0
Publicado el 29 Mayo, 2016 por Liset García Rodríguez en Mundo
 
 

Vuelo de libertad para Oscar López Rivera

Compartir
fernando-oscar-lopez

El héroe Fernando González, quien permaneció preso junto a Oscar López Rivera, destacó la altura moral y la firmeza del patriota boricua durante su encarcelamiento en prisiones de máxima seguridad en condiciones infrahumanas.

Por LISET GARCÍA

Este 29 de mayo el patriota puertorriqueño Oscar López Rivera cumple 35 años como prisionero. Estados Unidos, su carcelero, sabe que la inocencia de este hombre es total, por eso afinca su crueldad contra él. Su “gesto” en vez de aniquilarlo, multiplica su fuerza y el valor del ejemplo que ofrece al mundo.

Por eso, en reciente misiva a los asistentes a un encuentro de solidaridad con su causa, realizado en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Oscar afirmó “estoy vivito y coleando. Estoy listo para lo que venga”, señal de su resistencia, que no ha logrado ser vencida ni por los 12 años que lo mantuvieron encerrado en solitario, ni por las prolongadas distancias con la familia, en especial de la hija, a quien tuvo que ver durante años a través de un vidrio.

Sentenciado por conspiración sediciosa –casualmente el mismo delito del que encontraron culpable décadas atrás al líder y coterráneo suyo, Pedro Albizu Campos–, “con una pena de 55 años de privación de libertad que poco después y con mucha saña prolongaron a 75, por un supuesto intento de escapar de la prisión, Oscar López Rivera se ha convertido en símbolo de su pueblo para la lucha por la independencia, porque permanece con el mismo valor, y todo el coraje, ante tanto tratamiento hostil”, dijo en el encuentro que tuvo lugar el viernes último el héroe Fernando González Llort, vicepresidente del ICAP, quien estuvo cuatro años junto al boricua en la misma celda, donde compartieron “los días horribles” de aquella resentencia.

En sus palabras describió la fortaleza de sus ideas y la humilde trayectoria familiar, con la que emigró y se asentó en Chicago casi siendo un niño. Poco a poco fue naciendo el luchador por la soberanía puertorriqueña, sobre todo tras su retorno de la guerra de Vietnam, en la que participó como soldado de las tropas enemigas yanquis, y de donde volvió con una conciencia política formada.

Tras 35 años de encarcelamiento, que se cumplen este 29 de mayo, a sus 73 años de vida, el héroe recibe la calidez de su pueblo y del cubano, dos naciones que son de un pájaro las dos alas, como asegura el verso de Lola Rodríguez de Tió. Hermanas en la lucha contra el colonialismo español y la opresión estadounidense que mantiene aún la condición escandalosamente colonial de la isla de Betances y de tantos otros patriotas dignos, ahora siguen juntas en su vuelo por la liberación de Oscar.

En el mensaje del Comité de Solidaridad con Cuba, que preside Milagros Rivera, y leído en el acto por una estudiante boricua, expresa que la mayor de las Antillas ha sido factor de unión de las fuerzas independentistas y de estímulo a la batalla por la excarcelación de Oscar, como lo hizo en 1979 de otros valientes de la tierra de Puerto Rico, entre quienes estaban Rafael Cancel Miranda, Oscar Collazo, Irving Flores y Lolita Lebrón.

En su declaración exigió indulto presidencial del presidente Barack Obama, sin condiciones, para Oscar López Rivera, al tiempo que también reclamó la excarcelación de Ana Belén Montes, otra patriota borinqueña que guarda injusta prisión, por luchar a favor de Cuba, y por quien también es necesario pedir ¡Libertad Ya!

 

Compartir

Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez