0
Publicado el 12 Septiembre, 2016 por Lázaro Barredo Medina en Mundo
 
 

Masiva violación de los derechos humanos de los cubanos

Washington causó daños al pueblo de la Isla por valor de 4 680 millones de dólares en el último año

 

cinereverso.org

cinereverso.org

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

El bloqueo contra Cuba continúa siendo una flagrante violación, masiva y sistemática de los derechos humanos de los cubanos, solo porque la Isla asume el principio de autodeterminación y no renuncia a ser soberana e independiente. No puede pretenderse una relación normal entre ambos países con una política que actúa como una espada de Damocles tratando de condicionar la vecindad.

Eso quedó probado por Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, al presentar el Informe sobre la resolución 70/5 de la Asamblea General de la ONU, titulada Necesidad de poner fin al bloqueo económico comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

Nadie ignora ni pretende esconder nuestros problemas y limitaciones, los errores que son de nuestra responsabilidad, pero  el bloqueo es el obstáculo principal para nuestro desarrollo, subrayó Rodríguez Parrilla.

El canciller igualmente reconoció que las medidas ejecutivas del presidente Barack Obama para intentar suavizar el impacto de esas medidas coercitivas y extraterritoriales “van en la dirección correcta”, pero consideró que muchas no podrán funcionar en tanto el bloqueo siga vigente. “Mientras se aplique la prohibición del comercio, es decir, que Cuba no pueda ni exportar ni importar de EE.UU., ni se permita a empresas de ese país invertir en Cuba, esas medidas no son viables”, explicó.

La prueba de que las medidas ejecutivas del Presidente estadounidense pudieran ser más efectivas y extenderse a varios sectores de la economía lo constituye el caso de las telecomunicaciones, donde por el interés estadounidense de influir sobre la sociedad cubana “se autorizaron las exportaciones de productos y servicios a Cuba, el financiamiento para la creación de infraestructura y la posibilidad de establecer empresas mixtas”.

En el detallado informe se demuestra cómo el bloqueo persiste. Se exponen los daños causados en el último año por valor de 4 680 millones de dólares. Hay subrayados dos decenas de ejemplos de medidas adoptadas contra entidades cubanas y a terceros desde agosto de 2015 hasta junio del presente año, así como numerosos afectaciones a los cubanos en áreas de impacto social, sobre todo en la salud, la alimentación y el derecho al desarrollo.

Asimismo están destacados de manera minuciosa los perjuicios al sector externo de la economía cubana y varias represalias estadounidenses que muestran el carácter extraterritorial del bloqueo, además de la afectación a la cooperación internacional.

En el documento se resalta el recrudecimiento de esta política en sus dimensiones financiera y extraterritorial. Ello se refleja en la imposición de multas millonarias contra bancos e instituciones financieras que tienen relaciones con Cuba, y en la persecución de las transacciones financieras internacionales cubanas.

Persiste el temor dentro del sector bancario estadounidense y de terceros países a desarrollar relaciones con Cuba, aun cuando los Estados Unidos han autorizado el uso del dólar estadounidense en las transacciones financieras internacionales de la Isla, medida que hasta el cierre de este informe no se ha materializado, destacó el Canciller y también miembro del Buró Político del Partido.

Para ilustrar añadió: “Es muy pesado el efecto intimidatorio de los 14 000 millones aplicados como multas, récord mundial del período de la presidencia del presidente Obama, fundamentalmente contra bancos europeos y asiáticos. En los bancos nadie olvida el pasado y se requiere mucha seguridad jurídica”.

Atrapados en esa orgía represiva, las autoridades norteamericanas siguen siendo implacables hasta con sus propios ciudadanos en sus vínculos con Cuba. Uno de los últimos ejemplos es que después de siete años de acoso e intimidación a manos del Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos, la Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria (IFCO) Pastores por la Paz fue informada de que se revocará su estatus libre de impuestos por llevar a cabo su trabajo humanitario en Cuba.

Con este acoso y ensañamiento brutales Cuba no puede quedarse de brazos cruzados y, como ratificó el ministro cubano, mientras exista el bloqueo habrá debate en Naciones Unidas, a su vez resolución y, por supuesto, votación del mundo.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina