0
Publicado el 7 Julio, 2016 por AFP en Mundo
 
 

Brasil: renuncia Cunha a presidencia de la Cámara

Acusado de manipular los reglamentos de la cámara en su beneficio y de haber recibido al menos cinco millones de dólares en sobornos para facilitar negocios en la red que parasitó a la estatal Petrobras durante una década, este legislador evangélico y ultraconservador que llegó a dominar la agenda política del país, bloqueó buena parte de las iniciativas del PT

 

Eduardo Cunha

BRASILIA, 7 Jul 2016 (AFP) – El diputado brasileño Eduardo Cunha  renunció entre lágrimas este jueves a la presidencia de la cámara de Diputados,  rematando una polémica gestión en la que autorizó el juicio político de Dilma  Rousseff y fue acusado de cobrar sobornos multimillonarios.

“Es público y notorio que la casa (cámara de Diputados) está acéfala, fruto  de un interinato bizarro, que no condice con lo que el país espera del nuevo  tiempo tras la suspensión de la presidenta de la República, y solo mi renuncia  podrá poner fin a esa inestabilidad”, dijo el diputado a la prensa al leer su  dimisión con ojos enrojecidos y la voz quebrada.

Arquitecto del impeachment y némesis del Partido de los Trabajadores (PT)  de Rousseff y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, Cunha dijo que se  había quedado sin margen para continuar, perseguido por abrir el proceso que  tiene a Rousseff al borde de la destitución y que amenaza con cerrar un ciclo  de 13 años de la izquierda en el poder.

Acusado de manipular los reglamentos de la cámara en su beneficio y de  haber recibido al menos cinco millones de dólares en sobornos para facilitar  negocios en la red que parasitó a la estatal Petrobras durante una década, este  legislador evangélico y ultraconservador que llegó a dominar la agenda política  del país, bloqueó buena parte de las iniciativas del PT.

Cunha condujo desde su estrado una escandalosa votación en la que se aprobó  someter a juicio a Rousseff por haber autorizado gastos sin la venia del  Congreso.

Durante una maratónica saga de tres días en abril, Cunha fue insultado  repetidamente y tratado de “gángster” por sus rivales políticos, pero sin  inmutarse logró orquestar un amplio apoyó en la votación que prácticamente  selló el destino de Rousseff.

“La historia hará justicia al coraje que tuvo la cámara de Diputados bajo  mi conducción, de abrir el proceso de impeachment que terminó con el  alejamiento de la presidenta, sacando al país del caos”, señaló antes de  retirarse sin responder preguntas.

El consejo de ética de Diputados recomendó en junio su destitución por  haber “mentido” a una comisión parlamentaria de investigación sobre sus cuentas  secretas en Suiza.

 

 


AFP