0
Publicado el 6 Enero, 2016 por Liset García Rodríguez en Mundo
 
 

CINCO HÉROES, ¡VOLVIERON!

Victoria de millones

A un año del regreso de Gerardo, Ramón y Antonio, y de su reencuentro con Fernando y René, sus deseos son seguir la lucha por otras causas nobles y justas
Marchas, plantones frente a las embajadas de Estados Unidos, recopilación de financiamiento para carteles y vallas, envío de cartas a Obama, fueron entre otras las acciones para exigir la libertad de los Cinco.

Marchas, plantones frente a las embajadas de Estados Unidos, recopilación de financiamiento para carteles y vallas, envío de cartas a Obama, fueron entre otras las acciones para exigir la libertad de los Cinco. (Foto: BILL HACKWELL)

Por LISET GARCÍA

Ni en un libro de varios tomos cabría el testimonio de cercanía, solidaridad, apoyo, que en los años de batalla por el regreso de los Cinco antiterroristas a su patria, protagonizaron quienes estuvieron al lado de esa causa. Ni siquiera sería posible contar las cartas que estando en la cárcel les llegaron desde Cuba y otros países.

Las emociones siguen entremezclándose aun cuando ha transcurrido un año desde su retorno. Los Cinco atestiguan que no pudieran decir cuál recibimiento los estremeció más, por su calidez y por la simpatía de las personas hacia ellos. Hasta ahora siempre llegó otra bienvenida igual o que acrecentara su sorpresa. Solo distinguirían, especialmente, el abrazo de Raúl en nombre de Cuba y el encuentro con Fidel, el hombre capaz de asegurar con certeza rotunda que ellos volverían.

Con Fidel, por la misión cumplida, y la gratitud por el regreso.

Con Fidel, por la misión cumplida, y la gratitud por el regreso. (Foto: ESTUDIOS REVOLUCIÓN)

Esa confianza les reforzó entonces el optimismo y los hizo soñar no solo con remontar el Turquino y hallar a la Gema de sus esperanzas, sino con la posibilidad de fundirse en un abrazo con cada cubano y cubana, y con los amigos solidarios que en diversos sitios pusieron uno, dos, tres…, incontables granitos de arena por su regreso. Son quienes se reunieron para denunciar la injusticia, hicieron carteles, recorrieron calles a pie y en bicicleta, escalaron el Aconcagua, sacaron de su bolsillo el billete que sirvió para financiar anuncios, colocar vallas, romper el silencio de los medios.

En su recorrido ahora por Cuba y varias naciones han podido expresar su gratitud. Parece misión imposible llegar hasta todos, como ellos quisieran. Insatisfacción parecida abriga BOHEMIA al pretender el encuentro con esos amigos para recoger sus testimonios.

La llegada a Cuba el 17 de diciembre de 2014, y el abrazo de Raúl, y los sueños satisfechos.

La llegada a Cuba el 17 de diciembre de 2014, y el abrazo de Raúl, y los sueños satisfechos. (Foto: ESTUDIOS REVOLUCIÓN)

Legisladores, sindicalistas, premios Nobel, religiosos, grupos de amistad, parlamentos y presidentes de varios países se sumaron al reclamo de justicia. Por eso, en el homenaje que merecen, reto que se asume en esta recopilación de voces, baste decir que son parte del jurado de millones que pidió Gerardo.

A sabiendas de que aparecen solo unos cuantos, se tiene la certidumbre de que quienes no están se verán reflejados en las opiniones de los incluidos. La cercanía que se descubre en cada línea que escribieron hace pensar que el milagro existe, o, cuando menos, que las distancias son apenas unos segundos de luz, entre Cuba y todos ellos, entre los Cinco y la humanidad.

Escalar la cima del Turquino fue cumplir un propósito soñado mientras estaban injustamente encarcelados en celdas de castigo de Estados Unidos. (Foto: RAMÓN FRONTERA)

Escalar la cima del Turquino fue cumplir un propósito soñado mientras estaban injustamente encarcelados en celdas de castigo de Estados Unidos. (Foto: RAMÓN FRONTERA)

 

 


 

Testimonios

Alicia Jrapko, argentina, Coordinadora en EE.UU. del Comité Internacional por la Libertad de los 5

El regreso de Gerardo, Ramón y Antonio a Cuba reunidos ahora junto a Fernando y René marca el fin de una larga etapa que nos deja innumerables enseñanzas: representa la felicidad de todo un pueblo y de muchas personas del mundo amantes de la paz y la justicia. Pero también significa el triunfo del amor frente al odio, de la justicia frente a la impunidad, de la razón frente a la irracionalidad, del bien frente al mal, del altruismo y la generosidad frente al egoísmo. Verlos en Cuba es el fruto del esfuerzo colectivo que solo pudo ser posible porque esa lucha fue por cinco hijos dignos de esa isla, ejemplo de solidaridad y humanidad. La primera persona que vino a mi mente fue Saúl Landau, quien no pudo ser testigo de esta felicidad tan grande, tampoco la vivieron Bernie Dwyer, Leonard Weinglass, Lucius Walker, Tony Llansó, Roberto González y tantos otros amigos entrañables. Me sentí afortunada de ser parte de esa lucha y tener la rara oportunidad de disfrutar el final feliz de esta historia que cambió la vida de muchas personas, incluidas las nuestras.


Bill Hackwell, fotógrafo de documentación social y miembro del Comité Internacional en Estados Unidos

A través de los años muchas personas nos preguntaban con frecuencia si realmente pensábamos que los Cinco un día serían libres y siempre respondíamos que sí. Estábamos convencidos porque con la fuerza y la dignidad de ellos y el apoyo abrumador del pueblo de Cuba, sabíamos que veríamos el día en que estarían en su Patria. Ahora nos hemos comprometido a dirigir el trabajo hacia la lucha contra el criminal bloqueo de EE.UU. y seguir luchando por la soberanía y la dignidad de los cubanos. Estamos orgullosos de eso.


María del Rosario Valenzuela Sotomayor (Lucrecia), guerrillera guatemalteca, del Comité Internacional 

Solo la fuerza de la Revolución permitió su llegada. Cuando se han tenido en la vida sucesos importantes, parecería que nada puede conmover, pero… Sentí tan fuerte la llegada, mezclada con asombro y una sonrisa de complicidad, porque aunque sea con un grano de arena, contribuí a traerlos, y están junto a Gemita, símbolo del regreso.


Víctor Hugo Morales (uruguayo) 

Recuerdo cuando me fui de Radio Rebelde el día que entrevisté a las esposas. Tenía una puntada en el corazón porque consideraba que esas damas ejemplares jamás verían a sus maridos. En Buenos Aires participé en movidas, comunicados, algún acto en la embajada. Cuando anunciaron la libertad de los tres aún presos, sentí que abría la puerta de mi casa a un amigo muy querido. Luego los conocí junto al inmenso Diego Maradona. Fueros horas de deslumbramiento y gratitud hacia esos hombres extraordinarios. Aprendí una vez más que siempre hay una luz al final del túnel. En el primer programa De Zurda, una de las imágenes que presentamos con Diego fue la del avión que los traía de vuelta a Cuba. Una lágrima estalló en mis retinas, y mi primera tarea de la noche fue dominar la emoción.


Nancy Kohn, miembro del Comité Internacional de Estados Unidos 

En mi primer Coloquio en Holguín, sentí vergüenza de ser estadounidense. Desde entonces, trabajar en esta causa me hizo parte de un movimiento de solidaridad internacional que no dejó una sola piedra sin remover. No recuerdo haber sentido jamás una sensación de victoria y de unidad, como del día de su regreso a La Habana. Tengo confianza en que el pueblo cubano sabrá cómo abrazar la nueva era de relaciones con el imperio sin permitir que dañe los logros de la revolución. Un mundo mejor es posible; Estados Unidos tiene mucho que aprender de Cuba.


Rob Miller, director de la Campaña de Solidaridad con Cuba en el Reino Unido

El regreso de Gerardo, Ramón y Antonio fue uno de esos momentos de la historia que nunca olvidaremos; es parte de un proceso que significa mucho más. Ilustra cómo una pequeña nación puede erguirse por sí misma, haciendo lo correcto, frente a la agresión de una superpotencia. Inspira a millones de personas a levantarse, luchar por lo correcto, y vencer.


Tamara Hansen, coordinadora del Comité canadiense por la Libertad de los Cinco en Vancouver

Creemos que el regreso de los 5 Héroes cubanos a Cuba es una victoria histórica para los derechos humanos. Igual que la victoria en contra de la invasión por Girón, es otro ejemplo de que Cuba, con la verdad y la justicia puede derrotar al imperio. Aun si necesita 72 horas o 16 años, al final, el pueblo de Cuba, el Gobierno cubano y la Revolución Cubana terminan victoriosos. Nosotros en Vancouver, sentimos una gran alegría por haber sido parte de ese movimiento mundial.


 

Samuel Wanitsch, coordinador nacional Asociación Suiza-Cuba

Tuve el privilegio de vivir este momento histórico en La Habana, poco tiempo antes de mi regreso a Suiza. En la mañana del 17 de diciembre sentí una tensión extraordinaria cuando se anunció el discurso de Raúl, sin imaginar que podría ser la liberación de Ramón, Antonio y Gerardo. Hay que subrayar la capacidad diplomática de Cuba en la cual yo siento también la inteligencia política de Fidel cuando dijo ¡Volverán! Espero que la gente tenga presente que el gesto de Obama no es de caridad o altruismo; el imperio tiene siempre el mismo objetivo de dominar el mundo.


Bassel Ismail, palestino, del Comité Internacional

El regreso de los Cinco nos ha fortalecido la esperanza, que solo puede asentarse en la voluntad de luchar, que no descansó en estos 16 años. Así creemos que seguirá siendo nuestra batalla, a favor de los miles de presos que claman por justicia. Ojalá un día en nuestra tierra podamos vivir en paz, sin sionismo, sin guerras, sin opresores, sin abusos. La lección es clara: como nos advirtió el Che, al imperialismo, ni tantito así. Solo de la firmeza nace la victoria.


Katrien Demuynck, coordinadora de la campaña por la libertad de los Cinco en Europa, presidenta de la Asociación Belga de Solidaridad con Cuba. Iniciativa Cuba Socialista 

Conocí del caso en un viaje a Cuba durante el verano del 2001. Al regreso nos reunimos con la dirección de nuestra Asociación y decidimos lanzar la campaña para la libertad de los Cinco. No era fácil porque aparte de que los Cinco eran totalmente desconocidos, tampoco se sabía la historia de terrorismo contra Cuba. Tuvimos que empezar de cero. Fuimos, paso a paso, sensibilizando y construyendo solidaridad. Para llevarlo a los medios de comunicación y la opinión pública en Bélgica y en Europa, recogimos miles y miles de firmas; montamos una prisión de tablas y encerramos simbólicamente, delante del Palacio de Justicia en Bruselas, a un grupo de políticos y artistas. No faltamos a ningún 12 de septiembre frente a la embajada de EE.UU. para exigir la libertad ansiada. El regreso es una victoria del pueblo cubano, del optimismo, de la fe en la lucha. Visité varias veces a Gerardo en la prisión. Me impactó su dignidad. Las prisiones en las que tenían encerrados a los Cinco son lugares realmente espantosos. A pesar de todo esto siempre nos encontramos a Gerardo con la moral en alto. Más bien él nos daba ánimo para seguir adelante y no dejar de luchar.


Stephen Kimber, canadiense, autor del libro Lo que hay del otro lado del mar-La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos 

Me enrolé en la causa de la liberación de Los Cinco sin tener en perspectiva que fueran liberados. Por tanto, verlos regresar a sus familias fue especialmente dulce y uno de esos raros momentos de la vida en que lo que sueñas se hace real. Estoy estremecido por cada uno de ellos y por sus familias, y disfrutando por las muchas personas en Cuba y alrededor del mundo que trabajaron para hacer que esta causa justa se hiciera realidad.


Aracelis Escudero, de la Coordinadora Estatal de Solidaridad Cuba-Madrid 

El retorno de los héroes significa que la justicia venció. Felicito al pueblo de Cuba que tanto ha luchado al lado de sus dirigentes por conseguir su libertad. La alegría es inmensa. Desde que se creó el Comité por la Liberación de Los Cinco de Madrid, siempre estuve ahí. Hemos ganado una batalla, pero ahora tenemos que conseguir que quiten el bloqueo, así que hay que seguir peleando y defendiendo a Cuba y a su Revolución. El 17 de diciembre salté de alegría. La gente de mi trabajo pensó que me había vuelto loca, pero enseguida supieron que habían puesto en libertad a “Los Cinco”. Hicimos una gran fiesta y nos quitamos los monos naranjas que nos poníamos y los tiramos por los aires.


Padre Michael Lapsley, vicepresidente del Consejo de Iglesias de Sudáfrica 

Los Estados Unidos sabían que nunca iban a  normalizar las relaciones con Cuba sin la libertad de Los Cinco. Cada uno de ellos fue un activo participante en la lucha por su propia liberación, junto con el pueblo de Cuba, su Partido y su Gobierno, y el movimiento internacional de solidaridad, incluidos gobernantes y parlamentarios amistosos. Durante los muchos años en que visité a Gerardo Hernández en prisión, siempre rogué no volver a verlo sino libre en La Habana. Así fue.


Keith y Zilpha Ellis, Jamaica-Canadá 

Experimentamos una gran alegría al saber que por fin estaban todos fuera del alcance de gente que quería continuar tratándolos con tanta injusticia y crueldad, y que desde ese momento podían vivir entre su pueblo como lo que son: verdaderos héroes que enfrentaron grandes peligros para defender a sus compatriotas y a la humanidad de un poderosamente protegido terrorismo. La noticia nos dio alivio en el primer instante, pero poco después empezamos a creer que podíamos haber hecho más para conseguir antes ese resultado.


José Manzaneda, coordinador de Cubainformación. Responsable de medios de comunicación de la Asociación Vasca de Amistad con Cuba Euskadi Cuba 

El retorno de Los Cinco y el reconocimiento por parte del Presidente de EEUU –por primera vez en la historia– del fracaso de su política de guerra contra la Revolución cubana, son la manifestación de la resistencia de su pueblo, frente al imperialismo. Así debe entenderse, y recordarlo una y otra vez, para que los grandes medios de comunicación, cada día más cercanos a ser órganos de propaganda de la Casa Blanca, no desfiguren los hechos históricos. La resistencia de principios de Cuba ha derrotado la prepotencia, la arrogancia de Washington. Y ha demostrado que solo con principios se puede. Recibir la noticia fue una sensación de alivio, de alegría, al saber que personas que iban a pasar su vida o casi toda su vida en prisión al fin estaban libres. Pensé en el título del libro de Tony Guerrero Desde mi altura, que apunta a la altura moral de estas cinco personas, que prefirieron incluso morir en prisión a mentir y traicionar a su país, lo que por cierto, les habría servido para conseguir su absolución.


Max Lesnik, delegado de la Alianza Martiana. Director de la revista Réplica 

El retorno de los Cinco antiterroristas a Cuba aparte de ser un acto de justicia, es un sentimiento de júbilo, no solo para los 11 millones y medio de cubanos que viven en la Isla, sino para todos los de vergüenza que viven en cualquier parte, incluso en Miami, porque los cinco representan lo mejor de la dignidad del pueblo. No creo en los milagros, pero realmente ha sido un milagro su regreso. Lo cierto es que las movilizaciones en todo el mundo y dentro de Estados Unidos hicieron que muchos tomaran conciencia. Las encuestas dijeron que la libertad de los Cinco era la única vía para concluir una política obcecada contra Cuba.


Sandra Rojas Leyton, encargada nacional del Trabajo por la liberación de los Cinco. Movimiento Chileno de Solidaridad con Cuba 

La llegada de los últimos tres patriotas, fue de una emoción muy fuerte. Con dificultad podía hablar y luego no podía concentrarme en mi trabajo, pues me pilló en mi jornada laboral. Fue una explosión de felicidad que solo he tenido para el nacimiento de mis dos hijas. Estoy profundamente feliz por Cuba, también por el tremendo avance que significa en la lucha contra el bloqueo.


Sergio Marinoni, presidente de la Asociación Nacional de Amistad Italia-Cuba 

Cuando conocimos la noticia de que Raúl hablaría de “algo muy importante”, nuestro corazón empezó a brincarnos dentro del pecho y al oír que “arribaron hoy a nuestra Patria, Gerardo, Ramón y Antonio”, prorrumpió toda nuestra alegría. El teléfono de la oficina en nuestra Asociación y nuestros móviles no se pararon ni un segundo: todo el mundo llamando y compartiendo alegría. “Finalmente Liberi!”, “¡Libres al fin!”, con la satisfacción de haber entregado nuestro aporte durante casi quince años, en todas las formas en que alcanzamos en esta victoriosa batalla de Cuba, de los familiares de los Cinco y de todo el mundo de la solidaridad. ¡Volvieron! Ahora la lucha sigue en otros frentes.


José Alberto Mas, del Comité de Solidaridad de Argentina

La libertad y el posterior regreso a Cuba de los Cinco Héroes es el fruto de la lucha consecuente del gobierno y el pueblo cubano, acompañados por la solidaridad internacional. Es un acontecimiento de suma importancia que alienta a los pueblos del mundo a continuar con sus legítimos reclamos de respeto a los derechos humanos. Para quienes profesamos valores humanistas y a la vez admiramos a la Revolución Cubana y a su líder histórico, el Comandante Fidel Castro, la detención injusta de los compañeros, nos provocaba angustia y rebeldía. Igual que nuestras Madres y Abuelas de Plaza de Mayo persisten en el reclamo de verdad y justicia, la dimensión de los Cinco Héroes demuestra que luchar es el camino.


Jacqueline Roussie (francesa) 

No dudé que esto iba a suceder, con todo el trabajo que hacían los amigos de los Cinco en el mundo. Yo enviaba veinte copias de mis cartas del mes a personalidades de EEUU, y a veces una de esas personalidades cambiaba de función. Me las devolvían, y se veía que la habían abierto. Era un estímulo saber que no iban directamente a la basura. También enviaba cada mes una a Obama que renviaba por correo electrónico a muchas personas. Por eso el 17 de diciembre mi teléfono no dejó de sonar y recibí un montón de correos de gente que a veces no conocía, pero sabían el asunto de los Cinco por mis cartas. Ahora, que ellos viven felices con sus familias en Cuba, y se normalizan las relaciones entre los dos países, hay que saber bien que los EEUU no se vistieron de corderos, cambiaron el método…


Ricardo Haesbaert, presidente de la Asociación Cultural José Martí, Río Grande del Sur, Porto Alegre, Brasil 

Nuestra Asociación se estuvo movilizando en los últimos 16 años por la libertad de los cinco, sabiendo que la condena impuesta a ellos era para la nación cubana, su Revolución y su pueblo. Arbitraria e injusta para quien eligió su destino en 1959. Hicieron la revolución más generosa y humanitaria de la historia del mundo, con principios éticos, martianos. Fidel dijo: ¡Volverán!, y volvieron. Gracias al pueblo cubano por su resistencia, ejemplo para nosotros.


Wafica Ibrahim, coordinadora del Comité Libanés de Solidaridad por la Libertad de los Cinco “L4C5”. Periodista y asesora para América Latina del Canal Al Mayadeen 

Este regreso de nuestros hermanos cubanos ha marcado un nuevo punto de partida para nosotros, porque nos llenó de esperanza, fe y confianza de que la justicia, el bien, la verdad, el amor pueden mucho más que la injusticia, el mal, la mentira y el desamor, por muy largo que sea el camino, y por muy duras que sean las circunstancias. Somos un país árabe que ha sufrido la barbarie sionista junto a Palestina. Por eso, nuestra lucha ha sido amarga y larga. El regreso de nuestros CINCO hermanos es una prueba más de que los líderes de este grandioso pueblo cubano, son paradigmas para la historia de la humanidad. Aquel 17 de diciembre me llamaron del Canal por la noticia de que Alan Gross estaba viajando a Estados Unidos. Grité: ¡¡¡entonces los Cinco ya están todos en Cubita la bella!!! Cuba no los abandonaría jamás. Llegué a tiempo para ver la transmisión en vivo del discurso del compañero Raúl. Fue maravillosa la celebración después.


 

De los Héroes



 

Gerardo Hernández

(radiorebelde.cu)

Desde nuestro regreso a la patria el 17 de diciembre de 2014 no ha habido un solo día en el que Los Cinco no pensemos en las compañeras y compañeros solidarios que con sus continuos esfuerzos hicieron posible esa gran victoria. Es cierto que con muchas de esas personas teníamos antes una mejor comunicación, pues el tiempo que en prisión dedicábamos a la correspondencia ahora nos falta, pero de ninguna manera ello se debe al olvido, todo lo contrario. Recordaremos siempre a todas aquellas compañeras y compañeros que no dejaron de alentarnos, y que nos apoyaron durante tantos años de lucha por la justicia. Tenemos muy presente que esta felicidad que hoy vivimos junto a nuestros familiares y a nuestro pueblo, la debemos en gran medida a todos ellos. (GERARDO HERNÁNDEZ NORDELO)

 

 



 

Desde que nuestro Comandante pronunció aquella profecía: ‘Sólo les digo una cosa: volverán‘, en aquel glorioso junio del 2001, se inició una gigantesca campaña nacional e internacional para conquistar nuestra ansiada libertad. Comenzaron a llegarnos cientos de cartas de todas partes, fotos, revistas, periódicos, postales; en todas hubo descripciones hermosas de amor y solidaridad que no solo nos acompañaron en nuestra prisión fecunda sino que también nos protegieron al darles rostro y voz a cinco hombres que el imperialismo norteamericano quería silenciar y borrar.

 

Ramón Labañino

(cubadebate.cu)

Sin el amor de millones hubiera sido imposible acuerdo alguno y tampoco nuestra victoria, que es victoria de todos. Más de 300 comités internacionales se crearon a lo largo y ancho del planeta, y sus acciones nos daban aliento. Nunca será suficiente decir gracias de todo corazón a todas nuestras hermanas y hermanos.

Pero la pelea continúa. Necesitamos seguir todos unidos, y que ni uno solo de nuestros hermanos se desmovilice ahora ni nunca,  pues la lucha sigue contra el bloqueo económico (financiero y comercial) que Estados Unidos impone sobre nuestra patria. Tenemos que seguir demandando el cierre de la base naval de Guantánamo y que su territorio sea devuelto a Cuba. Que se elimine la ley de ajuste cubano, que cesen los fondos para la subversión, que cierren las emisoras fascistas. Hoy amanecemos por Cuba, mañana será por tantas causas justas en bien de los pobres de la tierra y de ese mundo mejor por el que luchamos todos. (RAMÓN LABAÑINO SALAZAR)



 

Fernando González

(cadenagramonte.cu)

Este último ha sido un año en el que Los Cinco hemos recorrido parte de la isla de Cuba y algunos países del mundo agradeciendo la lucha por nuestra liberación y el esfuerzo que cubanos y amigos de nuestro país en todo el planeta realizaron para lograr ese objetivo. No obstante, sabemos que son tantos los amigos, y tantos los países desde los cuales se aportó a  la victoria, que nos faltan muchas personas a las que agradecerles. Es por eso que con estas palabras, a través de BOHEMIA, queremos hacer llegar nuestro más profundo sentimiento de gratitud a nuestros compatriotas y a los amigos en todos los países que con su esfuerzo, su dedicación, su iniciativa y su compromiso, hicieron posible nuestra libertad y regreso a Cuba. Llegue a todos un abrazo agradecido, con la certeza de que caminaremos juntos en este sendero de luchas por alcanzar nuevas victorias. (FERNANDO GONZÁLEZ LLORT)



Desde que Fidel anunció al mundo que el pueblo cubano se movilizaría por los Cinco, bajo el impulso de aquel “¡Volverán!”, comenzaron a llegar a nosotros cartas de todas partes del mundo. Esas cartas, que primero algo tímidamente y luego en avalancha fueron ocupando nuestras celdas hasta llenarlas, nos recordaban a diario que Cuba despierta un amor alrededor del planeta que rebasa su peso geográfico.

René González

(radiomacondo.fm)

Siempre supimos que esas cartas no eran necesariamente un tributo a los Cinco. Aquel amor iba dirigido a algo más grande, a ese logro de la Revolución del que no hablamos mucho cuando mencionamos tantos otros: esos cubanos y cubanas, más humanos, solidarios y altruistas, engendrados por ella, cuya representación para toda esa gente, en aquellas condiciones, éramos nosotros.

Esa Revolución y sus hijos, en la constante dialéctica de crecimiento, despiertan en todo el mundo esa simpatía y son capaces de incrementarla en la medida en que sigan representando, para millones de personas en el mundo, la esperanza de que la raza humana algún día pueda materializar tanto potencial de raciocinio y bondad que la sociedades de clase se empeñan en anular.

Los Cinco, como pocos, pudimos sentir en carne propia la capacidad redentora de esa solidaridad. Liberados al fin gracias a ese esfuerzo, solo nos queda emplear nuestras energías para asegurarnos, junto a nuestro pueblo, que sigamos mereciendo el amor de las mejores almas del planeta. (RENÉ GONZÁLEZ SEHWERERT)




Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez