0
Publicado el 1 Marzo, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

España: Izquierda Unida pide al PSOE proyecto coherente de gobierno

Una coalición entre el PSOE, Podemos, Compromís e IU tendría "mejores mimbres" que la de Sánchez con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, porque sumarían en conjunto 161 votos
Compartir
Pedro Sánchez se enfrenta hoy al debate de investidura con la certidumbre de que carece de los apoyos necesarios para ser nombrado presidente del Gobierno (Foto: elconfidencial.com)

Pedro Sánchez se enfrenta hoy al debate de investidura con la certidumbre de que carece de los apoyos necesarios para ser nombrado presidente del Gobierno (Foto: elconfidencial.com)

Madrid, 1 mar.- El diputado de Izquierda Unida (IU) Alberto Garzón exigió hoy al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) la búsqueda de un proyecto coherente de gobierno con Podemos, Compromís y su agrupación.

Garzón pidió al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, retomar las negociaciones con IU y las otras tres formaciones progresistas, tras el previsible fracaso de su sesión de investidura como presidente del Gobierno español, que comenzará este martes.

El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados dijo estar dispuesto a retomar su papel de mediador de ese encuentro a cuatro bandas, interrumpido por Podemos luego de la decisión de Sánchez de firmar un pacto con Ciudadanos (C’s, centroderecha).

En declaraciones a varios medios de prensa, insistió en que el único proyecto razonable es ese, lo cual, apuntó, obliga a los socialistas a girar a la izquierda y abandonar su alianza con la nueva derecha, como el propio Sánchez definió a C’s durante la campaña electoral.

Todavía hay margen para negociar un ejecutivo de resistencia a los recortes y que haga políticas a favor de la mayoría social, precisó el dirigente, tras advertir que la última palabra la tiene el PSOE para optar por unos u otros aliados.

A su juicio, una coalición entre el PSOE, Podemos, Compromís e IU tendría “mejores mimbres” que la de Sánchez con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, porque sumarían en conjunto 161 votos, en alusión a la cantidad de escaños de las cuatro fuerzas.

Con el documento con C’s bajo el brazo y el sí casi seguro de Coalición Canarias, el candidato al Palacio de la Moncloa (sede gubernamental) apenas garantiza el apoyo de 131 diputados, es decir, los 90 de su partido, los 40 de C’s y uno de la agrupación nacionalista.

Para ser designado jefe del Ejecutivo, el político socialista necesita en la primera votación de mañana mayoría absoluta, fijada en 176 bancas de la Cámara baja, algo que no garantiza su asociación con Rivera.

En una eventual segunda ronda, programada para el próximo viernes, requeriría mayoría simple, es decir más votos a favor que en contra.

Tanto el conservador Partido Popular, del presidente del gobierno saliente Mariano Rajoy, con 123 escaños en el Congreso, como la formación emergente Podemos (69), adelantaron, por razones diferentes, que votarán en contra de Sánchez.

Solo la abstención de uno de los dos permitiría al secretario general del PSOE acceder a la Moncloa.

Pedro Sánchez, enfrenta debate de investidura sin apoyos necesarios

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, se enfrenta hoy al debate de investidura con la certidumbre de que carece de los apoyos necesarios para ser nombrado presidente del Gobierno.

Casi dos meses y medio después de las elecciones generales que dejaron el parlamento más fragmentado en tres décadas, Sánchez afrontará este martes la primera jornada de investidura con el solitario respaldo de Ciudadanos (C’s, centroderecha).

Un sostén, de momento, insuficiente para sus aspiraciones de llegar al Palacio de la Moncloa (sede gubernamental) e impedir que el jefe del Ejecutivo en funciones y del conservador Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, se perpetúe en el poder.

El secretario general de los socialistas subió a la tribuna del Congreso de los Diputados para defender su acuerdo con C’s para un gobierno “reformista y de progreso”, y tratar de atraer a ese proyecto a las fuerzas de izquierda, que rechazaron su alianza con la derecha.

Con el pacto de Ciudadanos bajo el brazo y el sí casi seguro de Coalición Canarias, el candidato a la Moncloa apenas garantiza el apoyo de 131 diputados, es decir, los 90 de su partido, los 40 de C’s y uno de la agrupación nacionalista.

Para ser investido gobernante en la primera vuelta, prevista para mañana, el máximo dirigente de la centenaria organización requiere la mayoría absoluta de la Cámara baja, establecida en 176 de los 350 miembros del cuerpo legislativo.

En la segunda votación del próximo viernes, está obligado a lograr el también poco probable acompañamiento, o la abstención, de las agrupaciones Podemos, Izquierda Unida (IU) y Compromís, que juntas suman 71 escaños en el Congreso.

Para esa segunda vuelta, Sánchez apenas necesita conseguir mayoría simple (más votos a favor que en contra), pero la negativa de esos tres partidos conduce a una investidura fallida.

Aunque con escaso éxito, el líder del PSOE hizo ayer un último intento para evitar su fracaso con una nueva propuesta a IU, Podemos y Compromís, confluencia territorial de esta última en Valencia.

Sin embargo, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, opinó que la sorpresiva oferta de Sánchez no era seria, al tratarse de un “corta y pega” del acuerdo sellado hace seis días con su par de Ciudadanos, Albert Rivera.

Iglesias denunció que el documento remitido por los socialistas a las formaciones progresistas escondía “las medidas más vergonzosas” pactadas con Rivera, considerado afín al PP de Rajoy.

Pese a resaltar que la propuesta es incompatible con su proyecto a favor de la mayoría social, el portavoz de ese partido emergente en el Congreso, Iñigo Errejón, avisó que hay vida más allá de esta semana para constituir un verdadero gobierno de cambio y plural.

Aludió al plazo constitucional de dos meses que comenzará a correr a partir de mañana para la disolución automática del Congreso y el Senado y la convocatoria de nuevas elecciones, una situación inédita en España. (PL)

 

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina