0
Publicado el 15 Julio, 2016 por Arsenio Rodríguez en Mundo
 
 

CUMBRE OTAN: Verano Caliente

Siguen las provocaciones contra la Federación Rusa y aumenta el peligro de inestabilidad en Europa
El mapa, dado a conocer por varias publicaciones europeas evidencia la peligrosidad de las armas de la OTAN alrededor de Rusia. Foto de Spunitk

El mapa, dado a conocer por varias publicaciones europeas evidencia la peligrosidad de las armas de la OTAN alrededor de Rusia. Foto de Spunitk

Por ARSENIO RODRIGUEZ

El inicio del verano en Europa resultó extremadamente “caliente” y no precisamente por el Niño o  la Niña, sino por adultos que ostentan altas responsabilidades militares y que tienen en sus manos el material bélico necesario para convertir a la culta Europa, nuevamente, en escenario de una terrible confrontación mundial. Hasta el momento la batalla es mediática, pero en la vida real se mueven tropas en maniobras, se crea un escenario para atemorizar a la opinión pública, se crean batallones multinacionales que ocupan puestos y, en fin, se sigue jugando con candela.

La cumbre de la OTAN,  celebrada entre 7 y el 9 de julio, no solo es una evidente provocación a la Federación Rusa, sino que recuerda una acción agresiva tomada, desde ese mismo país, en un mes de junio, pero hace 75 años, cuando los ejércitos de la Alemania nazi invadían a la entonces Unión Soviética (URSS), acción que desangró a los pueblos que la conformaban, aunque nunca pudieron doblegarlos. Mucho ha cambiado el mundo desde entonces. Parecería que después de una terrible Segunda Guerra Mundial, que cubrió de luto a millones de hogares en todo el planeta, especialmente en Europa y sobre todo a la URSS, no pudieran existir planes bélicos que pongan en peligro la paz mundial y creen condiciones para enfrentamientos militares.

reunion-otan-varsovia   ¿Cuál era la agenda del cónclave? ¿Quiénes participaron y cuál o cuáles son los enemigos a enfrentar? Como se conoce, la Organización del Atlántico Norte (OTAN) es la única agrupación bélica con carácter mundial que existe en el planeta y que desde su creación, en 1949, ha crecido y sigue creciendo, para estar integrada en la actualidad por 28 países, que participaron a nivel de jefes de Estado o Gobierno en la reunión de Varsovia. ¿El enemigo? Rusia, por un lado, y la inestabilidad en África y Medio Oriente, por el otro, según reiteraron voceros de la organización bélica.

El que juega con candela

De hecho, se está jugando a la guerra, y el que juega con candela – eso lo saben hasta los niños más pequeños – puede quemarse. Un simple error, una reacción impensada, humana, puede provocar el desastre. Pero los planes siguen adelante y para eso se llevó a cabo la cumbre otanista, para responder, y no es broma, lo que llaman la amenaza de Rusia y por otro lado la crisis en Medio Oriente, con el llamado Estado Islámico, Siria, otros países del área y la inestabilidad que provoca la crisis migratoria que busca encontrar en Europa solución a los problemas provocados por la guerra, el hambre y el caos que provocaron dignos miembros de la OTAN.

Sobre lo primero, Polonia, Estonia, Letonia y Lituania entre otros países del Este europeo reclaman de la OTAN protección militar para evitar ser “invadidos” por el poderoso vecino y antiguo aliado, mientras que para el segundo tema de la agenda, la mayoría de las naciones de Europa occidental, igualmente ven en la OTAN el mecanismo para acabar con estas inquietudes. A esta altura uno se pregunta ¿la OTAN le pide a la OTAN que la proteja?

Este otro mapa evidencia más claramente la presencia de los países de la OTAN en las fronteras de la Federación Rusa. Foto Spunitk

Este otro mapa evidencia más claramente la presencia de los países de la OTAN en las fronteras de la Federación Rusa. Foto Spunitk

Previo a esta cumbre se realizaron, una vez más, ejercicios militares, como ya es costumbre, aunque los éxitos que se lograr en estos “juegos bélicos” no son tales en la vida real, como lo evidencia la incompetencia mostrada en la supuesta guerra contra el Estado Islámico de las potencias occidentales, por solo citar un ejemplo, aunque existen otros, donde la maquinaria bélica norteamericana tuvo “que sacar la cara” por sus socios atlantistas, quienes, una vez más se limitaron a seguir los pasos y obedecer las órdenes del alto mando yanqui.

Pero en Varsovia se tomaron decisiones que evidencian sus intenciones. Según resúmenes de prensa, los líderes de la Alianza aprobaron el despliegue de mil efectivos estadounidense en Polonia y la misma cantidad  en Lituania, Letonia y Estonia, ante “las amenazas territoriales “de Rusia. Los batallones, según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, serán “robustos, multinacionales y se desplegarán el año próximo de manera rotativa “y demuestran, precisó, “la fortaleza del lazo trasatlántico y dejan en claro que un ataque contra un aliado sería considerado una agresión contra la Alianza entera. Estados Unidos dirigirá el batallón en Polonia, Alemania en Lituania, Canadá en Letonia y Reino Unido en Estonia”, añadió Stoltenberg. Como información colateral, el todavía primer ministro británico en esos momentos, David Cameron, afirmaba que el Reino Unido no tendrá un papel menor en el mundo luego de que salga de la Unión Europea (UE)

Llama la atención de los especialistas que antes de la Cumbre el tono era agresivo, muy fuerte y después del encuentro, fue más persuasivo y, sobre todo, muy poca información fue dada a conocer a la prensa, quedando en secreto posibles acuerdos y medidas tomadas por los integrantes de la Alianza. Ejemplo de ello fueron las declaraciones del Secretario General de la OTAN dos meses antes, cuando dijo en Ginebra, refiriéndose a las supuestas amenazas rusas, que “ante este escenario cada vez más peligroso, es necesario fortalecer “la defensa colectiva de la Alianza para asegurar su misión y “la estabilidad tanto de sus países miembros como de las regiones colindantes”.

Concluido el cónclave, las fotos de ocasión con sus tradicionales brindis, las entrevistas de prensa, las declaraciones dándole confianza a sus antiguos “enemigos” del Este y actuales “compañeros de armas”, satisfechos por las nuevas medidas en contra de Rusia y sobre el Medio Oriente y África, bueno, al parecer no tuvieron mucho tiempo para tratar este punto de la agenda. Se cierra el telón de un nuevo capítulo de una incierta política que pareciera desconocer que las armas nucleares (de las que ya no se habla) se mantienen intactas y no solo las tienen los miembros de la OTAN.

 


Arsenio Rodríguez

 
Arsenio Rodríguez