0
Publicado el 21 Marzo, 2016 por ACN en Mundo
 
 

Benjamin Rhodes: La persistencia del bloqueo limita comercio entre Cuba y EE.UU.

El funcionario aseguró que todo cambio para flexibilizar el bloqueo necesita de una exhaustiva revisión jurídica, por lo que demoran tanto tiempo y se realizan en grupo. Si nos vamos más allá de la Ley vigente, podrían impugnar judicialmente nuestras políticas

benjamin_rhodesJorge Legañoa Alonso

Mientras continúe el embargo en pie –el bloqueo contra Cuba– habrá limitaciones a las actividades comerciales entre ambos países, aseguró en conversación con la prensa cubana Benjamin Rhodes, viceasesor de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama.

A una pregunta de la Agencia Cubana de Noticias sobre si su gobierno piensa tomar alguna acción ejecutiva para permitir la exportación de productos cubanos a su país o la venta allí, fue enfático en señalar que mientras se mantengan las leyes que codifican el bloqueo, persistirán las limitaciones para sostener una relación comercial normal.

Justamente uno de esos productos cubanos que pudiera ser utilizado por los ciudadanos estadounidenses es el Heberprot-P, el único medicamento a nivel mundial para el tratamiento de las úlceras del pie diabético, que evita tener que amputarle un miembro a la persona enferma y que ha beneficiado a más de 200 mil personas en 30 países en los últimos años.

Los elementos más difíciles de cambiar en cuanto al embargo están relacionados justamente con el comercio y las importaciones y exportaciones, precisó el funcionario norteamericano, aunque no descartó evaluar puntualmente algunas áreas como la que posibilitaría el uso del Heberprot-P.

Aseguró que todo cambio para flexibilizar el bloqueo necesita de una exhaustiva revisión jurídica, por lo que demoran tanto tiempo y se realizan en grupo.

Si nos vamos más allá de la Ley vigente, podrían impugnar judicialmente nuestras políticas, acotó.

Debo ser muy claro al respecto: el embargo debe levantarse, instamos al Congreso a que lo haga, y uno de los motivos por lo que invitamos a tantos miembros del Capitolio a Cuba en esta visita de Obama es que estamos buscando aumentar el apoyo a nuestra propuesta, comentó.

Respecto al último paquete de medidas que aprobó la semana pasada la administración Obama y que incluyó la autorización del uso del dólar a Cuba en sus transacciones internacionales, explicó que ahora ellos tienen que realizar reuniones con los bancos para que entiendan que están permitidas estas transacciones y que no van enfrentar ningún tipo de penalidad si las realizan.

Recalcó que su gobierno se ha comprometido a realizar ese diálogo con los bancos norteamericanos para que asuman los cambios, lo que permitirá que Cuba elimine el gravamen del 10 por ciento que hoy aplica al dólar estadounidense a su entrada a la Isla, como ha anunciado.

Sobre la posibilidad de que Cuba y la nación norteña conversen en fecha cercana sobre la demanda de devolución del territorio que ocupa ilegalmente la Base Naval en Guantánamo, acotó que ese tema salió a colación en la reunión bilateral entre los presidentes y que el proceso hacia la normalización de relaciones permitirá discutir aspectos en los que están en desacuerdo, como Guantánamo.

Entendemos cuán fuerte es el sentimiento del gobierno y el pueblo cubanos al respecto y prevemos que va a ser un tema permanente, reconoció.

Puntualizó que en la actualidad la Casa Blanca está enfocada en cerrar la cárcel que mantiene en la Base norteamericana en el oriente cubano desde hace más de una década.

En cuanto a la agenda bilateral en materia de salud y ciencias que adelantó hoy el presidente Obama en su diálogo con empresarios de las dos naciones, Rhodes reconoció que ha habido avances y los ministerios de salud de Cuba y EE.UU están trabajando para alcanzar un acuerdo de cooperación en temas como el cáncer y otras enfermedades trasmitidas por los mosquitos, como el Zika y Dengue.

Comentó que dada la gran experiencia médica antillana hay un potencial enorme de colaboración entre los gobiernos y no descartó trabajar conjuntamente en otros países, como se hizo en el enfrentamiento a la epidemia de Ébola en África Occidental.

Tras 15 meses en el camino hacia una relación diferente, el cercano asesor de Obama, consideró que el aumento creciente de viajeros a Cuba y la presencia de empresas estadounidenses en la mayor de las Antillas, serán factores importantes que impedirán dar marcha atrás en el cambio de la política estadounidense hacia Cuba.

Sería muy difícil que un político norteamericano le diga a los ciudadanos estadounidenses que no puede hacer esto o aquello, menos cuando lleguemos a los 110 vuelos regulares y miles de estadounidenses estén viniendo, recalcó.

Otro de los temas de la conversación exclusiva de Rhodes con la prensa cubana, por más de 30 minutos, fue la Ley de Ajuste Cubano que, enfatizó, la administración Obama no tiene planeado hacerle cambios, pues según dijo la heredó, aunque reconoció que si hubiera sido preparada hoy en día se hubiese diseñado de forma distinta.

Igualmente declaró que los dos gobiernos han dialogado sobre el tema de las compensaciones económicas y el reclamo de propiedades nacionalizadas al triunfo de la Revolución, sobre lo cual consideró que hay fórmulas que funcionan para solucionar ese tema, aunque tengamos diferencias políticas.

Concluyó que es muy optimista en cuanto al nuevo capítulo de las relaciones entre La Habana y Washington, porque “aún con las enormes diferencias que no se van a resolver de un día a otro, la gente y las personas en ambos países, con una mayoría significativa, quieren estos nuevos vínculos”.

Como alguien que ha tratado mucho con el gobierno cubano desde el 2013 aseguró que en los inicios había poca base para un entendimiento, diferencias sobre la historia, pero encontrar áreas comunes de interés ayudaron en el camino.

Hace dos años nadie hubiera imaginado que el presidente Obama vendría a La Habana o que empresas norteamericanas establecieran negocios en Cuba, las cosas sí pueden cambiar, y ese es el objetivo del viaje del presidente Obama, continuar acelerando el proceso, reflexionó.


ACN

 
ACN