0
Publicado el 10 Junio, 2016 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Dilma propone referendo para avivar la democracia en Brasil

(telesur.net)

(telesur.net)

Si Dilma regresa a su cargo propondrá una consulta popular para convocar elecciones anticipadas y acatar la voluntad del pueblo.

La presidenta separada de su cargo en Brasil, Dilma Rousseff, invitó a realizar un referendo sobre la realización de elecciones anticipadas, en caso de que el juicio político que se está realizando en su contra no la destituya.

“Debemos consultar a la población para reconstruir el pacto constitucional que rompió el proceso de juicio político”, señaló Rousseff en una entrevista emitida por TV Brasil, el canal de televisión del Gobierno brasileño.

Un reciente sondeo mostró que más del 25 por ciento de los brasileños tienen una opinión negativa del Gobierno interino de Temer y una mayoría quiere que se realicen nuevas elecciones este año.

Mientras que una encuesta del instituto MDA/CNT revela que la aprobación del presidente interino, Michel Temer, es muy baja, debido al desmonte de programas y políticas públicas con cero de legalidad.

Analistas políticos estiman que la propuesta de la mandataria separada podría ofrecer una salida a la crisis política del país, sin embargo, las elecciones anticipadas no están contempladas en la Carta Magna brasileña.

Con la idea de las nuevas elecciones si vuelve al cargo, Rousseff influenciaría a los senadores indecisos y ganar los votos que necesita en el juicio político, afirmaron analistas.

Desde su separación de la presidencia por un lapso máximo de 180 días, Dilma ha reiterado su llamado a defender la democracia, la legalidad, la institucionalidad y el respeto a la decisión de más de 50 millones de brasileños que votaron por ella.

Dilma Rousseff fue suspendida el 12 de mayo, cuando el Senado brasileño aprobó -por 55 votos contra 22- que fuera sometida a un juicio político por presunta violación de las normas presupuestarias del país.

Para bloquear la sentencia y su destitución, la suspendida mandataria requiere 5 votos para sumar los 27 equivalentes a un tercio del Senado.

Mientras no haya un gobierno legítimo, el mundo tendrá mucha cautela con Brasil

Mientras no haya un gobierno legítimo, el mundo tendrá mucha cautela con Brasil, así funcionan las cosas, afirmó la apartada presidenta Dilma Rousseff en una entrevista exclusiva con el diario digital 247, difundida hoy aquí

Rousseff, separada temporalmente de su cargo para enfrentar un juicio político, aseveró que con Brasil muy probablemente ocurrirá lo mismo que con Paraguay, después que un golpe parlamentario depusiera al mandatario de ese país Fernando Lugo: “la relación será fría y distante”.

El día en que sea hecha una elección nacional (en Brasil) las cosas cambiarán, dijo y esclareció que no se refería a un presidente “electo” por impeachment, o por elección indirecta, sino por el pueblo.

En ese sentido Dilma enfatizó que la solución democrática para el país pasa por su regreso al cargo del cual fue separada; pero en un segundo momento -señaló- habrá que discutir la ruptura del pacto político que sustentó a Brasil desde la Constitución de 1988, así como la necesidad de establecer otro nuevo vía elecciones directas.

Dilma consideró que en las condiciones actuales resulta muy difícil sentarse en una mesa y dialogar, y recordó que antes “o Fernando Henrique con su alianza o nosotros con nuestra alianza con el centro político, teníamos cómo garantizar la sustentabilidad del país”.

Pero más recientemente surgió dentro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) una fuerza con convicciones propias, ultraliberales en la economía, conservadora en las costumbres, y con agenda propia, que imposibilita la negociación, opinó.

Al respecto se refirió al extitular de la Cámara de Diputados y peemedebista Eduardo Cunha, quien controla el 55 por ciento de los votos en esa Casa y cuya agenda se expresa en el conservadurismo del mandatario interino Michel Temer, sostuvo.

El hecho de ser presidente provisorio da algún poder a Temer. Pero las líneas generales son de Cunha, subrayó Rousseff e insistió en que en su caso, “un acuerdo con él sería rendición. Sólo acuerda con él quien renuncia a sus convicciones”, remarcó.

Interrogada respecto al déficit de 170 mil millones de reales (alrededor de 48 mil 500 millones de dólares) del cual el gobierno provisional intenta responsabilizarla, manifestó que “ellos son totalmente responsables por eso”.

Yo no estoy creando 14 mil cargos (en la administración federal) y veté los aumentos (salariales), alegó antes de recordar que su administración envió al Congreso un déficit de 96 mil millones de reales (más de 27 mil millones de USD), porque hay una caída constante de la recaudación.

En su opinión, el notable aumento deficitario aprobado obedece a la intención de tener un margen para gastar más y con eso crear las condiciones políticas para el impeachment.

Quieren controlar su base, garantizar los votos por medio del gasto público. Por eso, aumentaron el déficit, ratificó. (Con información de telesur y PL)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital