0
Publicado el 3 Marzo, 2017 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

EUROPA

El intento desesperado por sobrevivir

La institución de la Unión Europea se encuentra hoy frente a la interrogante de qué camino tomar para garantizar el futuro
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, durante la presentación del “Libro Blanco sobre el futuro de Europa” en la sede de la UE, en Bruselas. (Foto: jornada.unam.mx)

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, durante la presentación del “Libro Blanco sobre el futuro de Europa” en la sede de la UE, en Bruselas. (Foto: jornada.unam.mx)

Por MARYAM CAMEJO

Los vientos europeos llevan el eco del escepticismo de país en país. Un escepticismo relacionado a la funcionalidad de la Unión Europea. El BREXIT fue un duro revés para el bloque y aunque muchos partidos de derecha han mencionado la posibilidad de seguir los pasos del referéndum en Inglaterra, la amenaza más fuerte está ahora en Francia, si Marine Le Pen logra la presidencia.

Este es la situación, ahora bien, ¿cuál es el camino? El nuevo “Libro Blanco sobre el Futuro de Europa”, presentado por Jean-Claude Juncker, nada más y nada menos que quien preside la Comisión Europea. Juncker augura cinco posibles escenarios a donde se dirigirá la UE, con lo cual, por primera vez en seis décadas de integración, Bruselas lanza a las calles del continente la opción de retroceder.

Las propuestas que sobresalen son dos probables extremos para tratar el asunto. Por un lado “pisar el acelerador de la Unión Europea”, y por otro dar marcha atrás y “centrarse en el mercado único”. Ambas comprenden, sobre todo, la necesidad de que el bloque salga del punto muerto donde se encuentra, y limpie del camino a sus pies la decisión de Reino Unido, la crisis económica, la ola de refugiados y la pérdida de confianza en la UE que han sufrido los ciudadanos.

La UE da marcha atrás

En esta estrategia de UE con 27 miembros, se pone a debate la posibilidad de que se destinen más recursos y se hagan más esfuerzos en pro de tomar decisiones centradas en la región, sacar de entre los papeles guardados iniciativas que esperan desde hace meses o años, relacionadas a energía, cambio climático, transporte, comercio, migración, etc. Esta es una Europa para los europeos, lo que conlleva tomar voz conjunta en materia de relaciones exteriores y reforzar el euro y la eurozona.

Creo alerta debida, advertir que esta propuesta puede exacerbar los brotes nacionalistas que han surgido en la región y que han cogido fuerza con la ola de refugiados, supuestas amenazas de la seguridad y la prosperidad de los europeos.

La vía del mercado único

El otro escenario es toda una novedad porque más allá de vislumbrar qué debe hacer la UE en el futuro, deja la sensación de que más bien hay que buscarle qué hacer a la pobre UE, que se ha quedado sin tareas y sin entretenimientos.

Entonces, convertir al mercado único en “su razón de ser”, o sea, ya no da para más, inventemos una causa para que no desaparezca. A la larga, esto podría suponer el adiós a la tarjeta sanitaria europea, las becas Erasmus y las políticas agrarias.

La toma de decisiones entre países se simplificaría a los pactos bilaterales y de cooperación, se mantendría la libre circulación de capitales y bienes, sin gravámenes dentro de Europa. Algunos derechos adquiridos por los ciudadanos podrían verse restringidos con el paso del tiempo, entre ellos la libre circulación de personas, lo que podría resucitar los controles fronterizos.

La cumbre de líderes europeos se realizará a finales de este mes en Roma, para celebrar el sesenta aniversario de sus tratados fundacionales, momento crucial para descubrir cómo piensan el futuro los que tienen la batuta. No obstante, esto deja muy mal sabor. A la UE le queda poco si ya nadie la quiere. Este libro supuestamente propone repensar las estrategias de la Unión, aunque más bien está gritando que hay que reinventarse la UE como institución. Se lee entre líneas su crisis de funcionalidad y de cuán realmente es necesaria su existencia. El libro de Juncker es una alarma que tal vez haya sonado a tiempo, un intento desesperado por sobrevivir.


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo