0
Publicado el 27 Junio, 2016 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Informe del Senado exculpa a Dilma de maniobras fiscales

No se encontraron pruebas de que Rousseff hubiese intervenido en los atrasos en el pago de créditos a la banca pública, que la oposición califica de maniobras fiscales y que, de acuerdo con la acusación, supondrían un crimen de responsabilidad
(telesur.net)

(telesur.net)

Un informe preparado por técnicos del Senado brasilero concluyó que no existen pruebas de que la suspendida presidenta Dilma Rousseff haya participado en las maniobras fiscales que supusieron la apertura del juicio de destitución que está siendo adelantado por la Cámara alta, informaron este lunes fuentes oficiales.

En el documento de 223 páginas, los auditores dijeron que que Rousseff fue responsable de la emisión de dos decretos de crédito sin autorización del Congreso, hubo irregularidades en la liberación de créditos sin permiso legislativo y en atrasos en pagos de subsidios de bancos públicos al Plan Cosecha, de financiamiento al sector agrícola.El escrito fue realizado sobre informes del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) y con autorización del presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski.

Sin embargo, según una nota divulgada por el Senado, no se encontraron pruebas de que Rousseff hubiese intervenido en los atrasos en el pago de créditos a la banca pública, práctica conocida como “pedaleo fiscal”, que la oposición califica de maniobras fiscales y que, de acuerdo con la acusación, supondrían un crimen de responsabilidad, lo que podría derivar en la destitución de la jefa de Estado.

Tanto el supuesto “pedaleo fiscal” como los decretos sin autorización del Congreso fueron la base para iniciar el proceso de “impeachment” (juicio político) que apartó del cargo a Rousseff.

La defensa de la suspendida mandataria afirmó que no era necesario el permiso del Congreso para dictar los cuestionados decretos. Los técnicos del Senado, en cambio, señalaron en el documento que la autorización era obligatoria. La Comisión de “Impeachment” del Senado aprobó la semana pasada un nuevo cronograma, por el cual la votación final que decidirá el futuro de Rousseff será realizada a fines de agosto.

En caso de que dos tercios de los senadores (54 votos) consideren a Rousseff culpable, ella perderá el mandato y no podrá ejercer la función pública por un plazo de ocho años. Pero en caso de ser absuelta, recuperaría el poder una vez que sea publicada la sentencia.


Redacción Digital

 
Redacción Digital