0
Publicado el 9 Marzo, 2016 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

Sahara Occidental: Determinados a ser independientes

Compartir

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Descrito como una amplia planicie de arenas finas y muy calientes, el desierto del Sahara es asimilado por la mayoría de la gente como un lugar donde ocurren historias sin demasiado asidero con la realidad actual. Esa es una percepción equivocada, nacida de la cinematografía gringa que se ha encargado de ensalzar episodios de conquistas de ejércitos “civilizados” contra tribus “bárbaras” que a la larga terminan por plegarse a la ideología llegada desde fuera.

Hoy en día todavía el Sahara Occidental vive y lucha. Un pueblo indómito que ha tomado su nombre de la misma tierra que lo cobija y a la cual se niega a renunciar. Se trata de los saharauis. La fortaleza data de sus orígenes como nación porque desde pequeñitos se les enseña a soportar el cansancio, el hambre, o la sed, dispuestos a dejarlo todo en el camino si la recompensa llevara el sello de la dignidad.

Los primeros habitantes de esa parte del desierto tuvieron que hacer frente a los grupos bereberes y árabes en el siglo VIII. Tras la guerra de África en 1860, España logró el reconocimiento de la línea costera saharaui, en una extensión del desierto de Río de Oro. En 1920, la colonia se constituyó en un protectorado hasta llegar a convertirse en una provincia de España.

Historia complicada y a la vez sencilla

La década de los 60 del siglo XX fue época de revoluciones, por intermedio de la lucha armada; antiguas colonias se levantaron en naciones nuevas. La visión del pueblo saharaui fue similar a la de sus compatriotas africanos. Crearon el Frente POLISARIO como un movimiento político y militar rebelde convencido de que la autodeterminación es posible. Esa fuerza política es la sucesora del Movimiento para la Liberación del Sahara, dirigido por el líder nacionalista, Bassiri, quien desapareció a manos de la Policía española en una manifestación durante la dictadura de Franco.

El POLISARIO se fundó el 6 de agosto de 1973 con el propósito de alcanzar la independencia. El día 20 de ese mes, las arenas del desierto vieron a un grupo de 17 hombres vestidos de negro de pies a cabeza, atacar, con solo cinco armas, un punto militar español en una primera acción de la guerra de guerrillas.

Las victorias sucesivas del grupo rebelde condujeron a la retirada de la exmetrópolis, comprometida a realizar un referendo a favor de la soberanía. Sin embargo, la corona española pactó en secreto, en noviembre de 1975, con Marruecos y Mauritania. España sustituye así un ropaje colonial por otro. Los saharauis denunciaron la traición que violó una resolución del Tribunal Penal Internacional. Poco importó la oposición de sus habitantes: el Sahara Occidental fue invadido otra vez.

El Sahara Occidental, por justas reivindicaciones con su guía política al frente. (www.futurosharaui.com)

El Sahara Occidental, por justas reivindicaciones con su guía política al frente. (www.futurosharaui.com)

Paradójicamente, seis meses antes de ese trágico suceso, el 12 de mayo de 1975 la misión visitadora de la ONU había reconocido al movimiento como la única fuerza política dominante en el territorio. O sea, ni Madrid ni Rabat, solo el POLISARIO es el único y legítimo representante. A pesar de la imposición de otro poder foráneo, el 27 de febrero de 1976, un día después de la retirada de España del Sahara Occidental se proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El enemigo se vio precisado a cambiar de táctica, de modo que a partir de 1981 Marruecos sustituye en apariencia lo militar por lo civil al construir una serie de seis muros en el desierto, con una longitud de más de 2 600 kilómetros, sembrados de millones de minas. Esto no constituyó óbice a la resistencia popular. Pero la zona sería dividida en dos partes: el POLISARIO pasó a controlar la parte oriental del territorio al otro lado de los muros. La ciudad de El Aaiún está actualmente ocupada por las tropas marroquíes, mientras que la capital provisional de la república es Bir Lehlu.

La RASD está situada en la costa atlántica del noroeste africano frente a las islas Canarias. Su superficie es de 286 000 kilómetros cuadrados. Su capital es El Aaiún. Limita al norte con Marruecos. En el extremo nordeste se encuentra la frontera con Argelia. Al este y al sur, comparte tierras con Mauritania.

Como se aprecia está casi totalmente rodeada de hostilidad, pero ese pueblo valeroso ha multiplicado su resistencia. Los saharauis son admirados en el mundo entero, tanto que, gracias no solo a su fuerza interna, sino también a la solidaridad internacional, se produce un acuerdo de alto el fuego, en septiembre de 1991. A la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO) se le encargó velar por “la paz” para preparar dicha consulta, cuya celebración se previó en enero de 1992. Desgraciadamente a estas alturas aún no se ha celebrado. Las innumerables y constantes trabas que pone Marruecos a la aplicación del plan de la ONU y la sistemática y deliberada vulneración de los derechos humanos en la parte ocupada, obstaculizan la celebración del referéndum. Se han celebrado reuniones entre el POLISARIO y Marruecos bajo los auspicios internacionales, sin avances. El Frente se niega a aceptar ninguna otra solución que no sea la independencia.

¿Cómo se gobiernan?

Los camellos son el transporte por excelencia. (www.futurosharaui.com)

Los camellos son el transporte por excelencia. (www.futurosharaui.com)

La mitad del pueblo saharaui vive en campos de refugiados construidos en mitad del desierto; 180 000 personas aguardan en el sur de Argelia. Su cultura es árabe, con fuerte influencia española y sus lenguas oficiales son el árabe y el español. La República Saharaui es el único país árabe en el que se habla castellano. El resto sigue en su territorio original aunque bajo la ocupación marroquí.

La ONU considera el Sahara Occidental como el mayor territorio del planeta que todavía sigue colonizado. No obstante esta peculiaridad dolorosa, la RASD está muy bien organizada. Su poder está conformado por tres instancias: el ejecutivo con un presidente y 18 ministerios del Gobierno; el legislativo estructurado por un Parlamento de 53 miembros y un poder judicial que aplica una mezcla de derecho occidental con uno islámico.

Las elecciones al Parlamento son universales para los mayores de 18 años de edad, quienes han reconocido en el secretario general del POLISARIO, Mohamed Abdelaziz, también a su presidente. Desde este tipo de gobierno se imparte democracia, la cual emana tanto de las raíces históricas de los consejos tribales como de la organización partidista. La República Árabe Saharaui Democrática es miembro fundador de la Unión Africana. Ha sido reconocida como Estado soberano por 84 países.

Los saharauis aun con esos logros viven arduamente, sin embargo en los campamentos existe un orden encomiable, donde las tareas sociales son de las primordiales. Se tiende a la emancipación de la mujer y su participación en la nueva sociedad; se vela por la protección de los minusválidos y de los ancianos; existe el derecho a asistencia social. El Estado garantiza la protección y la seguridad del ciudadano, la enseñanza y sanidad son obligatorias y gratuitas. Y por último se defiende el derecho y el deber del trabajo. A ese desarrollo exitoso ha contribuido Cuba, pues muchos jóvenes saharauis se han graduado de maestros y médicos en la Isla. Una generación de dirigentes se ha nutrido de vivencias cubanas.

Buena parte de los saharauis sobreviven, desde décadas, gracias a ayudas externas. No por ello se cruzan de brazos, pues en los asentamientos se estableció una propiedad comunal de los medios de producción, y del ganado y las aves, y todo tipo de artesanía, entre otras actividades. Sobresalen por ser gentes trabajadoras.

Subsuelo codiciado por el capital extranjero

La futura economía de la RASD, una vez recuperados los territorios, está asegurada, a pesar de que expertos en el tema advierten sobre una probable incapacidad de adaptación de una economía comunitaria de subsistencia a otra mixta. Estos son obstáculos ciertos, lo cual no impide que los líderes del POLISARIO contemplen eventuales planes en esferas hasta ahora sin posibilidades de realización debido al dominio extranjero.

El Sahara Occidental es hogar de inmensas reservas de fosfato, de aguas ricas para la pesca y de potenciales depósitos de petróleo. Como Marruecos mantiene el control de facto de los centros económicos de la zona, se beneficia de la extracción de estas bondades naturales. En cualquier caso la potencia administradora de un territorio es responsable de asegurar que cualquier beneficio obtenido en su colonia deba favorecer directamente a los habitantes bajo su control. Es decir, mientras que el dominio sea reconocido por la comunidad internacional, un país no puede explotar los recursos naturales de un territorio ocupado sin el consentimiento de los pueblos y sin invertir sus frutos en el propio territorio.

El POLISARIO prevé para la RASD una industrialización avanzada, por la explotación de las minas de fosfato (componente crítico en los fertilizantes producidos en masa), que sobresalen de entre las mayores reservas mundiales, en el área de Bou Craa, la cual aporta el 10 por ciento de la producción total de fosfato de Marruecos. También se ha contemplado la explotación de hierro, así como minerales radioactivos. Y algo esencial: se habla incluso de posibles explotaciones petrolíferas en las cercanías de El Aaiún.

Otra perspectiva de desarrollo se asienta en la explotación del banco pesquero sahariano, uno de los más abundantes de que se tenga noticia. Barcos europeos han sido observados pescando en las zonas del Sahara Occidental, lo cual es ilegal según el derecho internacional. El Parlamento del Viejo Continente ha defendido sus actividades económicas allí, citando un Tratado de Libre Comercio de 2007 entre Marruecos y la Unión Europea.

(wikipedia.org)

(wikipedia.org)

El pueblo saharaui es tenaz. Eso ha condicionado que, por ejemplo, al cierre de 2015, y como resultado de esa lucha, el Tribunal General de la UE, confirmó lo que en 2004 dijo el asesor jurídico de ONU, Hans Corell, sobre los recursos naturales de un territorio no autónomo y pendiente de descolonización como es el Sahara Occidental. Corell considera que el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos debe delimitar las aguas jurisdiccionales del Sahara Occidental y sus riquezas sumergidas.

Cualquier explotación o actividad sin el consentimiento del pueblo saharaui, viola de forma clara el derecho internacional, de ahí que el Tribunal europeo determinó que Marruecos no es dueño por la falta de definición del estatus jurídico. El pueblo saharaui, a través de su representante legítimo: el Frente POLISARIO, ha ganado así una importante batalla jurídica. Su pueblo será independientes cuando pueda gestionar sus recursos naturales.


Raúl envía mensaje de felicitación al Presidente Mohamed Abdelaziz

En ocasión de la celebración del Cuadragésimo Aniversario de la Proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el Presidente saharaui, Mohamed Abdelaziz, recibió un mensaje de felicitación enviado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, Raúl Castro Ruz.

La misiva, entregada por el Embajador de Cuba, Raúl Barzaga Navas, ratifica la voluntad de seguir fortaleciendo los lazos fraternales de solidaridad y cooperación que unen a nuestros pueblos y gobiernos.

Con motivo de la importante conmemoración el Embajador cubano realizó entrega, además, de un mensaje de felicitación dirigido al Ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Salem Uld Salek refrendado por el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla.


 

Compartir

María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda