0
Publicado el 13 Julio, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Bajo crecimiento económico genera fragilidad mundial de empleos y salarios

Incluso, las principales potencias desarrolladas y emergentes, integrantes del G20, afrontan dificultades para atender las aspiraciones de amplios sectores de su población activa
noticias.lainformacion.com

noticias.lainformacion.com

Ginebra.- La lentitud del crecimiento económico mundial, en condiciones de iniquidad, introducen mayor fragilidad para los empleos y los salarios, evaluó el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder.

Incluso, las principales potencias desarrolladas y emergentes, integrantes del G20, afrontan dificultades para atender las aspiraciones de amplios sectores de su población activa, dijo el martes el funcionario de Naciones Unidas.

En opinión del directivo, “la persistente lentitud del crecimiento, la desigualdad de los ingresos y la inseguridad en el mercado de trabajo repercuten en la demanda agregada mundial”.

Ello podría provocar en las empresas “un círculo vicioso de malas expectativas comerciales”, escasa inversión, crecimiento deficiente, e insuficiente recuperación en el mercado de trabajo, consideró el experto en una reunión del G20 en China.

A escala internacional, hay diversos problemas asociados a las tendencias demográficas, los cambios tecnológicos, la globalización, la falta de correspondencia entre la oferta y la demanda de empleo, la pobreza y la desigualdad, indicó.

Luego de la crisis financiera de 2008, también creció el número de jóvenes que no trabajan, ni estudian, ni reciben formación (los ni-nis), observó el funcionario.

Salvo algunas excepciones, el fenómeno de los ni-nis sigue sin resolverse en la mayor parte de los países del G20, aunque las tasas varían desde un 30 por ciento o más en Turquía, India y Sudáfrica hasta menos del 10 por ciento en Japón y Alemania, consideró.

“Si bien la mayoría de las economías emergentes ha logrado rebajar la incidencia a largo plazo de la informalidad entre los jóvenes, hay indicios de estancamiento (Indonesia), o incluso de cambio en esta tendencia (Argentina, Brasil, Sudáfrica)”, evaluó.

El alcance del problema continúa siendo “significativo en el caso de todas las economías emergentes, y varía desde poco más de una tercera parte de los jóvenes en Sudáfrica, hasta más del 60 por ciento en México, o incluso más en la India”, expuso el representante de la OIT.

Asimismo reconoció la adopción de nuevas medidas para promover la igualdad de las mujeres en el ámbito laboral, pero “queda mucho por hacer para llegar a la meta del G20 de reducir en un 25 por ciento las disparidades de género en la representación para 2025”, comentó.

Además, apreció mejoras en muchas naciones con respecto a las leyes y los reglamentos en materia de seguridad y salud en el trabajo (SST), normalmente con el interés explícito de mejorar la situación las pequeñas, medianas y micro empresas.

A juicio de Rider, para avanzar en el terreno económico resultan “particularmente importantes las medidas para luchar contra la pobreza de los trabajadores, poner fin a la discriminación, reducir las disparidades salariales y de condiciones de trabajo”. (PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina