0
Publicado el 18 Agosto, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Cierre de frontera colombo-panameña mantiene crisis migratoria

El actual flujo masivo los componen haitianos, africanos y asiáticos, principalmente
(Foto: eltelegrafo.com.ec)

(Foto: eltelegrafo.com.ec)

Panamá, 18 ago (PL) La crisis migratoria que sufre Centroamérica continúa hoy porque el paradójico cierre de la frontera colombo-panameña mantiene el ingreso a través de la selva de Darién, en un ”flujo controlado” aceptado aquí por las autoridades.

Cifras oficiales refieren a unas mil 100 extranjeros en la zona selvática, 528 de ellas se encuentran en alberques construidos por el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) y el Servicio Nacional de Frontera (Senafront) en áreas pobladas, mientras el resto aún se mantienen cerca de la línea divisoria, informó el diario La Estrella.

Al menos ocho trochas utilizadas por los migrantes irregulares fueron descubiertas y cerradas recientemente por el Senafront, y arrestaron a 15 traficantes de personas, confirmó este martes el titular del Ministerio de Seguridad, Alexis Bethancourt.

Al explicar la contradictoria política seguida por la actual administración, el Ministro reiteró que la frontera con Colombia seguirá cerrada, pero que los inmigrantes que logran ingresar al país recibirán ayuda humanitaria, aunque solicitó a los mismos evitar las peligrosas rutas del Darién.

La Operación Flujo Controlado consiste en ofrecerles atención médica, tomar sus huellas digitales, fotos personales y registrar los datos personales que declaran, pues en su mayoría están indocumentados, para posteriormente dejarlos continuar la ruta ilegal.

De esta manera, evitan que personas requeridas por delitos continúen el recorrido, pues si alguna es detectada con antecedentes de riesgo, se deporta al país que lo requiere, explicó Javier Carrillo, director de Migración, quien aseveró además, que pueden falsear sus nombres, pero jamás cambiar sus huellas dactilares.

Razones humanitarias arguyó el presidente del país Juan Carlos Varela, al decidir cambiar la estrategia con la migración ilegal en mayo pasado, cuando anunció el cierre de la frontera colombo-panameña porque el país no estaba en condiciones de mantener permanentemente el flujo migratorio.

La actual política propicia el flujo de irregulares hacia la frontera con Costa Rica, país que mostró preocupación por la medida y que en reiteradas ocasiones devolvió a territorio panameño a quienes que lograron llegar a su territorio.

Los irregulares usan a Centroamérica como corredor para llegar a Estados Unidos e igualmente entrar de forma clandestina en ese país donde son expulsados si las autoridades los detectan, pues el actual flujo masivo los componen haitianos, africanos y asiáticos, principalmente.

En el caso de los cubanos, en gran medida desestimaron la ruta después del reciente cierre del puesto fronterizo panameño aunque algunos llegaron por el Darién, según autoridades, pero estos sí ingresan ‘legalmente’ a territorio estadounidense, país que los estimula con sus leyes la migración desordenada.


Prensa Latina

 
Prensa Latina