1
Publicado el 8 Junio, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Alerta presidente Correa que la derecha busca reivindicar a la OEA

Sembrar dudas sobre la institucionalidad del país forma parte de una estrategia política electoral para hacerle daño a la nación y ver si le ganan las próximas elecciones
(telesur.net)

(telesur.net)

Quito, 8 jun (PL) El presidente de Ecuador, Rafael Correa, alertó hoy sobre los intentos de la derecha de reivindicar a la Organización de Estados Americanos (OEA), en detrimento de los procesos integracionistas en marcha en América Latina.

Quieren reivindicar a la OEA, aseguró el mandatario durante un encuentro con corresponsales extranjeros en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno.

En su opinión, esas serían las razones detrás de la radicalización del ataque contra los procesos de integración que tomaron fuerza en América Latina una década atrás, tras la llegada al poder de varios gobiernos progresistas.

En estos momentos hay una absurda competencia entre la OEA y organismos regionales como Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), apuntó el gobernante, quien consideró que Estados Unidos está preocupado de que la OEA, cuya sede está en Washington, “se le vaya de las manos”.

Al respecto, consideró que ese organismo debió desaparecer cuando Estados Unidos apoyó al Reino Unido durante la guerra de las Malvinas en 1982, en abierto irrespeto al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca en caso de una agresión extracontinental, o cuando al canciller de la dictadura del general chileno Augusto Pinochet se le permitió presidir una asamblea general de los 34 países miembros.

Tras recordar que hace pocos años la orientación ideológica de un gobierno no era impedimento para apoyar la integración, pues el denominador común, dijo, era el respeto a los derechos humanos y la democracia, Correa defendió que los países latinoamericanos tengan sus propios espacios para resolver sus controversias.

No se trata de estar contra alguien, sino de encontrar nuestro propio camino, no se trata de construir en base al odio, se trata de construir en base a ideales, a visiones, y obviamente, a nuestros propios y legítimos intereses, aseveró el jefe de Estado, para quien resulta absurdo, por ejemplo, que la situación venezolana tenga que ser tratada en Washington.

Advirtió, además, que la proximidad geográfica no equivale a tener proximidad cultural, histórica, de futuro, o de destino, pues de ser así, apuntó, “que hagan una alianza entre Siberia y Alaska, que están bien cerquita”.

Debemos buscar nuestros propios espacios, la derecha lo sabe, los imperios lo saben, y están tratando de evitar eso, remarcó Correa, quien señaló que los ataques contra los procesos integracionistas tienen como objetivo “tenernos desunidos, para así dominarnos”.

La OEA necesita invitación para venir a Ecuador

También el presidente Rafael Correa dudó hoy de que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) haya dicho de venir a las elecciones nacionales de Ecuador con o sin invitación, como indican sectores de oposición.

No creo que haya dicho esto (Luis) Almagro, sería una barbaridad inmensa, una falta de respeto al país, afectar la soberanía, porque la OEA para que venga debe ser invitada, comentó el mandatario durante un conversatorio con medios internacionales de prensa acreditados en el país suramericano.

Integrantes del Acuerdo Nacional por la Transparencia Electoral, compuesto por 14 organizaciones políticas de oposición, aseguraron la víspera que la OEA vendrá a los comicios de 2017 en Ecuador con invitación o sin ella, y no consideran esta postura una injerencia.

Representantes de organizaciones políticas opositoras a este gobierno como Podemos, CREO, Sociedad Patriótica y el Partido Social Cristiano, viajaron a Washington, Estados Unidos, hace unos días para solicitar a la OEA que venga a vigilar el desarrollo del proceso electoral a fin de garantizar la nitidez.

A criterio de Correa, se trata de una estrategia política electoral qué le hace daño al país pues significa retroceder décadas en la historia y dibuja a los ecuatorianos como inútiles, corruptos, necesitados del patrón para hacer bien las cosas.

Qué vergüenza que vayan a Washington en el siglo XXI a pedir: Patroncito vengan a controlarnos porque nosotros somos inútiles, qué vergüenza, exclamó.

El jefe de Estado advirtió que si alguien duda de la transparencia de las elecciones ecuatorianas habrá supervisión de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), de partidos políticos y revisión de las actas a solicitud, entre varios mecanismos.

También, insistió en que sembrar dudas sobre la institucionalidad del país forma parte de una estrategia política electoral para hacerle daño a la nación y ver si le ganan las próximas elecciones a la gobernante Alianza PAIS, movimiento político fundado y dirigido por Correa.


Prensa Latina

 
Prensa Latina