0
Publicado el 10 Marzo, 2016 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Bolivia: Esta guerra tiene muchas batallas

El embajador boliviano, Palmiro Soria, precisa que el resultado del referendo no puede ser entendido como un no al proceso de cambios en su país
Compartir

1- Palmiro Osoria, embajador de Bolivia, profundizó en lo acontecido alrededor del reciente referendo efectuado en su país. (JORGE LUIS SÁNCHEZ)

Por ARSENIO RODRÍGUEZ

Palmiro Osoria, embajador del Estado Plurinacional de Bolivia interrumpe sus labores cotidianas y reflexiona acerca de los resultados del referendo efectuado en su país, donde ganó el NO, por estrecho margen, impidiendo la sustitución de un artículo de la Constitución nacional que permitiría al presidente Evo Morales y su vicepresidente ser candidatos en las elecciones generales de 2019.

“Lo primero que se debe comprender es que esto fue un referendo para constatar si el pueblo boliviano autorizaba al presidente Evo Morales a reelegirse por un período, a modificar, parcialmente, un artículo de la Constitución política del Estado. La gente, mayoritariamente, con el 51 por ciento decidió que no era de su preferencia modificarla. Solamente eso. Nada más ha sucedido y, obviamente, ese 51 por ciento de los votos por el NO, no puede ser entendido como un voto de rechazo al proceso de cambios.

No puede ser entendido como un voto de oposición. Sencillamente, ese voto lo que significa es que la gente, por razones que podríamos analizar, no desea, o prefiere, que el Presidente descanse un tiempo y después vuelva a reelegirse.

“Antes, las veces que se modificó la Constitución en el país, se hizo solo en el escenario del Parlamento, o en un encuentro con un equipo de notables; en la lógica del presidente Evo Morales, en nuestro proceso, es un deber consultarle al país.

“Entonces, sí creo que no estuvimos preparados para manejar, para ripostar rápida y adecuadamente la manipulación mediática, la guerra sucia, la campaña por las redes sociales. Es decir, hubo debilidades de nuestro equipo de campaña, los izquierdistas estamos acostumbrados a pelear muy limpio. También sucede eso. No sabemos pelear sucio, es verdad. Para nosotros, lo democrático, lo profundamente democrático, es consultarle al pueblo, que sea el pueblo el sujeto de cambio, el que decida cómo deben hacerse las cosas en el país”.

Y agrega: “Lo que ha sucedido, como dijo Evo, no es grave, es apenas una batalla y esta guerra tiene muchas batallas. Las guerras contra la pobreza, contra el colonialismo, la guerra por el bienestar de la gente, por la auténtica liberación de esas ataduras coloniales, neoliberales, imperiales a la que ha sido sujeta la patria boliviana; es decir, está llena de batallas, llena, y uno no puede ganarlas todas. Ganamos la mayoría de ellas, pero en esta guerra somos absolutamente optimistas de que vamos a ganar, porque tenemos la razón y la verdad histórica, el coraje para hacerlo y el talento político, con un liderazgo extraordinario como el de Evo Morales para llegar a la victoria final, que es la felicidad del pueblo boliviano, que es el pueblo liberado de esas ataduras.

“No, no, la microeconomía, el ciudadano boliviano puede tocar en su bolsillo, en sus fuentes de trabajo permanentes y estables el bienestar que le está produciendo el proceso; estos logros son incuestionables. Nadie puede dudar eso, ni siquiera la derecha, ni siquiera la oposición, ni siquiera la oligarquía. Sencillamente estamos hablando que en el imaginario de la gente no se han podido cambiar algunas preconcepciones sobre cómo debe funcionar la democracia”.

-¿En qué momento se encuentra el proceso revolucionario?

-Hay muchas cosas por hacer. Claro que sí. Que hay cosas que profundizar, claro que sí. ¿Hay deficiencias?, por supuesto que sí. Que hay errores, por supuesto que sí. Los procesos son hechos por seres humanos. No existe un ser humano que no cometa un error en su vida cotidiana, en su gestión, en su trabajo o en su condición de estadista. Es decir, la vida es lo suficientemente rica y amplia como para mostrar todo. En todo caso, debo destacar la reacción de nuestro Presidente y su estilo de liderazgo y trabajo; se está reuniendo ahora con las organizaciones sociales.

“La verdad es que todos sabemos que Evo es el mejor Presidente que ha tenido Bolivia en todos los tiempos y lo repito, el mejor Presidente que ha tenido Bolivia en todos los tiempos, amén de que es un hombre humilde, cuyo talento extraordinario no ha sido cultivado en ninguna universidad, se ha desarrollado en las luchas sociales, en el compromiso con su pueblo, en la sabiduría popular”.

-¿Cuáles son las perspectivas del proceso de cambios revolucionarios y del MAS de aquí en delante y en las elecciones generales del 2019?

-Te puedo decir que el proceso boliviano goza de buena salud, El que piense que este es el principio del fin está muy equivocado. Es una sensación térmica que quieren generar los medios de comunicación que responden a los intereses del imperio. Quieren que todos pensemos que algo anda mal en Bolivia, que Evo no pudo imponer su reelección, o algo así. Y la realidad va por otro lado, no.

Lo que ha sucedido, como dijo el presidente Evo tras conocerse los resultados de la votación, no es grave, es apenas una batalla y esta guerra tiene muchas batallas. (blogs.ft.com)

-¿Existe la posibilidad constitucional de volverse a plantear el mismo referendo?

-No existe ninguna prohibición, pero eso no está en debate, ni en discusión. Ahorita, ¿qué se va a hacer para 2019?, no está en discusión, pero lo que te puedo decir es que va a ganar el MAS en 2019, te puedo garantizar que Evo Morales nos va a conducir al éxito.

-¿Con otro candidato?

-Con otro candidato o como sea.

-¿Pero el MAS se mantiene?

-El MAS se mantiene. Es decir, tendríamos que ser muy tontos y muy inútiles para que todo este excelente trabajo hecho, de cambios, de transformaciones realmente revolucionarias, se pierda. Es evidente que está la mano peluda del imperio, que han estado dándole información de inteligencia a la oposición y asesoramiento para montar escándalos. Le tienen tanto temor a Evo Morales, por el tamaño de su liderazgo, superior al de todos los opositores juntos. Y la única manera que han encontrado de intentar ganarle al pueblo boliviano es tratando de destruir el enorme, el extraordinario prestigio de Evo Morales, dañar su imagen.

“Creo que esta evaluación que está haciendo nuestro Presidente, que hacen las organizaciones sociales, va a generar resultados altamente positivos para enmendar errores si los hay, rectificar lo que haya que rectificar y cambiar todo lo que haya que cambiar, que es un principio revolucionario.

“Obviamente tenemos cosas que modificar; hay todavía elementos del colonialismo, del neocolonialismo republicano en las esferas estatales, en la lógica, en el funcionamiento, en la burocracia. Incorporar nuevas ideas, esta innovación política extraordinaria que hicieron Evo y los principales líderes bolivianos, de lo plurinacional, de rescatar lo indígena, de la lógica de vivir bien, de construir un país basado y fundado en nuestras raíces, en los principales valores éticos y morales.

“No se gana un referendo, pero se mantiene el Poder del MAS en el Parlamento, se mantiene el proyecto político de aquí al 19 y se parte ahora del análisis, de la autocrítica de las cosas que pudieron haberse hecho mal para evitar que se repitan. Pero además, juntos, para contribuir también a la liberación y al bienestar de otros pueblos de América Latina, y siempre vamos a estar juntos con el hermano pueblo cubano, queridísimo, entrañable hermano, con el cual compartimos la misma trinchera de lucha, parecidas angustias y los mismos deseos de bienestar para nuestros pueblos.

“Y, por supuesto, avanzar y profundizar en el proceso. No tenemos otra alternativa en Bolivia que no sea avanzar y profundizar”.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital