0
Publicado el 30 Noviembre, 2016 por Toni Pradas en Mundo
 
 

“La gratitud no es tan debida como la admiración” (+ video)

El presidente venezolano Nicolás Maduro evocó la hermandad de Fidel con la Revolución Bolivariana
Homenaje pósutu,o a Fidel Castro

(Foto: MATHA VECINO)

Por TONI PRADAS

“Se desbordó La Habana de amor, de la juventud, de las mujeres, de los militares, de amor fideliano”, exclamó el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, para evaluar el homenaje tributado en la noche del 29 de noviembre a Fidel Castro, demostrado en proporcional dimensión a la asistencia del pueblo habanero en la histórica Plaza de la Revolución donde tantas veces expresó el Comandante en Jefe vertió sus ideas.

“No pudieron con Fidel ni con el pueblo de Cuba”, sentenció.

Maduro se dirigió al general de Ejército Raúl Castro Ruz, “presidente del corazón de Cuba”, para expresarle que “no hay mejor forma de decirle hasta pronto, hasta siempre a Fidel, que lo que se ha hecho en esta plaza durante seis décadas, al escuchar la fuerza de las ideas del mundo”, y destacó que hombres y mujeres de cinco continentes han venido a despedir al líder de la Revolución cubana.

El presidente bolivariano recordó que lo primero que hizo Hugo Chávez tras salir de la cárcel en 1994, condenado por la rebelión cívico-militar que encabezara el 4 de febrero de 1992, fue venir a Cuba a saludar Fidel, pues consideraba, y así se lo hizo saber a Maduro y a sus colaboradores cercanos, que la Revolución venezolana es hermana de la cubana. “Así será por designio de los gigantes que nos fundaron”, sentenció el dirigente chavista.

“Hemos venido a este lugar sagrado para nombrar al eterno joven, al eterno soñador, al eterno rebelde”, evocó. “Traigo una voz que lleva en sí millones de voces, para decir: misión cumplida, plena y espléndidamente cumplida.”

“Hoy con tu partida, Fidel, con tu cambio de paisaje (…) puedo comprobar aquellas palabras que nos dijera a Evo (Morales) y a mí”. Maduro refirió que reunidos el 13 de agosto de 2015, cuando el Comandante en Jefe cumplía 89 años, este les expresó: “Yo los acompaño hasta los 90”.

“Y yo le dije –sorprendido, porque Fidel todo lo que decía lo cumplía–: ‘No, Comandante, usted no nos puede dejar’. Y respondió: ‘Ya yo hice lo que tenía que hacer. Ahora les toca a ustedes’”, contó.

El dignatario venezolano indicó que “él sobrecumplió su misión en esta Tierra, más allá de las expectativas”, y valoró que pocas vidas han sido tan completas. “Se queda invicto (…), absuelto por la Patria Grande”.

Aludiendo a Víctor Hugo, autor que gustaba a Chávez, citó: “No hay nada más poderoso que una idea a la que le llega su tiempo. Y añadió: “Fidel tuvo una idea que se extendió en el tiempo, y en toda la humanidad”.

“Cuando digo Fidel, digo en letras mayúsculas Revolución Bolivariana del siglo XXI, y digo Chávez, su amado hijo, su entrañable discípulo”, expuso.

Maduro declaró que el líder cubano, “comandante del alba”, encarnó a Martí, quien pidió a Venezuela indicarle en qué servirla, y que Fidel es un hijo de Venezuela, “porque siempre estuvo listo para servirla, para que llegaran los médicos, los instructores deportivos…”

“La gratitud no es tan debida como la admiración. Sin el apoyo de la Revolución cubana, hubiese sido más duro el camino, más lento el avance de nuestra revolución”, advirtió.

Luego reflexionó que la fecha de su partida no tiene nada de extraño que coincidiera con la de la salida del yate Granma hace 60 años.

“Hay que partir de nuevo, Raúl, a bordo del Granma cada vez que la situación lo indique. Fidel se ha embarcado de nuevo en el Granma de esta revolución que marca el futuro”, exhortó.

También valoró los augurios de “muchos aprendices de brujo, pronosticando otra vez sobre la Revolución de la Isla. “Cuba tiene marcado un destino, una trayectoria histórica”, la cual será reafirmada por su pueblo.

Rememoró Maduro: “Decía Fidel: ‘Ahora comprendo que mi destino no era venir al mundo a descansar al final de mi vida’. Usted, Comandante, pertenece al linaje de los que se quedan velando, como Bolívar Martí y el Che. Usted tiene que hacer todavía mucho en América”.

Y concluyó: “Nos toca a nosotros levantar las banderas de la Patria Grande, las banderas de la dignidad. Nos toca llevar las banderas del socialismo bolivariano, martiano, cristiano (…) Fidel, tu obra es el faro que iluminara a los pueblos del mundo. Con el concepto de Revolución, lo haremos, y seguiremos el camino de este gran fundador de la Patria Grande”.

[vsw id=”vX__cYxbArM” source=”youtube” width=”425″ height=”344″ autoplay=”no”]


Toni Pradas

 
Toni Pradas