0
Publicado el 5 Octubre, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

EEUU: insultos y nada nuevo en debate de candidatos a vicepresidente

Durante los 90 minutos de ese intercambio áspero de anoche, los dos políticos defendieron a ultranza y reiteraron las posiciones de los respectivos aspirantes a la jefatura de la Casa Blanc
http://www.prensa-(latina.cu/)

http://www.prensa-(latina.cu/)

Los candidatos estadounidenses a la vicepresidencia en las elecciones de noviembre, Tim Kaine (demócrata) y Mike Pence (republicano) intercambiaron insultos en un debate televisivo, se interrumpieron decenas de veces y repitieron lo que ambas campañas señalan a diario.

Una denuncia del Comité Nacional Republicano publicada hoy en el diario The Hill señala que Kaine mantuvo un estilo agresivo e interrumpió a Pence y a la moderadora más de 70 veces, alegación que fue confirmada por otras fuentes que achacan a Pence alrededor de 40 interrupciones a su interlocutor.

Durante los 90 minutos de ese intercambio áspero de anoche en la Universidad Longwood, Virginia, los dos políticos, con amplia experiencia en las conspiraciones políticas de Washington, defendieron a ultranza y reiteraron las posiciones de los respectivos aspirantes a la jefatura de la Casa Blanca.

Kaine estuvo más activo que su interlocutor, pasó a la ofensiva desde los primeros minutos y aprovechó la oportunidad para atacar la falta de transparencia del republicano Donald Trump en sus negocios y supuestos vínculos con dignatarios extranjeros que no son del agrado de Washington.

También abordó los temores que despierta en los servicios armados y agencias de espionaje su falta de calificación en temas de seguridad nacional.

Al sentirse aludido una y otra vez, Trump envió mensajes de Twitter durante una buena parte del debate entre los aspirantes a la vicepresidencia para justificar sus posiciones.

Por su parte, Pence, quien según una encuesta preliminar de la CNN ganó el encuentro, ‘denunció’ las intenciones de la demócrata Hillary Clinton de subir las tasas impositivas y su actuación negativa al frente de la diplomacia norteamericana (2009-2013).

Culpó a la exprimera dama de que una buena parte del mundo, principalmente del Medio Oriente esté en situación de caos ‘debido a la política exterior débil’ que ella ayudó a implementar.

Un artículo del diario The Hill asegura este miércoles que al menos desde el punto de vista de estilo, Pence fue el ganador, pues mantuvo una superioridad especialmente clara al comienzo del debate, además de que se mostró constante y controlado en los momentos decisivos.

Para otros expertos, Pence no llenó las expectativas de líderes republicanos que cifraban sus esperanzas en él como una de las últimas opciones para darle el impulso final que necesita la campaña del llamado Grand Old Party (GOP), tras los daños sucesivos causados por las controversiales y erráticas declaraciones de Trump.

En particular se suponía que Pence contrarrestara el sabor amargo que dejó el magnate inmobiliario durante una actuación muy criticada la semana pasada en el encuentro televisivo que sostuvo con su rival Hillary, que fue presenciado por unos 80 millones de tele-espectadores.

Pence defendió el historial de Trump en cuanto al pago de sus impuestos, esquivó responder los ataques de Kaine contra los comentarios del multimillonario sobre las mujeres y sus dudas acerca de la ciudadanía del presidente Barack Obama.

Según la agencia noticiosa Associated Press el aspirante republicano a la vicepresidencia dio muestras anoche de estar más preparado, respondió mejor que Trump a Clinton, y fue más consistente en sus intentos por presentar la imagen de los aspirantes demócratas como políticos de carrera que no quieren hacer cambios reales en el Gobierno.

Pence pareció más tranquilo y firme ante ataques de Kaine, pero esquivó o se mantuvo en silencio cuando le llegó el momento de defender las declaraciones más controversiales de su compañero de fórmula.

De acuerdo con un estudio reciente de la empresa encuestadora Gallup, los intercambios públicos de los candidatos a vicepresidentes desde 1976 a 2008 demuestran que ninguno alteró de forma significativa las preferencias de los votantes porque la atención principal de éstos se centró en los aspirantes a la jefatura de la Casa Blanca.

Sondeos en los últimos días señalan que Pence tiene seis puntos de ventaja sobre Kaine en cuanto a intenciones de votos (36-30 por ciento), pero más de un tercio de los posibles electores apenas los conoce.

Entretanto, pese a los altibajos, el escándalo por el uso inapropiado de los correos electrónicos y algunos problemas de salud, encuestas recientes confirman que Clinton supera por seis puntos a Trump a nivel nacional, correlación que según expertos parece consolidarse como tendencia.


Prensa Latina

 
Prensa Latina