0
Publicado el 28 Febrero, 2017 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Quieren ver muerta a Milagro Salas, asegura su abogada

El caso de Sala se ha sentido dentro y fuera del país y muchos la consideran como una presa política, mientras varias organizaciones internacionales piden su inmediata liberación

La abogada defensora de Milagro Sala, Elizabeth Gómez Alcorta, declaró aquí que a la líder social indígena argentina la quieren ver muerta.

Encarcelada hace más de un año, la representante de la organización Tupac Amaru, a quien se le abrieron disímiles procesos, intentó la semana última contra su vida en medio de una crisis tras enterarse de que le adjudicaron otras tres causas.

El caso de Sala se ha sentido dentro y fuera del país y muchos la consideran como una presa política, mientras varias organizaciones internacionales piden su inmediata liberación.

A título personal, creo que se perdió todos los límites, ‘quieren destruirla como enemigo político, con una voracidad desenfrenada’, declaró Gómez Alcorta a la emisora Radio 10.

La abogada, quien ha liderado una importante defensa en las varias causas que le imputan a la también diputada del Parlasur, señaló que hay un altísimo nivel de angustia. Estamos conmovidos, dijo, con una gran impotencia que no habíamos tenido en otro momento.

La sensación de que la quieren muerta quedó muy claro en este episodio, reiteró la letrada y agregó que seguirá sosteniendo la defensa de la líder indígena en cada una de las causas, que cada vez son más.

Sala sufrió una recaída en la prisión Alto Comedero, de Jujuy, donde se encuentra encarcelada hace más de un año, al intentar clavarse una tijera en su abdomen.

La dirigente social fue aprehendida el 16 de enero de 2016 bajo la presunta incitación a la violencia y tumulto por encabezar una protesta contra los cambios impuestos por el gobernador Gerardo Morales en el sistema y programa de cooperativas y se le han adjudicado múltiples causas en su contra.

En algunas de ellas la hacen responsable de los delitos de asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión. Ya ha sido procesada por dos, una con una pena a tres años de cárcel en suspenso.

‘La indignación de quien me acusa es por ser peronista (partidaria del expresidente Juan Domingo Perón) y decidir defender las banderas de la dignidad’, afirmó Sala en diciembre último en el juicio oral de la primera causa por la que se le acusa.

Les molesta que no dependamos de ningún sector político, que les inculquemos a los compañeros que deben estudiar y prepararse, y que no tengamos que bajar la cabeza por nada, remarcó.


Prensa Latina

 
Prensa Latina