0
Publicado el 13 Diciembre, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Brasil: Senado aprueba severo ajuste fiscal

La Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC 55) que congela por 20 años los gastos públicos sin poner techo a los recursos destinados a desembolsos financieros (pago de deudas e intereses) fue apoyada en este segundo turno de votación por 53 senadores, mientras 16 lo hicieron en contra
(PL)

(PL)

Brasilia, 13 dic (PL) El Senado Federal de Brasil aprobó hoy por mayoría de votos el severo plan de ajuste fiscal impulsado por el presidente Michel Temer y que es rechazado por el 60 por ciento de la población.

La Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC 55) que congela por 20 años los gastos públicos sin poner techo a los recursos destinados a desembolsos financieros (pago de deudas e intereses) fue apoyada en este segundo turno de votación por 53 senadores, mientras 16 lo hicieron en contra.

En la primera votación 61 legisladores respaldaron la PEC 55, en tanto 14 se pronunciaron contrarios a la aprobación de la enmienda constitucional, que será promulgada pasado mañana.

Poco antes de conocerse el resultado, la senadora del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) Vanessa Grazziotin insistió en que la propuesta de Temer ‘es una medida nefasta para Brasil’, cuyo único propósito es cortar recursos que deberían destinarse a los más pobres para otorgárselos a los banqueros.

Grazziotin y la también parlamentaria Gleisi Hoffmann, del Partido de los Trabajadores (PT), interpusieron la víspera un recurso ante el Supremo Tribunal Federal requiriendo suspender la tramitación de la PEC 55 en la Cámara alta, pero este fue desestimado hoy por el ministro Roberto Barroso.

La discusión en segundo turno del plan de ajuste fiscal de Temer coincidió con la divulgación de los resultados de una encuesta realizada por el Instituto de Investigaciones Datafolha, según los cuales el 60 por ciento de los indagados dijo estar en contra de esa propuesta.

El 62 por ciento de los encuestados consideró además que la PEC 55 traerá más perjuicios que beneficios.

Un 50 por ciento cree que empeorará la salud pública y la seguridad; el 51 por ciento dijo que afectará en mayor medida a la educación y un 47 por ciento que repercutirá negativamente sobre el transporte público y el saneamiento.

Por su parte, y en una declaración difundida la semana pasada, el relator especial de Naciones Unidas para extrema pobreza y derechos humanos, Philip Alston, catalogó la propuesta de Temer como una medida radical y sin compasión.

La PEC 55, elaborada para forzar un congelamiento presupuestario como demostración de prudencia fiscal, solo perjudicará a los más pobres por las próximas dos décadas, advirtió Alston.

Esta enmienda ‘bloqueará gastos en niveles inadecuados y rápidamente decrecientes en salud, educación y seguridad social, colocando toda una generación futura en riesgo de recibir una protección social muy por debajo de los niveles actuales’, subrayó.

El especialista remarcó que los planes impulsados por Temer son ‘enteramente incompatibles’ con las obligaciones que en materia de derechos humanos tiene Brasil.

Por otra parte, señaló, la intención de modificar la Constitución para los próximos 20 años viene de un gobierno que llegó al poder después de un impeachment y el cual, por tanto, jamás presentó su programa al electorado.

Eso genera preocupaciones todavía mayores sobre la propuesta de atar las manos de futuros gobernantes, enfatizó.


Prensa Latina

 
Prensa Latina