0
Publicado el 9 Diciembre, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

ONU aprueba polémica resolución sobre conflicto sirio

Belarús, Bolivia, China, Cuba, Rusia y Venezuela estuvieron entre los países que junto a Siria se opusieron al texto
prensa-latina.cu

prensa-latina.cu

Naciones Unidas, 9 dic (PL) La Asamblea General de la ONU aprobó hoy una resolución canadiense sobre la situación en Siria, considerada por Damasco contraria a la Carta de la organización y alineada con el cambio de régimen promovido contra el país levantino.

El proyecto votado aquí contó con el apoyo de 122 naciones y el rechazo de 13, con 36 abstenciones.
Belarús, Bolivia, China, Cuba, Rusia y Venezuela estuvieron entre los países que junto a Siria se opusieron al texto.

La resolución exige el cese inmediato de los ataques contra civiles, un alto el fuego, el acceso humanitario a las víctimas de la crisis, la reanudación de las negociaciones para la salida política y la rendición de cuentas por los responsables de crímenes y violaciones de las leyes internacionales y los derechos humanos.

Asimismo, insta al Consejo de Seguridad a cumplir con su mandato de mantener la paz, y al Secretario General de la ONU a presentar un informe sobre el cumplimiento de lo plasmado en el texto dentro de los 45 días siguientes a su adopción.

El documento copatrocinado por decenas de países utiliza el término régimen para referirse al gobierno sirio, una postura denunciada por el representante permanente del país levantino ante las Naciones Unidas, Bashar Jaafari, quien advirtió que la iniciativa tiene intenciones ocultas.

Jaafari precisó que si Canadá y otros países promotores del proyecto, como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Arabia Saudita, Turquía y Qatar, tuviesen la motivación de ayudar al pueblo sirio, no respaldarían a los extremistas utilizados para materializar el cambio de régimen perseguido por Occidente y sus aliados.

La resolución señala un supuesto compromiso con la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de Siria, una frase recogida en otras iniciativas, que nada tiene que ver con lo que demuestran en la práctica, subrayó.

Asimismo, el diplomático calificó el proyecto de políticamente motivado y carente de consenso global.

Por su parte, el embajador canadiense aquí, Marc-André Blanchard, pidió a la Asamblea antes de la votación ‘dejar a un lado las posiciones políticas para pensar en los civiles atrapados por el conflicto’.


Prensa Latina

 
Prensa Latina