0
Publicado el 26 Septiembre, 2016 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

SIRIA: Avatares y crisis

 

La agresión de la aviación estadounidense contra las posiciones del Ejército Árabe Sirio fue planeada de forma sistemática y anticipada. (TeleSURtv.net)

La agresión de la aviación estadounidense contra las posiciones del Ejército Árabe Sirio fue planeada de forma sistemática y anticipada. (TeleSURtv.net)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Siria fue tema recurrente en las Naciones Unidas, lo mismo en su Asamblea General 71, como en la última sesión del Consejo de Seguridad. En este espacio, la canciller venezolana, Delsi Rodríguez, dijo que los errores se pagaban caro en alusión al reciente bombardeo de Estados Unidos contra el Ejército sirio, lo cual permitió el avance de los terroristas.

A pesar de esta contundente verdad, Occidente sigue apañando a la potencia del norte de ahí que impulsara en el seno de la Asamblea General de la ONU una labor de justificación, concentrando sus esfuerzos en voltear los hechos para que toda la atención recaiga en el bombardeo del día 19, sobre una caravana de 31 camiones con ayuda humanitaria de la ONU y la Media Luna Roja que transitaba por el noroeste de Alepo, que mató a 21 personas.

Rusia y Siria arguyen no ser responsables. El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en declaraciones al canal de televisión ruso Rossiia 1, afirmó que la Fuerza Aérea siria no pudo lanzar el ataque porque no tienen capacidad de llevar a cabo vuelos nocturnos. La ONU en cambio cortó, durante tres días, el envío de ayuda humanitaria a la nación levantina, y entonces resultaron los civiles inocentes los perjudicados.

Repasemos los acontecimientos: Estados Unidos y la Federación Rusa, el 9 de septiembre, acordaron en Ginebra una tregua para Siria. Apenas unos cinco días después Washington viola lo pactado y justifica la acción bélica contra las fuerzas del Ejército Árabe Sirio en la localidad de Al Tarda, como un “error no intencional”. Su irresponsabilidad costó la vida de 83 militares sirios más un centenar de heridos. Lo peor fue que esto dio pie a que los terroristas se envalentonaran y realizaran ataques que reforzaron sus ya mermadas posiciones gracias al empuje y la valentía de Damasco.

Como bien dice el analista internacional Pablo Jofre Leal, esto prueba que con Estados Unidos resulta una pérdida de tiempo el establecer treguas, ceses del fuego o convenios destinados a impedir la continuación de conflictos. Dicho bombardeo violó, además, dos compromisos asumidos por Washington. El primero, acordado con Rusia en febrero de 2016 y el segundo pactado con Siria apenas unos meses atrás.

Siguiendo el razonamiento del experto político, coincidimos en que el Gobierno estadounidense reafirma con este tipo de acciones, el profundo desprecio que siente por las leyes internacionales, y evidencia su decisión de ahondar la presión contra el Gobierno sirio, al cual tilda de antidemocrático en desconocimiento de la voluntad popular que, en mayoría, reeligió a Bashar al Assad como su presidente.

Además de Moscú, la cancillería de la República islámica de Irán, catalogó este ataque de la Coalición anti-Daesh, encabezada por los yanquis, como una violación de su independencia y soberanía, y demostró su sostenido respaldo a los terroristas en Siria. Por su parte la consejera política y de información en la Presidencia de la República siria, Bouthaina Shaban, afirmó que esa agresión de la aviación estadounidense fue planeada de forma sistemática y que son falsas sus alegaciones de descuido.

Varias fuentes consultadas coinciden en señalar que el acuerdo de alto el fuego fue entonces una manera de ganar espacio y tiempo para reabastecer a los yihadistas y proseguir después con la mal llamada guerra, pues en realidad se trata de una invasión.

El sitio digital Red Voltaire, del 20 de septiembre, publicó el argumento de que al negociar con Estados Unidos un alto al fuego en Siria, Rusia estaba consciente de que este lo irrespetaría, como ya sucedió con los anteriores. Pero Moscú esperaba avanzar así por el camino del reconocimiento de un mundo multipolar. Washington, por su parte, utilizó el próximo fin del mandato del presidente Obama para justificar que se trataba de la última posibilidad de suscribir un acuerdo. Y justo eso fue lo que sucedió.

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda