0
Publicado el 7 Noviembre, 2016 por ANSA en Mundo
 
 

EEUU: ¿y qué pasa si hay empate en votos electorales?

Evan McMullin: es un candidato independiente, que saltó a la carrera hacia la Casa Blanca como señal de protesta, ganándose una cierta atención en su estado natal de Utah, donde un reciente sondeo le atribuye el 24 por ciento de los votos

WASHINGTON, 4 NOV – Para ganar las elecciones presidenciales en Estados Unidos son necesarios al menos 270 votos electorales, o la mayoría de los 538 repartidos entre los 50 estados de la Unión y el Distrito de Columbia.

Sin embargo existe una remota posibilidad de que nadie prevalezca de manera neta en la consulta electoral, en caso de una paridad absoluta de 269 a 269, una situación matemáticamente posible, aunque jamás haya ocurrido.

Este año hay un riesgo mayor y se llama Evan McMullin: es un candidato independiente, que saltó a la carrera hacia la Casa Blanca como señal de protesta, ganándose una cierta atención en su estado natal de Utah, donde un reciente sondeo le atribuye el 24 por ciento de los votos.

Se trata de un exagente de la CIA que podría convertirse en el primer candidato independiente en 48 años en adjudicarse votos electorales, con un posible impacto en la carrera presidencial, o sea los seis votos electorales de Utah en juego que de otro modo irían, según las previsiones, al candidato republicano Donald Trump.

De este modo, en un cabeza a cabeza entre los dos grandes candidatos -Trump y su rival demócrata Hillary Clinton- podría irrumpir McMullin impidiendo a ambos postulantes alcanzar los 270 votos necesarios para llegar a la Casa Blanca.

Este es su sueño, en realidad su protesta: bloquear de hecho a ambos candidatos creando un inédito parate superable solo con una acrobacia institucional.

En caso de verificarse este escenario, las reglas de todos modos existen: la consulta para elegir al presidente se trasladaría a la Cámara de Representantes (la electa el 8 de noviembre) y donde cada delegación estatal (50) podría expresar solo un voto. El candidato que obtenga al menos 26 sufragios sería entonces el presidente electo. (ANSA).


ANSA

 
ANSA