1
Publicado el 17 Febrero, 2017 por ANSA en Mundo
 
 

Papa Francisco: “Ninguna fe es terrorista”

"No existe el terrorismo cristiano" ni "judío o islámico", aseguró el Pontífice en un mensaje enviado a los participantes del encuentro de los Movimientos populares

CIUDAD DEL VATICANO, 17 FEB – El papa Francisco afirmó que “ningún pueblo es criminal y ninguna religión es terrorista”.

“No existe el terrorismo cristiano” ni “judío o islámico”, aseguró Francisco en un mensaje enviado a los participantes del encuentro de los Movimientos populares en curso desde el jueves y hasta mañana en la ciudad de Modesto, California.

“Afrontando el terror con el amor -dijo el Pontífice- trabajamos para la paz”, en la que “está la verdadera humanidad que resiste a la deshumanización manifestada en forma de indiferencia, hipocresía e intolerancia”.

“Las heridas sociales causadas por un sistema económico inhumano y difundido pueden ser curadas y sanadas con la actitud del buen samaritano, aproximándose a quien tiene necesidad”, dijo el Pontífice en el mensaje publicado por Radio Vaticana.

Los buenos samaritanos salvarán al mundo, “aquellos que tengan la auténtica capacidad de aproximarse a los necesitados y a quienes sufren. No la hipocresía de quien se llena los bolsillos ignorando las plagas sociales para luego manipular las conciencias cuando las heridas son tan evidentes que se puede más fingir no verlas”.

Como a menudo ocurre cuando sus interlocutores son  las “élites” de las periferias -en este caso los movimientos sociales- Francisco encuentra expresiones llamativas para desenmascarar los daños de lo que llama “paradigma imperante”, un “sistema económico” que causa “enormes sufrimientos a la familia humana” porque se basa en la búsqueda del  provecho y no en la solidaridad.

“Las heridas causadas por el sistema económico que tiene en el centro al dios dinero, y que a veces actúa con la brutalidad de los ladrones de la parábola, fueron culpablemente descuidadas”, afirmó el Papa, que denuncia el “estilo elegante” usado para “desviar la mirada” en “modo recurrente”.

“Bajo la apariencia de la corrección política o de las modas ideológicas -escribió- se mira a quien sufre sin tocarlo, se lo mira en directo por televisión, y se adopta un discurso en apariencia tolerante y lleno de eufemismos, pero no se  hace anda sistemático para curar las heridas sociales ni para afrontar las estructuras que dejan a tantos hermanos a lo largo del camino”.

“Se trata -agregó Francisco- de una estafa moral que,  tarde o temprano, surge y se disipa como un espejismo. Los heridos están, son una realidad”, la “desocupación es real”, como lo son la violencia, la corrupción, la crisis de identidad, el “vaciamiento de las democracias”, “la crisis ecológica” frente a la cual el Papa exhorta a los pueblos indígenas, pastores y gobernantes a “defender la Creación”, confiando en la ciencia pero sin creer en la existencia de una “ciencia neutral”.

En todo caso, objetó el Papa, la “gangrena de un sistema  no se puede camuflar eternamente porque tarde o temprano el mal olor se siente y cuando ya no puede ser más negada por el mismo poder que generó este estado de cosas, nace la manipulación del miedo, la inseguridad, la rabia, incluyendo la justa indignación de la gente y se transfiere la responsabilidad de todos los males a un ‘no prójimo'”.

Esta, subrayó, es la tentación más grande que alimenta este “proceso social” en curso en “muchas partes del mundo” y que para Francisco “constituye una seria amenaza para la humanidad”: la tentación de “clasificar a las personas en ‘prójimo’ y ‘no prójimo'”, en “aquellos que pueden convertirse en vecinos de casa y los que no pueden”.  (ANSA).

 

 


ANSA

 
ANSA