0
Publicado el 12 Julio, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Briceño, Colombia, modelo para escenario de paz

prensa-latina.cu

prensa-latina.cu

Por Adalys Pilar Mireles
Bogotá.- Situado en una zona rural de Antioquia, el municipio de Briceño es el primer territorio colombiano donde el Gobierno y las insurgentes FARC-EP sientan hoy las bases de lo que será un escenario del postconflicto.

Dicho paraje fue el escogido para iniciar un programa de desminado con participación de efectivos castrenses, guerrilleros y apoyo de expertos noruegos; iniciativa a la que se suma ahora el proyecto conjunto para sustituir progresivamente cultivos de uso ilícito por otros plantíos.

Esa segunda experiencia, que será desarrollada igualmente por el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) prevé reemplazar los sembradíos de coca por otras plantaciones de la mano de las comunidades, a fin de propiciar allí un tránsito hacia formas productivas legales.

Iniciado oficialmente la víspera, tal plan abrirá nuevas oportunidades para los pobladores de unas 10 veredas en Briceño, involucrados desde el pasado año en las faenas para erradicar minas antipersonales, explosivos improvisados y municiones sin detonar.

Los campesinos opinan, tienen esperanza, expectativas, buscan seguridad y prosperidad, comentó el comandante de las FARC-EP Pastor Alape, citado por el diario El Espectador.

Según el líder de ese movimiento, tal medida implica un cambio en la visión del combate contra la economía cocalera, la cual -desde el actual enfoque- concede prioridad a soluciones concertadas con los pueblerinos.

El paso inicial fue la conformación de un grupo integrado por representantes gubernamentales, de las FARC-EP, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, y voceros comunitarios.

A partir de este momento la idea es establecer el plan de atención inmediata a los pobladores con el objetivo de poner en práctica modalidades de desarrollo sostenible como fuentes alternativas de ingresos y descartar la llamada economía cocalera, rentable para ellos, añadió el rotativo.

La siembra de cacao -adelantó- pudiera ser una de las posibilidades.
Dicha estrategia tiene como antecedente una experiencia implementada por labriegos del departamento de Putumayo, al sur de la nación, los cuales decidieron cultivar pimienta en espacios donde antiguamente proliferaba la coca.

Las familias de campesinos comercializan ya con éxito la especia en restaurantes de varias ciudades, incluida Bogotá.
Colombia continúa siendo el principal proveedor de cocaína a nivel mundial.

En tanto las minas han ocasionado al menos 11 mil víctimas, entre muertos y heridos, dentro de un país considerado el segundo del mundo con más artefactos de ese tipo.

Paralelamente al desminado y a la eliminación voluntaria de los sembrados cocaleros, la intención es impulsar acciones de alcance social en beneficio de los lugareños.

Vamos a estar aquí de manera permanente, no sé si podremos resolver todos los problemas planteados por los ciudadanos pero la pretensión del Gobierno es la de trabajar con las comunidades para solucionar las necesidades más urgentes, para que puedan vivir de una economía lícita, insistió el ministro para el postconflicto, Rafael Pardo.

Desde 2012 empezaron en la capital cubana las pláticas entre equipos gubernamentales y de las FARC-EP con el ánimo de hallar una salida política a la larga confrontación bélica, encuentros que podrían concluir satisfactoriamente en fecha cercana a juzgar por sus progresos.

Los acuerdos de La Habana son muy importantes pero más necesaria es la implementación de los mismos, subrayó la coordinadora residente de Naciones Unidas en Colombia, Belén Sanz, tras un recorrido por Briceño.

Con esa premisa allí perfilan los pilares de lo que deberán ser los escenarios rurales luego de la firma de la paz. (PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina