0
Publicado el 24 Marzo, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

AZERBAIYAN

Fiesta de bienvenida a la vida

Es muy satisfactorio saber que los pueblos mantienen activas sus tradiciones. Y se disfrutan mucho más si se comparten entre amigos de Cuba y Azerbaiyán

POR  MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Desafiar al fuego es parte de la dinámica de Novruz (escdn.theculturetrip.com)

Desafiar al fuego es parte de la dinámica de Novruz (escdn.theculturetrip.com)

El espíritu alegre que emana de las fiestas es contagioso sin  importar que se participe en una que provenga de una tradición muy antigua y de un país muy distante. Júbilo, diversión y camaradería fue lo que sintió el grupo de periodistas convocado a la sede de la embajada de Azerbaiyán en La Habana este 21 de marzo, último día de la celebración del Novruz.

Coincidiendo con el equinoccio de primavera, la festividad no es privativa de los azerbaijanos sino que se celebra en muchos países por lo que ha pasado a ser parte del patrimonio cultural de la Humanidad, e instaurándose el Día Internacional de Novruz, a instancias de la Asamblea general de la ONU.

El presidente azerbaijano, Ilham Aliev acompaña a su pueblo en cada celebración callejera (static.president.az)

El presidente azerbaijano, Ilham Aliev acompaña a su pueblo en cada celebración callejera (static.president.az)

Pero ¿de qué se trata este evento que tiene un nombre un tanto complicado para los que hablamos español? A los cubanos nos parece habitual apreciar el verdor en los árboles y las plantas siempre florecidas. Y el apareo de los pájaros e insectos es observado con curiosidad maliciosa, más que como parte de un ciclo esencial en que la vida sigue el ritmo de la naturaleza. Sin embargo, para aquellos habitantes de zonas donde el invierno cubre la tierra de blanco y hiela a temperaturas menos cero, esos fenómenos constituyen todo un acontecimiento. Es así que cuando irrumpe la primavera, con su fuerza arrolladora y mágica, la mayoría de los pueblos del mundo abren sus brazos para acogerla.

Los exquisitos dulces de masa y frutos secos, las velas y los huevos coloreados, junto a los tallos de trigo, son imprescindibles en esta fiesta (cdn2.trend.az)

Los exquisitos dulces de masa y frutos secos, las velas y los huevos coloreados, junto a los tallos de trigo, son imprescindibles en esta fiesta (cdn2.trend.az)

Y no podía ser de otra manera pues esta etapa es la de la labranza, de la que saldrán los frutos y los cereales, y más específicamente el trigo; materia esencial para el pan, alimento por excelencia de la humanidad. Y justo eso es el Novruz: Una reverencia al florecimiento, a la siembra, a la creación. Es entonces cuando Azerbaiyán adorna cada una de sus barrios, calles y casas para compartir amenamente en torno a varios atributos intrínsicos a este festejo. Algunos resaltan por su singularidad.

Qué hubiera sido de la existencia si Prometeo no le hubiera robado el fuego a los Dioses; los animales nos habrían devorado, habríamos muerto de hambre o de frío. Y ese importante papel  es recordado por los azerbaijanos. Por ejemplo, en las calles de Bakú, la capital de Azerbaiyán, las fogatas adquieren plena actualidad, porque encenderlas con motivo de esta celebración es un deber obligado, el mismo de saltarle por encima como recordatorio de que el hombre no le teme a nada. Es como si se le dijera a la hoguera: ¡aquí tiramos todas nuestras desgracias pasadas!

Las mujeres de cualquier edad, en Azerbaiyán, durante el Novruz son portadoras de tallos tiernos de trigo, símbolo de la fertilidad. (www.visions.az)

Las mujeres de cualquier edad, en Azerbaiyán, durante el Novruz son portadoras de tallos tiernos de trigo, símbolo de la fertilidad. (www.visions.az)

Para esta nación euroasiática la tradición del Norvuz es muy fuerte, porque también sirve de escenario para convocar a los cuatro elementos del ecosistema: agua, viento, fuego y tierra, en cuatro martes, de cuatro semanas consecutivas de regocijo y reunión popular. Todos y cada uno se ocupan de algo: elaborar los dulces típicos que se ofrecen en la fiesta, acarrear la leña, recolectar pequeños tallos de trigo, encender las velas o pintar huevos para el tan peculiar juego de chocarlos entre si, en una competencia que es deleite principalmente de niños y niñas.

Y así como el pintor renacentista Sandro Boticelli representó a la primavera como una hermosa doncella emergiendo de una concha marina, en Azerbaiyán las muchachas, acicaladas y vestidas con trajes tradicionales, encarnan la llegada de una de las estaciones del año más esperadas. Imposible no fijarse en ellas, no solo por la belleza física sino también por su simbolismo: del vientre de una mujer se nace similar a como brota la primavera inexorablemente cada 12 meses. La Fiesta de Novruz es todo un cordial saludo a la vida.

Lazos fraternales

Javanshír Saléhov, actual encargado de negocios y Jefe de la misión de Azerbaiyán en La Habana, y su esposa, Afet Saléhova, fueron los atentos anfitriones de un grupo de periodistas cubanos, el último día de Novruz (foto de la autora del texto).

Javanshír Saléhov, actual encargado de negocios y Jefe de la misión de Azerbaiyán en La Habana, y su esposa, Afet Saléhova, fueron los atentos anfitriones de un grupo de periodistas cubanos, el último día de Novruz (foto de la autora del texto).

Azerbaiyán es un país de la región del Cáucaso meridional, situado en la encrucijada del Sudoeste de Asia y el Sudeste de Europa. Proclamó su independencia el 30 de agosto de 1991 y desde entonces es muy activa en el concierto mundial, siendo miembro de 38 organizaciones internacionales y teniendo relaciones diplomáticas con 158 países. Una de esas naciones es Cuba.

En ese sentido Javanshír Saléhov, el actual encargado de negocios y Jefe de la misión en La Habana señaló, ante un grupo de periodistas cubanos, que su país siempre se ha opuesto al Bloqueo estadounidense contra la Isla, al considerar como un derecho inalienable de cada nación la elección de su sistema político. El funcionario destacó asimismo que la cooperación bilateral se concentra en el deporte, la cultura pero fundamentalmente en la esfera política. La colaboración mutua  no ha cesado en estos 25 años de amistad. Es oportuno recordar que el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, visitó Bakú en febrero de 2011, y fue recibido por el presidente de Azerbaiyán Ilham Aliev.

 

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda