1
Publicado el 20 marzo, 2017 por Redacción Digital en Mundo
 
 

¿Felicidad con riqueza y tristeza con pobreza?

Aquí salta un contraste paradógico: Noruega se encumbró en lo más alto del World Happiness Report 2017 a pesar de la caída del precio del petróleo, una pieza clave en su economía. La renta media de los estadounidenses se incrementó en la última década, pero su felicidad va en descenso

Estocolmo, 20 mar . – Acaba de publicarse una lista de los 10 países más felices y de los 10 más infelices según el Estudio Mundial sobre la Felicidad presentado hoy en Nueva York. Un rápido vistazo mostrtaría que todos los felicísimos son países del llamado primer mundo desarrollado, y los tristes son pobres, emergentes de regimenes coloniales o sometidos a guerras; pero esa no es toda la verdad…

El informe combina seis factores: PIB per cápita, expectativa de vida saludable, apoyo social (tener alguien en quien confiar en momentos difíciles), ausencia de corrupción en el Gobierno y las empresas, libertad social y generosidad (medida por donativos recientes).

Los 10 países más felices, según listado de la dpa, serían: 1. Noruega, 2. Dinamarca, 3. Islandia, 4. Suiza, 5. Finlandia, 6. Holanda, 7. Canadá, 8. Nueva Zelanda, 9. Australia, 10. Suecia

Y los 10 países más infelices, según su ubicación al final de la lista, son: 146. Yemen, 147. Sudán de Sur, 148. Liberia, 149. Guinea, 150. Togo, 151. Ruanda, 152. Siria, 153. Tanzania, 154. Burundi, 155. República Centroafricana.

El portal RT aporta el antecedente de que  la Asamblea General de las Naciones designó en 2012 al 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad, y desde entonces, la organización presenta cada año una lista de los países más felices del mundo, como una iniciativa para reconocer la relevancia del bienestar de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas estatales.

Aunque la felicidad es una sensación subjetiva del ser humano que muy difícilmente puede ser medida, la ONU ha definido al bienestar personal como “un estado anímico bueno, reflejado en las evaluaciones positivas y negativas de las experiencias de vida de las personas y en sus reacciones afectivas a dichas experiencias”.

Noruegos felices.

(Foto: T13)

El Informe de la Felicidad 2017 presenta la lista de los países que obtuvieron las mejores calificaciones en función de seis parámetros que influyen en el bienestar de las personas a nivel global:

  • El apoyo social (medido en relación a la disponibilidad del ciudadano de poder recurrir a alguien cuando se enfrenta algún tipo de problema)
  • La expectativa de vida
  • El poder adquisitivo (medido en relación al PIB de cada país)
  • La confianza (relacionada con la percepción de ausencia de corrupción pública y privada)
  • La libertad para tomar decisiones en la vida
  • La generosidad (medida en las donaciones recientes hechas en cada país)

Por su parte, y sin ni mucho menos que abordar en toda su profundidad el tema, la BBC ofrece algunas consideraciones acerca de este nuevo informe, según el cual los nórdicos noruegos serían los habitantes más felices de la Tierra, los estadounidenses están cada vez más tristes, y que para ser feliz siempre haría hace falta algo más que dinero. Pero veamos los datos y criterios que aporta el reporte británico firmado por Seth Borenstein.

Aquí salta un contraste paradógico: Noruega se encumbró en lo más alto del World Happiness Report 2017 a pesar de la caída del precio del petróleo, una pieza clave en su economía. La renta media de los estadounidenses se incrementó en la última década, pero su felicidad va en descenso. Estados Unidos ocupa la 14ta posición en la última lista, un puesto menos que el año anterior.

Países infelices.

(Foto: peru.com)

“Los aspectos humanos son los que importan. Si la riqueza hace más difícil tener relaciones frecuentes y de confianza con otras personas, ¿merece la pena?”, preguntó John Helliwell, el principal autor del reporte y economista en la University of British Columbia de Canadá (en el 7mo puesto). “Lo material puede interponerse en el camino de lo humano”.

De los 50 países más felices del mundo, 13 están en América Central y Sudamérica. Entre Costa Rica (12) y Belice (50), se ubican Chile (20), Brasil (22), Argentina (24), México (25), Uruguay (28), Guatemala (29), Panamá (30), Colombia (36), Nicaragua (43), Ecuador (44) y El Salvador (45). Haití es el peor clasificado de la región, en el puesto 145.

Estudiar la felicidad puede parecer algo frívolo, pero refutados académicos llevan años pidiendo más pruebas sobre el bienestar emocional de la gente, especialmente en Estados Unidos. En 2013, la Academia Nacional de Ciencias del país emitió un reporte recomendando que las estadísticas y encuestas federales — normalmente centradas en ingresos, gastos, salud y vivienda — incluyesen algunas preguntas extra sobre felicidad porque conducirían a mejores políticas para la vida de las personas.

Noruega pasó del cuarto al primer puesto de la lista en base a baremos que combinan datos económicos, de salud y encuestas, recopilados por economistas y de los que se elabora el promedio de los tres últimos años, en este caso entre 2014 y 2016. Noruega superó a su vecino Dinamarca, que bajó una posición hasta la segunda plaza. Islandia, Suiza y Finlandia completan el quinteto de cabeza.

“Bien por ellos. No creo que Dinamarca tenga el monopolio de la felicidad”, señaló Meik Wiking, director ejecutivo del Happiness Research Institute en Copenhague, que no formó parte del estudio científico global del que se extrae el ranking.

“Lo que funciona en los países nórdicos es una sensación de comunidad y entendimiento en el bien común”, agregó Wiking.

Sin embargo, hay que tener algo dinero para ser feliz: la mayoría de los países en las últimas posiciones viven una situación de pobreza extrema. Pero a determinados niveles, el dinero de más no sirve para comprar un extra de felicidad, explicaron Helliwell y otros.

República Centroafricana cayó al último puesto en la lista, y ocupa el vagón de cola junto con Burundi, Tanzania, Siria y Ruanda.

El reporte considera 155 países. Los economistas iniciaron la clasificación en 2012, pero usan datos anteriores para evaluar las tendencias.

La lista se basa en el producto interno bruto per cápita, la esperanza de vida y cuatro factores de encuestas globales. En estas, los participantes responden calificando del 1 al 10 el apoyo social que reciben si algo va mal, su libertad para poder elegir sobre su vida, su sensación de corrupción en la sociedad y cómo de generosos se consideran.

Aunque la mayoría de los países son más felices o lo intentan, en Estados Unidos esta percepción bajó un 5% en la última década. Venezuela (puesto 82) y República Centroafricana son las naciones que más cayeron en los últimos diez años mientras que Nicaragua (43) y Letonia son las que más crecieron.

Hay mucha más tela por donde cortar. Habría que saber, por ejemplo, por qué no aparece Cuba, a pesar de que se sabe rinde información a todas las estructuras de la ONU, pero por ahora dejémoslo hasta aquí.


Redacción Digital

 
Redacción Digital