0
Publicado el 1 Febrero, 2017 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Trump defiende orden ejecutiva y sorprende con nueva decisión sobre refugiados

La nueva medida está destinada a prevenir la migración

Washington, 1 feb.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió hoy su orden ejecutiva que prohíbe la entrada al país de refugiados durante cuatro meses, en medio de un gran rechazo a nivel nacional y foráneo.

Firmada el pasado 27 de enero, la disposición del jefe de Estado también imposibilita el otorgamiento de visas por 90 días a los ciudadanos de Siria, Iraq, Irán, Sudán Libia, Somalia y Yemen.

Todos están discutiendo si es o no una prohibición. Llamarla es lo que quieren, se trata de mantener a la gente mala (con malas intenciones) fuera del país, escribió el mandatario republicano en su cuenta personal de la red social Twitter.

En una conversación telefónica con el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull,  Trump,  expresó su disposición a aplicar el acuerdo sobre refugiados que su predecesor, Barack Obama, firmó con Canberra, informa la agencia Reuters.

Según tal acuerdo, EE.UU. debe acoger a varios cientos de refugiados ilegales de los campamentos instalados por Australia en la isla de Manus (Papúa Nueva Guinea) y en el Estado insular de Nauru. La mayoría de los refugiados en esos campos proceden de Oriente Medio.

Australia, por su parte, expresó su disposición a participar en el programa internacional liderado por EE.UU. que controla el movimiento de refugiados de América Central (desde campamentos en Costa Rica). El jefe del Gobierno de Australia, por su parte, ha indicado en repetidas ocasiones que “no se trata del intercambio de personas”.

Después de firmar su orden ejecutiva en la sede del Pentágono en la juramentación del secretario de Defensa, James Mattis, Trump aseguró que la medida pretende mantener alejados a los terroristas radicales islámicos.

Queremos asegurarnos de que no estamos admitiendo en el país las amenazas que nuestros soldados están combatiendo en el extranjero, expresó.

De acuerdo con el gobernante, solo se desea la entrada a territorio norteamericano de quienes apoyan a Estados Unidos y aman profundamente a su pueblo.

La decisión presidencial desató protestas dentro de EEUU y en diferentes sitios del mundo, en medios de prensa y voces de políticos, personalidades, intelectuales y hombres de negocios se han ido sumando a las constantes y crecientes críticas por tal política, incluida la del Papa Francisco.

Entre las medidas para reducir el flujo de inmigrantes y refugiados, el decreto firmado por Trump establece que:
  • A partir del 27 de enero y durante 120 días queda suspendido el programa de admisión de todos los refugiados;
  • La entrada de refugiados sirios queda suspendida indefinidamente;
  • Durante 90 días quedará suspendida la entrada de personas provenientes de siete países con mayoría musulmana: Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen.

(Con información de PL, Reuter y RT))


Redacción Digital

 
Redacción Digital