0
Publicado el 30 Julio, 2016 por Arsenio Rodríguez en Mundo
 
 

ARGENTINA: Mentiras y realidad

Desempleo y pobreza provocan airadas manifestaciones en todo el país

 

Cada vez son más los trabajadores que han sufrido en carne propia las medidas neoliberales. (Foto: La Jornada)

Cada vez son más los trabajadores que han sufrido en carne propia las medidas neoliberales. (Foto: La Jornada)

Por ARSENIO RODRÍGUEZ

Un incremento en las protestas callejeras en toda Argentina constituye el mejor termómetro para conocer cómo marchan las cosas para el Gobierno de Mauricio Macri, que se debate entre las mentiras oficiales y la realidad caracterizada por cacerolazos en rechazo a las medidas neoliberales, en especial contra el aumento de tarifas a la luz, el gas y el agua, aspectos vitales para la vida.

Todo ello acompañado con el incremento del desempleo que desde la llegada a la Casa Rosada del actual Ejecutivo ha aumentado, igual que la pobreza. Mientras la realidad golpea a los más pobres y a los nuevos pobres, las mentiras gubernamentales se mantienen, primero como parte de la campaña para llegar al poder y en la actualidad, para intentar negar la verdadera imagen del país.

Cómo entender a un mandatario que afirma a una agencia de noticias local que la “inflación está bajando y el año que viene vamos a estar debajo del 20 por ciento. La inflación es una mentira”. Pero dijo más, al referirse a sus compatriotas, que “trabaja para que los argentinos vivan mejor”, aunque de inmediato insistió en no poder revertir los ajustes económicos necesarios para acabar con una política equivocada, es decir, las medidas y acciones tomadas en el proyecto nacional que llevaron adelante los gobiernos conducidos por Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Un despacho de la agencia Prensa Latina fechado en Buenos Aires, precisaba que “a solo ocho meses de iniciada su gestión, Macri generó varios millones de nuevos pobres, más de 200 000 trabajadores perdieron sus empleos y solo en el último mes cerraron sus puertas más de 20 000 pequeñas y medianas empresas, además de caer cerca de 20 puntos el consumo”.

¿Dónde quedaron las consignas de “pobreza cero y revolución de la alegría” esgrimidas durante la campaña electoral? ¿Cuándo llegará el paraíso prometido?

Comparemos las palabras de Macri con datos de la Asociación argentina de Consumidores Libres: “La canasta básica de alimentos, bebidas y artículos de higiene personal subió como promedio en el primer semestre 23 por ciento”.

El análisis, “contempla 38 artículos de consumo masivo, que se encarecieron 3.16 por ciento en junio. Uno de los valores para un mes más altos del año, por detrás de mayo, cuando la inflación se disparó por la subida de tarifas” y concluye la Asociación que este “encarecimiento es más del doble que lo registrado en el mismo período de 2015”.

Pero volvamos a las calles de las ciudades argentinas, donde a pesar del frío, no pueden estar más calientes, ya que el pueblo cada vez se pronuncia con más fuerza en contra de las medidas gubernamentales. No obstante, las protestas que se llevan a cabo en todo el país no son tenidas en cuenta y ni siquiera se explica o se adopta alguna medida que permita aliviar la crisis que vive esta nación.

Ante esta situación aumentan las voces de diferentes sectores de la sociedad que advierten la inestabilidad social creciente provocada por el aumento de la pobreza, lo que crea un escenario de mayor conflictividad con tendencia a agravarse en lo que va de año.

Un despacho del corresponsal de Prensa Latina en Argentina alerta sobre el “reciente desfile de algunos cómplices de la última dictadura cívico-militar por las calles de Buenos Aires, y la convocatoria a la casa de Gobierno a miembros de un partido neonazi”, que son postales del pasado inmediato más sangriento del país que muestra sus intenciones por regresar.

Y eso sin contar la cada vez más violenta represión en contra de las manifestaciones, como la ocurrida en el ingenio Ledesma, en la provincia de Jujuy, donde la represión salvaje provocó más 80 heridos, que casualmente, una vez más, la prensa no reportó.

Según un periodista argentino: “como sigan así las cosas, ni la espesa cortina de humo que representa la esgrimida ‘pesada herencia’ de la gestión anterior, ni las causas agitadas mediáticamente contra exfuncionarios y en especial la ex mandataria Cristina Fernández, alcanzarán para frenar el avance de los sectores populares”.

 


Arsenio Rodríguez

 
Arsenio Rodríguez