los actuales problemas del país, lo constató el discur-so del flamante presidente del Parlamento, el adeco Henry Ramos Allup, al que muchos llaman “espoleta”, que estuvo cargado de una andanada de descalifica-ciones al Poder Ciudadano, a la Fiscalía General de la República y amenazó con sustituir en seis meses el período constitucional del presidente Nicolás Maduro.

Todo lo contrario, en su rendición de cuenta ante la Asamblea Nacional, Maduro fue respetuoso de las grandes diferencias, pero firme en los postulados re-volucionarios, llamó al camino de la paz, a poner en el centro los principales puntos de interés nacional para proteger la justicia social, actuar con respeto a la Constitución y los poderes públicos y evitar una aven-tura contrarrevolucionaria que conduzca a la violencia, lo cual sería lamentable. La respuesta de Ramos Allup, tras las palabras del mandatario, puso en evidencia otra vez la intransigencia, las posiciones contrapues-tas y la poca diplomacia que le asiste al usar frases provocadoras y lesivas.

La ceremonia, que fue transmitida en cadena de te-levisión, ratifica lo que muchas personas han señalado por estos días al expresar desilusión, pues esperaban que esta nueva composición del Parlamento dejara a un lado las revanchas y tradujera el respaldo electoral para construir soluciones que dieran respuestas y sali-das a la crisis económica, sobre todo a sabiendas de los magros comportamientos que se pronostican para la economía en 2016 ante la caída de la factura petro-lera.

Ramos Allup se ha convertido en la cabeza visible de una composición parlamentaria que tiene de común sus posiciones golpistas y con tendencias a la violen-cia, aunque el personaje se las trae, como se ha cons-tatado tras la revelación de documentos secretos de Washington que exponen las acciones de este politi-quero cuando solicitaba dinero a la embajada esta-dounidense en Caracas para llevar adelante su política antinacional, mientras el propio embajador William Brownfield calificaba al personaje de “grosero, abrasi-vo, arrogante y puntilloso”.

Los primeros encontronazos

La guarimba golpista se aposentó en el recinto par-lamentario desde el primer instante con su enfrenta-miento institucional, cuando hicieron saber que “nos importa un bledo lo que digan los reglamentos y los tribunales” e ignoraron la decisión del Tribunal Su-premo de Justicia (TSJ) que el pasado 30 de diciembre suspendió la proclamación de tres opositores y uno oficialista en el sureño estado Amazonas ante la abrumadora evidencia de presuntos delitos e irregula-ridades electorales. “No vamos a acatar esta decisión”, fue la respuesta de los opositores de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Así, en desafío a los poderes públicos, fueron jura-mentados los tres diputados por Amazonas de MUD, lo que obligó al Tribunal Supremo a emitir una sentencia donde ordenó su desincorporación “hasta tanto se pueda verificar el tema de la compra-venta de votos que, presuntamente, viciaron de nulidad absoluta to-dos los actos que tenían con ver con la proclamación de estos diputados”.

El jefe de la bancada del Gran Polo Patriótico, Héctor Rodríguez, proyectó vídeos en una sala aledaña a la sede de la Asamblea Nacional que muestran la compli-cidad en esos delitos del gobernador de Amazonas, Liborio Guarulla; y de la secretaria de esa entidad fe-deral, Victoria Franchi, quienes dirigen acciones para ofrecer cantidades de dinero y sumar votos a la oposi-ción, incluso propician la participación en esa consulta de personas fallecidas o confunden a otras analfabetas al ejercer ese derecho.

Ante el desacato de las autoridades parlamentarias, el Tribunal Supremo de Justicia declaró nulas todas las decisiones de la Asamblea Nacional mientras los tres diputados mantuviesen el cargo en el hemiciclo, por lo cual la derecha tuvo que recular y aceptar a regaña-dientes la sentencia judicial aunque, como expresión de revancha, conformaron una comisión para investi-gar la designación de magistrados de ese Tribunal en un intento por recusar a los jueces, a sabiendas de que la Asamblea Nacional únicamente puede considerar la destitución de los magistrados si el Poder Ciudadano emite una resolución de falta grave.

Otra grave provocación, que excitó la indignación popular, fue el irrespeto de “espoleta” Ramos Allup, cuando con gesto de capataz mandó a sacar de la Asamblea Nacional las imágenes del Libertador Simón Bolívar y del comandante Hugo Chávez.

Las imágenes del Libertador y de Chávez fueron lleva-das por la población a la Plaza Bolívar.

Las imágenes del Libertador y de Chávez fueron lleva-das por la población a la Plaza Bolívar. (Foto: AFP)

“Llévense toda esa vaina para Miraflores, o se la dan al aseo”, fue una de las frases que dijo y que conmovieron al país. Ante la afrenta, se multiplicaron los espacios públicos de desagravio donde fueron reproducidas en murales, grafitis y carteles, las imágenes del Libertador Simón Bolívar y el comandante Hugo Chávez, mientras que los diputados del Gran Polo Patriótico mantendrán en sus curules los retratos de ambos próceres.

Mientras tanto, el Gobierno bolivariano emitió el Decreto de Emergencia Económica que tiene por obje-tivo fundamental proteger los derechos sociales de todos los venezolanos y, con ello, garantizar su pro-gresividad en un escenario de baja de 70 por ciento en los precios del petróleo que se agrava con la ola espe-culativa y de inflación inducida por sectores del co-mercio y la industria, vinculados a partidos políticos de derecha. Cuando esta edición esté en imprenta, el vicepresidente Aristóbulo Istúriz presentaría en el Par-lamento dicho Plan Económico de Emergencia.

Por su parte, la oposición estuvo concentrada en su proyecto de ley de amnistía que pretende beneficiar a personas que han cometido graves delitos penales, entre ellos los responsables de las guarimbas, encabe-zados por Leopoldo López, sentenciado por incitar a la violencia en hechos que dejaron 43 muertos y más de 900 heridos entre febrero y mayo de 2014, así como a Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, sindicado de conspirar en la organización de un golpe militar con-tra el Gobierno constitucional y el excandidato presi-dencial Manuel Rosales, en prisión por corrupción.

También ha sido conflictiva la propuesta legislativa presentada por la derecha, que de manera oportunista quiere dar título de propiedad a los habitantes de la Gran Misión Vivienda Venezuela, en desconocimiento de los instrumentos legales aprobados por el Estado, que ya garantizan el derecho de propiedad familiar y multifamiliar de las unidades habitacionales construi-das por el programa social impulsado por el líder de la Revolución bolivariana, Hugo Chávez, que solo en los últimos cinco años sobrepasa el millón de hogares.

Esta oposición actúa así por la sombrilla injerencista de la derecha internacional y sus poderosos medios de comunicación, quienes atizan una imagen que favo-rezca una intervención en el hermano país. Basta apreciar las declaraciones de los principales portavo-ces estadounidenses como John Kirby, del Departa-mento de Estado, al expresar “preocupación” por la decisión del Tribunal Supremo sobre los parlamenta-rios recusados y reiterar apoyo al proyecto de ley de amnistía de la oposición. Aunque lo más vergonzante son las declaraciones del secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, que continuó su campaña de injerencia en los asuntos internos venezolanos y lo peor es la amenaza que hizo a nombre del Ministerio de Colonias cuando aseguró que la Carta Democrática Interamericana le obliga a actuar si se afecta un pro-ceso político institucional democrático.

A pesar de tanto irrespeto y ultraje a la dignidad na-cional, como aseguró Nicolás Maduro, la Revolución bolivariana sigue optimista en el futuro de la patria, que no dejará de ser socialista.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina