0
Publicado el 15 Julio, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Cumpleaños de acuerdo nuclear iraní, con más luces que sombras

El Plan de Acción Conjunta Integral (PACI, nombre oficial del entendimiento) es visto por las autoridades de Teherán como una oportunidad para el despegue económico, la apertura diplomática, la modernidad tecnológica y elevar la confianza de la nación en la arena internacional
(gestion.pe)

(gestion.pe)

Beirut, 14 jul (PL) Sin disipar todos los recelos de sus contrapartes occidentales y con un persistente bloqueo bancario estadounidense, Irán ha hecho un balance optimista del primer aniversario del acuerdo nuclear firmado con seis potencias mundiales.

El Plan de Acción Conjunta Integral (PACI, nombre oficial del entendimiento) es visto por las autoridades de Teherán como una oportunidad para el despegue económico, la apertura diplomática, la modernidad tecnológica y elevar la confianza de la nación en la arena internacional.

Semanas después de la rúbrica del entendimiento en Viena, la capital de Austria, entre representantes de Irán y del Grupo 5+1 (los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania), los sectores económicos, de inversión y comercio ya avizoraban escenarios esperanzadores.

De acuerdo con portavoces del gobierno iraní, pese a que el PACI entró en vigor seis meses después de su firma (el 16 de enero), creó una “oportunidad para beneficiar al país de la inversión extranjera y recuperar fondos congelados en bancos foráneos como parte de las sanciones internacionales.

La implementación del pacto implicó de modo instantáneo el fin de una serie de medidas punitivas aplicadas unilateralmente por Estados Unidos y en bloque por la Unión Europea (UE) y la ONU para presionar a Teherán a que frenara su programa nuclear que se alegaba tenía fines militares.

El ejecutivo de Teherán siempre negó tales imputaciones y definió las sanciones como prácticas injustas y arbitrarias que perseguían fines políticos, y al hacer balance hoy se congratula de ir edificando un escenario con mayor solidez y pujanza económica y financiera.

Sin embargo, prevalecen algunas sanciones y, sobre todo, escasa voluntad en círculos políticos estadounidenses para facilitar la ejecución de un arreglo que, a priori, debió reducir tensiones en una región tan conflictiva como Medio Oriente y, sobre todo, la del golfo Pérsico.

Aunque en el período se agravó la fricción iraní-saudita al punto de la ruptura de relaciones diplomáticas, para la jefa de política exterior de la UE, Federica Mogherini, el acuerdo es “beneficioso para toda la región y crea la oportunidad de mejorar la cooperación” entre todos.

En materia petrolera, Irán exporta ahora más de dos millones de barriles de crudo diarios, frente a mil millones de barriles vendidos durante la época de las sanciones, apuntó el portavoz del gobierno, Mohammad Bagher Nobakht, al destacar que los ingresos pueden usarse fácilmente para desarrollar el país.

Las autoridades del estado persa resaltan el hecho de que en el período post-PACI han viajado a la capital iraní decenas de presidentes, jefes de gobierno, líderes políticos regionales e internacionales y empresarios de los más diversos ámbitos para firmar acuerdos económicos.

Desde el denominado Día de la Implementación (16 de enero) hasta la fecha, se estima en más de 3,4 mil millones de dólares el valor de los convenios concretados directamente en el país por concepto de inversión foránea.

Aquel día el Organismo Internacional de la Energía Atómica verificó que Irán había honrado sus compromisos relativos al tema nuclear, y las sanciones económicas y financieras aplicadas por esa causa quedaron sin efecto.

Pero la alegría para la república islámica será mucho mayor cuando los bancos extranjeros adopten pasos más efectivos en aras de la cooperación bilateral con sus similares iraníes. En ese punto Europa tiene tarea pendiente y Estados Unidos, muchas más.

Aunque en la UE hay pasos pendientes de concretar, el mayor escollo al acuerdo proviene de Washington, que presionado por el Congreso norteamericano sigue inamovible en vetos a determinadas transacciones.

Por otro lado, el ministro iraní de Comunicación y Tecnología de la Información (CTI), Mahmoud Vaezi, consideró hoy que la puesta en marcha del PACI “preparó la atmósfera adecuada para ganar acceso a tecnología moderna en el sector de las comunicaciones”.

A diferencia de tiempos precedentes, las necesidades iraníes en el sector no se limitan a telefonía e internet, sino que se pretende aprovechar la dinámica de esa esfera para ayudar en las de educación, agricultura, industria, crear infraestructuras de desarrollo y otras, aseguró.

Para Irán, el compromiso con el PACI es clave y en ese sentido recalca la necesidad de que Washington, el más reacio de sus seis interlocutores, avance con acciones que demuestren voluntad política para eliminar trabas aún vigentes.

Con todo, los diplomáticos que negociaron el entendimiento de Viena hace un año alertan de que hay que permanecer vigilantes, justo para evitar que lo pactado sea reversible. Irán, por lo pronto, se felicita por haber mantenido su programa nuclear y logrado su objetivo medular: el fin de las sanciones.

 


Prensa Latina

 
Prensa Latina