0
Publicado el 16 febrero, 2017 por AFP en Mundo
 
 

Al menos 70 muertos en atentado en un santuario de Pakistán

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó la responsabilidad del ataque contra el santuario de Lal Shahbaz Qalandar en la ciudad de Sehwan

diariocorreo.pe

KARACHI,  16 Feb 2017 (AFP) – La explosión de una bomba en un santuario  sufí atestado de gente en Pakistán ha dejado este jueves por lo menos 70  muertos y más de 150 heridos, siendo el más mortífero de una serie de ataques  de insurgentes en el país durante esta semana.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó la responsabilidad del  ataque contra el santuario de Lal Shahbaz Qalandar en la ciudad de Sehwan, en  la provincia de Sindh, a unos 200 kilómetros al noreste de la capital Karachi.

El atentado fue perpetrado por un kamikaze que entró en el santuario y  accionó la carga explosiva que portaba entre medio de los fieles, indicó una  fuente policial. El lugar estaba atestado de gente este jueves, considerado  como un día sagrado de rezo para esta comunidad.

“Por el momento, 70 personas han muerto y hay más de 150 heridos”, declaró  a la AFP el jefe de la policía de la provincia de Sindh, A.D. Jawaja. “Muchos  heridos están en estado crítico y serán transferidos a Karachi” lo antes  posible, añadió.

“Tememos que el número de víctimas aumente”, dijo Munawar Ali Mahesar,  funcionario del gobierno local, precisando que los servicios de emergencia  estaban intentado rescatar a los heridos.

Los servicios de emergencia se encuentran en Sehwan, donde el hospital más  cercano se encuentra a 130 kilómetros.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, realizó rápidamente una  declaración diciendo que el ataque contra los sufíes se consideraba una  “amenaza directa”, mientra el jefe militar, Qamer Javed Bajwa, hizo un  llamamiento a la calma, tranquilizando a los paquistaníes. “Vuestras fuerzas de  seguridad no permitirán que los poderes hostiles tengan éxito”, dijo.

Pakistán ha vivido una mejora dramática en seguridad en los últimos dos  años, pero una serie de ataques en esta semana -la mayoría reivindicados por  los talibanes paquistaníes- ha sacudido la creciente sensación de optimismo.

Talibanes reivindican ataques 

Jamaat-ul-Ahrar, una facción de los talibanes de Pakistán, reivindicó  varios ataques esta semana, incluyendo un atentado suicida en Lahore, que causó  13 muertos y docenas de heridos.

El miércoles, cuatro terroristas suicidas perpetraron un ataque en el  noroeste de Pakistán, matando a seis personas.

“Los últimos días han sido duros y mi corazón está con las víctimas. Pero  no podemos dejar que estos acontecimientos nos dividan o nos asusten”, dijo  Sharif en su declaración.

Los ataques subrayan la lucha de Pakistán para acabar con el extremismo,  que se intensificó después del ataque más mortífero ocurrido en el país, un  asalto de los talibanes paquistaníes contra una escuela en Peshawar en 2014,  que dejó más de 150 muertos, la mayoría de ellos niños y adolescentes.

El ejercito intensificó una operación esperada durante mucho tiempo en las  zonas tribales semiautónomas, donde los insurgentes operaban sin impunidad, y  el gobierno lanzó un aplaudido Plan de Acción Nacional contra el extremismo.

Muchos críticos advierten sin embargo que las medidas severas no abordan  las causas profundas del extremismo, y grupos como los talibanes paquistaníes  -y, cada vez más, el Estado Islámico (EI)- todavía pueden cometer ataques  espectaculares


AFP