0
Publicado el 19 Abril, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Rescate de sobrevivientes, prioridad en Ecuador

Ninguna cifra es fija aún, pues faltan escombros por remover en la devastada costa noroccidental ecuatoriana, donde muchos guardan la esperanza de encontrar a sus seres queridos
El jefe de Estado recorrió las calles y dialogó con los damnificados de los cantones más críticos: Portoviejo y Pedernales, donde se localizó el epicentro del terremoto

El jefe de Estado recorrió las calles y dialogó con los damnificados de los cantones más críticos: Portoviejo y Pedernales, donde se localizó el epicentro del terremoto (Foto: ecuavisa.com)

Quito, 19 abr.- Expertos de nueve naciones trabajan hoy en Ecuador con la esperanza de hallar más sobrevivientes entre los escombros y curar a los heridos ocasionados por uno de los peores terremotos de la historia de este país suramericano.

Médicos cubanos prestan ayuda en región de Ecuador afectada por sismo

Las labores de rescate y búsqueda de personas constituye la prioridad establecida por el gobierno desde la noche del pasado 16 de abril, cuando un sismo de 7,8 grados de magnitud dejó un saldo de 413 víctimas mortales y más de dos mil heridos.

Ninguna cifra es fija aún; pues faltan escombros por remover en la devastada costa noroccidental ecuatoriana, donde muchos guardan la esperanza de encontrar a sus seres queridos.

Ante la gravedad del sismo, el Ejecutivo decretó el estado de excepción para precautelar el orden público y activó los fondos contingentes con el objetivo de apoyar labores de reconstrucción.

El Gobierno Nacional autorizó la víspera al Ministerio de Finanzas un desembolso de 160 millones de dólares para atender los daños causados por el terremoto, fondo proveniente de un presupuesto de 600 millones de dólares que tiene el país para los casos de contingencia.

Durante un gabinete ampliado en el Palacio de Carondelet, el Ejecutivo también decidió transferir 43 millones de dólares a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) de Manabí, para ayudarles a conseguir recursos con los que afrontar la emergencia.

Presidente Correa con familiares de víctimas

(noticiasrcn.com)

Esta fue la provincia más afectada por el movimiento telúrico que al decir del presidente de la República, Rafael Correa, deviene la peor tragedia de la historia del país en los últimos 67 años.

Según el mandatario, la reconstrucción de las zonas afectadas llevará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares.

El jefe de Estado recorrió las calles y dialogó con los damnificados de los cantones más críticos: Portoviejo y Pedernales, donde se localizó el epicentro del terremoto.

Correa aseguró a la prensa que estos poblados necesitan ser reconstruidos, así como el barrio de Tarqui en Manta, y las poblaciones manabitas de Canoa y Jama.

La Secretaría Nacional de Riesgos reportó 640 personas albergadas, 805 edificaciones destruidas, 608 afectadas y además 119 escuelas.

Por su parte, la Cruz Roja Ecuatoriana estimó que la cifra de damnificados podría superar las 100 mil personas.

Junto a 609 bomberos ecuatorianos, en las labores de búsqueda y rescate participan más de 500 expertos procedentes de Venezuela, Colombia, Perú, Cuba, Bolivia, Chile, México y El Salvador.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Walter Solis, aseguró que más del 10 por ciento de la red vial estatal quedó destruida.

Por disposición del Ejecutivo, unos 10 mil efectivos de las Fuerzas Armadas y más de cuatro mil 600 policías se encuentran desplegados en las zonas de mayores daños.

Mientras en Quito y otras ciudades del país, los ecuatorianos organizan colectas de alimentos, frazadas, carpas, agua embotellada y otros artículos para enviarlos a sus compatriotas costeños afectados. Desde el terremoto del 16 de abril, los sismógrafos del Instituto Geofísico han registrado 327 réplicas con una magnitud de entre dos y seis grados en la escala abierta de Richter.

En acción el Contingente Henry Reeve

Médicos del contingente Henry Reeve enviado por Cuba para apoyar a Ecuador tras el terremoto que el sábado pasado devastó la costa noroccidental de país suramericano prestan hoy sus servicios en la ciudad de Bahía de Caráquez.

Según informó a Prensa Latina la jefa de la brigada de profesionales de la salud de la isla caribeña que labora de forma permanente en el país suramericano, María Isabel Martínez, los galenos organizaron un quirófano y el servicio de terapia intensiva en el hospital de esa localidad, que fue bastante dañado por el sismo de 7,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter.

A su vez, un grupo de paramédicos, enfermeros y especialistas en rehabilitación procedente de la isla caribeña acompaña a los rescatistas cubanos en la búsqueda de sobrevivientes, agregó.

Los integrantes del contingente Henry Reeve, con experiencia en el enfrentamiento de desastres y epidemias en Pakistán y Haití, se sumaron ayer a los más de 700 colaboradores de la salud de la isla que brindan sus servicios asistenciales de manera permanente en Ecuador desde hace más de dos años.

Al respecto, Martínez apuntó que los 200 especialistas en Medicina General Integral de ese último grupo están organizados en bloques para atender las emergencias provocadas por el terremoto.

De acuerdo con la jefa de la brigada cubana, los miembros del contingente Henry Reeve permanecerán en Ecuador el tiempo que sea necesario.

Entre la creciente y aun indeterminada cifra de víctimas mortales que dejó el poderoso movimiento telúrico (más de 400 al momento de redactar esta nota) que sacudió gran parte de Ecuador, se cuentan tres médicos cubanos que prestaban servicios en el balneario de Pedernales, y que murieron aplastados cuando el hotel donde se hospedaban se vino abajo.

Según la Secretaría Nacional de Riesgos, el terremoto registrado a las 18:56 hora local del sábado pasado derribó 805 edificaciones y afectó otras 608, además de 119 escuelas.

De su lado, la Cruz Roja Ecuatoriana estimó que la cifra de damnificados podría superar las 100 mil personas.

Para ayudar a los afectados, en Quito y otras ciudades del país se organizan colectas de alimentos, frazadas, carpas, agua embotellada y otros artículos, al tiempo que el gobierno decretó el estado de excepción para acelerar la entrega de fondos destinados a resarcir daños.

Por decisión del presidente Rafael Correa, las coordinaciones de las acciones en las diferentes zonas afectadas estarán a cargo del vicepresidente Jorge Glas y de otras altas autoridades.

El mandatario, que desde el domingo pasado recorre las ciudades y poblados devastados, advirtió, no obstante, que la reconstrucción llevará meses o quizás años, y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares.


Prensa Latina

 
Prensa Latina