0
Publicado el 6 Junio, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

En medio de los Juegos Olímpicos etapa final del juicio a Dilma Rousseff

brasil-dilma-rousseffBrasilia, 6 jun (PL) La última etapa del juicio político contra la separada presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ocurrirá en medio de los Juegos Olímpicos, según la hoja de ruta aprobada hoy por la Comisión Procesal del Senado Federal.

Consecuencia de lo que él mismo definió como una “reflexión filosófica”, el titular del colegiado Ricardo Lira desestimó una decisión anterior suya y restituyó el programa sugerido de inicio por el relator Antonio Anastasia, que concedía 15 días para las alegaciones finales de la acusación y otros tantos para la defensa.

En la última reunión de la comisión, el jueves pasado, Lira admitió una cuestión de orden presentada por la senadora Simone Tebet, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que proponía reducir hasta cinco días el período para las presentaciones finales de las partes.

Con el cronograma de trabajo aprobado hoy (indicativo y sin fechas fatales, según Anastasia), se estima que el parecer se vote alrededor del 27 de julio en el colegiado. Un día después que esto suceda será leído ante el plenario del Senado, que dispondrá de un plazo de al menos 48 horas para discutirlo antes de someterlo a votación.

De aprobarse el relatorio en esa instancia, y siguiendo el rito del proceso de destitución seguido en 1992 contra Fernando Collor, la acusación y la defensa tendrán otros dos días para alegaciones ante el pleno senatorial.

Luego el presidente del Supremo Tribunal Federal, Ricardo Lewandowski, quien encabezará el juzgamiento en esta fase, deberá convocar en un plazo máximo de 10 días a una segunda y definitiva votación, la cual ocurrirá en medio de los Juegos Olímpicos, programados del 5 al 21 de agosto.

En el encuentro de este lunes se acordó que la próxima reunión de la Comisión Procesal de Impeachment se realice el próximo miércoles y durante la misma se escuchen a los primeros seis testimoniantes convocados por la acusación (dos) y los senadores (cuatro).

Previamente, deberán decidirse dos cuestiones consideradas básicas por el abogado defensor de Dilma, José Eduardo Cardozo: el número de decretos suplementarios que serán analizados junto a las llamadas “pedaladas fiscales”, y la apreciación de las cuentas del gobierno de Rousseff, todavía no realizadas por el tribunal correspondiente.

Ninguno de estos aspectos pueden ser pasados por alto, pues de lo contrario sería un atropello procesual y, en consecuencia, provocaría la nulidad del proceso, sostuvo esta tarde el letrado.

Cardozo refutó además a los legisladores que en distintos momentos de las sesiones del colegiado se refirieron a las intervenciones de la defensa como “chicanas” (ardid, fraude) y subrayó que esta es una expresión intolerable, por resultar injuriosa para cualquier abogado.


Prensa Latina

 
Prensa Latina