0
Publicado el 27 Abril, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Evo Morales en Ecuador: Compartimos lo poco que tenemos

Foto: ABI

Foto: ABI

Quito, 27 abr (PL) El presidente de Bolivia, Evo Morales, resaltó hoy el valor de la solidaridad entre los pueblos en casos de tragedias como la provocada por el terremoto del 16 de abril pasado en la costa noroccidental de Ecuador.

 

Somos pueblos hermanos, nos acompañamos, y tratamos de compartir lo poco que tenemos, aseguró a la prensa el mandatario boliviano, poco antes de partir de regreso a su país desde la ciudad ecuatoriana de Manta, adonde llegó este martes con ayuda humanitaria para los damnificados por el sismo de 7,8 grados en la escala de Richter.

 

Tras apuntar que fue delegado por el pueblo boliviano para visitar y acompañar a los ecuatorianos en estos momentos difíciles, el líder indígena recalcó que “siempre tratamos de acompañarnos cuando se presenta esta clase de problemas climáticos”.

 

Ojalá en el futuro nunca más vuelvan esta clase de problemas, agregó Morales, quien durante su estancia de poco más de tres horas en suelo ecuatoriano tuvo tiempo para recorrer, en compañía del presidente de Ecuador, Rafael Correa, algunas de las zonas afectadas por el movimiento telúrico.

 

Correa, por su parte, agradeció la ayuda enviada por Bolivia, que además de las 93 toneladas traídas este miércoles por Morales, envió con anterioridad otros tres cargamentos y un equipo de 140 rescatistas.

 

Lo que ha hecho Bolivia es increíble, aseveró el gobernante, quien aseguró a su homólogo de la nación altiplánica que los ecuatorianos sabrán salir adelante con la ayuda de los pueblos de la región y del mundo.

 

En todo caso, estas pruebas tan duras las vamos a superar, pero la carga se hace más ligera cuando pueblos hermanos nos ayudan a cargarla, añadió Correa, tras destacar el ejemplo de dignidad y de gobierno dado por Morales, quien ha logrado sacar adelante, dijo, a una Bolivia que era saqueada por los cuatro costados.

 

Según datos oficiales, el terremoto del 16 de abril pasado dejó hasta el momento 659 muertos, 40 desaparecidos y casi 30 mil personas sin hogar en Manta, Portoviejo, Pedernales, Muisne, Canoa, Jama y otras localidades costeras.

 

El mandatario ecuatoriano consideró que aunque las pérdidas han sido dolorosísimas, estas pudieron ser mayores dada la intensidad del sismo.

 

La hora, el día en que ocurrió impidió que la desgracia sea mayor porque en la costa, un sábado a las 7 de la noche la gente está fuera de la casa y los edificios públicos no funcionan, comentó Correa, quien le informó a Morales que la víspera el desbordamiento de un río en la zona central andina de Ecuador dejó al menos cuatro muertos y cuatro desaparecidos.

 

Parece que la Pachamama (Madre Tierra) está poniendo a prueba a la nación ecuatoriana. De qué fibra estamos hechos, expresó el jefe de Estado.


Prensa Latina

 
Prensa Latina